22 de enero de 2015 18:27 PM
Imprimir

Bromatología advirtió sobre el consumo de moluscos

 El Municipio, a través de la Dirección de Bromatología, informó a la población que veranee en la costa argentina que, conforme a los datos brindados en los últimos días por el Laboratorio de Mar del Plata del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentario, como resultado de los análisis realizados sobre el mejillín Brachydontes rodriguezi, […]

 El Municipio, a través de la Dirección de Bromatología, informó a la población que veranee en la costa argentina que, conforme a los datos brindados en los últimos días por el Laboratorio de Mar del Plata del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentario, como resultado de los análisis realizados sobre el mejillín Brachydontes rodriguezi, recolectados en playas de la localidad de Santa Teresita, Distrito de la Costa y sobre berberecho Donax Hanleyanus, juntados en las playas de Mar Azul, en cercanías de Villa Gesell, han dado resultado positivo al ensayo para toxinas lipofílicas de moluscos en concentraciones superiores a los límites de seguridad establecidos.

“Por lo expuesto en los comunicados que recibimos recientemente por parte de la Dirección Provincial de Pesca, y con el objetivo de tomar medidas inmediatas con relación a la protección de la salud humana de la población en general, se informa que continúa la veda total para la extracción comercial, artesanal y para consumo personal de moluscos bivalvos en toda la zona de la costa bonaerense, establecida por medio de la Disposición 8/12 el 10 de diciembre de 2012”, señaló la nota enviada ayer por esta dependencia del Municipio.

 

Inspecciones

Esta medida se adoptó luego del monitoreo que realiza la cartera agraria, sobre moluscos bivalvos y fitoplancton sobre distintos puntos representativos de la costa bonaerense.

“Se solicita a la población que se abstengan de extraer para comercializar y/o recolectar en las playas para consumir moluscos bivalvos (almejas, berberechos, mejillín) hasta tanto se mantenga la medida establecida. Asimismo, se recomienda consumir moluscos bivalvos provenientes de establecimientos habilitados por la autoridad competente y abstenerse de adquirir y/o consumir estas especies cuando las mismas no cuenten con su correspondiente certificado sanitario”, recomendaron las autoridades municipales dado que en las últimas semanas el Gobierno provincial trabaja en la coordinación de datos para que la comunidad no tenga inconvenientes.

Las conservas

A raíz de casos de botulismo denunciados en algunas localidades, desde la Dirección de Bromatología, a cargo de Severo Vila, alertaron a la población sobre los cuidados que deberán tenerse a la hora de consumir alimentos de dudosa procedencia o bien que no cuenten con los rótulos obligatorios que se exigen para comercializar estos productos.

El botulismo es producido por las toxinas de la bacteria Clostridium botulinum y puede contraerse por consumo de alimentos que, generalmente, tienen una apariencia, sabor y olores normales. La mayoría de los casos se dan con conservas de vegetales, caseras o industriales mal pasteurizadas o bien en preparados como el escabeche.

Esta enfermedad genera una parálisis fláccida que puede resultar mortal; “se bloquea la parte química del cerebro, impidiendo la liberación de mediadores químicos que son los que facilitan la transmisión del impulso nervioso. La información sale del cerebro pero nunca llega al músculo con lo que se pierde la tonicidad muscular”, explicaron y según el titular de Bromatología, “la botulina es la sustancia más tóxica que existe”.

 

Más detalles

Vila también se refirió a las recomendaciones para evitar esta enfermedad: “Los enlatados comerciales están obligados a someterse a Normas Tecnológicas estrictas que varían según el producto, su composición y envase. Temperaturas de 121° C (250° F) durante los minutos establecidos en dichas normas, pueden asegurar una correcta esterilización.

“Las personas que envasan alimentos en casa deben seguir procedimientos estrictos de higiene para reducir la contaminación de los alimentos especialmente con bajo contenido ácido, como el jugo de zanahoria, espárragos, judías verdes, pimientos morrones, berenjenas, champiñones, remolacha, maíz, etcétera. Aunque se considera que siempre que resulte factible, es mejor desalentar la elaboración de conservas caseras por los problemas que acarrean al no aplicarse la tecnología correcta”, indicó Severo Vila.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *