18 de enero de 2015 20:08 PM
Imprimir

Enfermedades de importancia económica en el cultivo de soja

Las enfermedades en el cultivo de soja se constituyen hoy día en uno de los factores limitantes para la producción en Paraguay, si bien la agricultura conservacionista ha contribuido a la sustentabilidad del sistema agrícola, a medida transcurre el tiempo la disposición de rastrojos de cultivos anteriores y la falta de rotación de cultivos promueven […]

Las enfermedades en el cultivo de soja se constituyen hoy día en uno de los factores limitantes para la producción en Paraguay, si bien la agricultura conservacionista ha contribuido a la sustentabilidad del sistema agrícola, a medida transcurre el tiempo la disposición de rastrojos de cultivos anteriores y la falta de rotación de cultivos promueven la permanencia de fuente de inoculo de patógenos necrotroficos y del suelo.

 

Estos organismos comienzan su fase infectiva con el desarrollo de las primeras plántulas y van consolidándose a medida avanza el periodo fenológico del cultivo de soja, en la etapa vegetativa comienza la infección primaria producto de la disposición de rastrojos o cualquier otra fuente de inoculo que van generando su fase epidemiológica, y que a su vez generaría una segunda tasa de multiplicación de estructuras infectivas para ese mismo cultivo o de los demás que se hallan concentradas en el área o en la región.

 

 

Macrophomina phaseolina.Macrophomina phaseolina.

 

Se tienen bien identificadas las enfermedades que causan graves pérdidas económicas en el país, siendo una de ellas la pudrición carbonosa de raíz (Macrophomina phaseolina) que es un hongo de suelo habitante natural que con el tiempo ha tenido una repercusión muy importante para el cultivo de soja. Este patógeno no es controlable por medio del uso de fungicidas aunque se reportan algunos resultados en ensayos realizados en laboratorio que existen algunos organismos antagónicos (Trichoderma sp.) que pueden tener influencia en su control, tampoco es efectiva la rotación de cultivos, ya que desarrolla estructuras de resistencia que permanecen muchos años en el suelo.

 

 

Ing. Agr. Wilfrido Morel, Fitopatólogo.Ing. Agr. Wilfrido Morel, Fitopatólogo.

 

En USA se ha identificado germoplasma con tolerancia a la enfermedad y en la investigación local se busca desarrollar materiales con resistencia para este patógeno, razón por la cual técnicos nacionales están utilizando líneas que fueron introducidas a través de un proyecto de cooperación con el USDA para liberar variedades tolerantes al mismo.

 

 

Esta enfermedad es una de las limitaciones que tiene el cultivo y es extremadamente importante, ya que una vez establecida la infección en el sistema radicular el proceso epidemiológico no se detiene y las pérdidas son irreversibles. Esta infección ocurre en las primeras fases vegetativas donde los índices de severidad aumentan durante la etapa vegetativa. No se tienen variedades de soja tolerantes a la enfermedad.

 

Plantas muertas por el hongo Macrophomina phaseolina.Plantas muertas por el hongo Macrophomina phaseolina.

 

La característica policíclica de la Roya de Soja permite establecer una relación de epifitia severa en corto tiempo, consolidando de esa manera una acción destructiva con capacidad de afectar el rendimiento, toda vez que existan las condiciones conducentes para la enfermedad, su rápida multiplicación y dispersión denota su carácter destructivo. Su aparición está íntimamente relacionada con condiciones de lluvias constantes, pero existen varios factores que inciden para a su manifestación.

 

Roya de Soja. Pústulas en el envés.Roya de Soja. Pústulas en el envés.

 

La mayor dificultad se presenta en la soja de segunda o la llamada segunda siembra, que ante las condiciones climáticas favorables para el patógeno se desarrollan graves epidemias todos los años en este tipo de cultivo y requiriendo la utilización de fungicidas a gran escala causando altos costos en la producción y lo que podría producir un alto impacto en el medio ambiente.

 

Roya de Soja. Pústulas en el envés.Roya de Soja. Pústulas en el envés.

 

Este problema se ve agudizado ante la deficiencia en el manejo de la enfermedad ya sea en la tecnología de aplicación, la presencia de hospedantes del patógeno, la falta de materiales genéticos resistentes y del desarrollo de poblaciones con menor sensibilidad al fungicida.

Ante el escenario actual donde las primeras siembras están sufriendo un revés considerable debido al deficiente porte agronómico del cultivo y donde se espera un bajo nivel de rendimiento, presagiando una siembra masiva de la soja de segunda o zafriña. Estas sufrirán la mayor exposición de inoculo generado en la soja de siembra normal que estarán aún en el campo y donde la enfermedad se halla presente.

 

Si bien se tiene un amplio conocimiento de los aspectos sintomatológicos de la enfermedad, las tareas de control químico no siempre redundan en el éxito esperado, además en la utilización masiva de fungicidas con un mismo modo de acción que van promoviendo la selección y multiplicación de patotipos resistentes, que al final puede resultar en el fracaso en el control de la enfermedad. Por la amplia variabilidad patogénica que presenta la roya de soja, se registraron los primeros casos de resistencia a los triazoles y actualmente con la mezcla de estrobilurinas y triazoles, existe una fuerte sospecha que el patógeno ha desarrollado poblaciones con resistencia múltiple. Los fungicidas con grupos químicos diferentes a las anteriores y liberadas últimamente constituyen una nueva opción para el productor, pero nada garantiza permanecer en el tiempo. Este fenómeno es cíclico y natural en todo proceso de vida, donde cada individuo busca perpetuarse, razón por la cual ninguna tecnología puede descartarse.

 

Cultivo en etapa reproductiva atacado por roya.Cultivo en etapa reproductiva atacado por roya.

Lo más preocupante de todo esto que se van perdiendo nuevas herramientas de combate contra la enfermedad, se debe preservar estas opciones sumando las demás como ser el uso de variedades resistentes.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *