23 de enero de 2015 18:09 PM
Imprimir

Desarrollan un robot para separar las pechugas de las canales de aves

Investigadores noruegos del proyecto Cycle han construido un robot que va a permitir automatizar la separación de las pechugas de aves dentro de la cadena de producción avícola. Ekrem Misimi, miembro del Sintef, afirma que el deseo de su instituto es el de automatizar “todo lo que nos podamos imaginar dentro de la industria alimentaria” […]

Investigadores noruegos del proyecto Cycle han construido un robot que va a permitir automatizar la separación de las pechugas de aves dentro de la cadena de producción avícola. Ekrem Misimi, miembro del Sintef, afirma que el deseo de su instituto es el de automatizar “todo lo que nos podamos imaginar dentro de la industria alimentaria” para lograr que la cadena alimentaria noruega sea más sostenible tanto en cuanto a rentabilidad como a la utilización de materias primas.

Ekrem está especializado en visión artificial y en proveer a los robots de una visión tridimensional. Ese ha sido su cometido en Gribbot, bautizado así por su parecido con el pico de un buitre (gribb es buitre en noruego).

El robot posee una mano para agarrar que consta de dedos y también tiene visión artificial. mediante una cámara 3D como las que se utilizan en Microsoft Kinect 2.

Video explicativo :     https://www.youtube.com/watch?x-yt-cl=84503534&v=PoOo0_T_ohY&feature=player_embedded&x-yt-ts=1421914688
El manejo que el robot hace en el filete de pollo no debe dañar la carne por lo que el manejo que hace la mano artificial es vital para la venta posterior. Esto ha llevado a que Misimi considere como un auténtico desafío “conseguir un robot para procesar materias primas biológicas ya que varían en función de su tamaño y propiedades y es fácil dañar un filete de pollo por sus cualidades”.

Además se trata de un objeto reflectan que dificulta la toma de imágenes detalladas en 3D, haciendo más difícil que el robot agarre la carne. El algoritmo, o modelo computacional matemática, que constituye el cerebro del robot también ha sido desarrollado por SINTEF. Esto es lo que permite al robot para realizar la operación de la misma calidad que un ser humano.

“El sistema de coordenadas del robot debe ser capaz de entender las coordenadas señaladas por la visión de la máquina”, explica Misimi. Para hacer frente a este problema, el robot es pre-calibrado para asegurar que su “mano” y “ojo” se entienden.

El robot Gribbot forma parte del proyecto Ciclo que busca una producción alimentaria más sostenible en Noruega. Según Misimi, en este país casi la mitad de los alimentos no llega a los consumidores ya que se pierde durante la cadena de producción.

Con el robot se va a poder automatizar la producción, haciéndola más eficiente y un mejor uso de las materias primas. “Una herramienta de agarre flexible rasga la canal mientras que se está tirando fuera el filete, ayudando a recuperar una mayor cantidad de carne de pollo”, asegura Misimi.

La idea de los investigadores es seguir desarrollando este robot dentro de futuros proyectos para que pueda recuperar la carne que no se puede recuperar actualmente en las canales de pollo.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *