19 de enero de 2015 13:44 PM
Imprimir

Grandes prestaciones del nuevo sensor de calidad para granos

Un prototipo de sensor de calidad para granos desarrollado por el Inta y TecnoCientífica que identifica el nivel de proteína, grasa y almidón presente en trigo, cebada, soja y maíz ya fue puesto en marcha.

Se encuentra operartivo un prototipo de sensor de calidad para granos desarrollado por el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria y TecnoCientífica que identifica el nivel de proteína, grasa y almidón presente en trigo, cebada, soja y maíz ya fue puesto en marcha Esta información determina la calidad de la producción y su potencial para comercializarla con un valor diferencial, informó la revista Maquinac.

Andrés Méndez, especialista en agricultura de precisión del Inta Manfredi (Córdoba) aseguró que “esta herramienta facilita la aplicación de diferentes estrategias de manejo para mejorar la calidad de los granos y la diferenciación de la producción a campo, dos factores que promueven el agregado de valor en origen”.

El técnico resaltó la importancia que le significa al productor el hecho de conocer anticipadamente la calidad de la producción: “En el caso de la soja, es fundamental conocer los valores de proteína y de aceite que tienen los granos antes de ser enviados a la extrusora, ya que eso evita elaborar un producto que no alcanza el estándar deseado”.

Recomendó la segregación de los granos para lograr una industrialización diferencial del trigo y de la cebada y sugirió la adopción de este tipo de tecnologías.

“Este sensor permite armar un mapa de calidad de los granos que, al igual que el mapa de rendimiento, genera información georreferenciada para el manejo eficiente del sistema productivo”, precisó.

UTILIZACIÓN

El prototipo, denominado NIR-Crop Analyzer, cuenta con una cámara de medición, donde se ubica una lámpara que escanea los granos y calcula la emisión de energía.

el funcionamiento del sistema es de escaneo. La cámara de medición se coloca en la cosechadora y toma muestras de 300 gramos de grano entre cada 10 y 15 segundos, lo que equivale a tener un dato georreferenciado entre cada 20 y 30 metros. La muestra es seleccionada por gravedad del flujo de granos de la noria y, tras ser analizada, regresa al mismo sistema.

Por último, el resultado del análisis queda almacenado en un monitor instalado en la cabina de la cosechadora y la información puede descargarse fácilmente a través de cualquier dispositivo con puerto USB.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *