23 de enero de 2015 16:49 PM
Imprimir

Precios de los carneros deberían ubicarse entre US$ 570 y US$ 690

URUGUAY : En 2014 cotizaron un monto equivalente a 98,6 kilos de lanas finas, 191 kilos de lanas medias, 8,2 corderos pesados o 0,75 novillo gordo; si se toman esas referencias, el valor debería ubicarse en ese rango.

Los cabañeros esperan que la zafra de carneros de 2015 sea al menos similar a la de 2014, con alta colocación de la oferta y buenos precios. Todo está dado para que así sea, ya que las cotizaciones de la carne ovina y de la lana siguen a niveles muy buenos. A eso se suma un año llovedor que generó dificultades entre los ovinos, lo que obligará a que se repongan más carneros que de costumbre.

 

En este marco cabe repasar el resultado de la zafra de 2014, realizado en base a un estudio estadístico de El Observador Agropecuario. En los remates del año pasado se comercializaron 3.706 carneros a un precio promedio de US$ 611.

 

En la oportunidad se estimó que para comprar un carnero promedio cada productor tuvo que invertir el monto equivalente a 98,6 kilos de lanas finas, 191 kilos de lanas medias, 8,2 corderos pesados o 0,75 novillo gordo.

 

Las últimas referencias de precios de lanas en el mercado local son de fin de año, ya que en estas primeras semanas de 2015 no se realizaron negocios. Las cotizaciones se ubican en US$ 5,80 para las lanas finas y US$ 3,50 para las lanas medias. Esta semana el cordero pesado cotiza por cabeza a un promedio de US$ 77 y el novillo gordo a US$ 920.

 

Al considerar estos precios y las referencias en kilos y unidades de producto utilizadas en el balance de la zafra pasada, podemos deducir que, si se mantienen esas cantidades de productos para comprar un carnero, cada reproductor debería valer entre US$ 572 y US$ 690.

 

Si se utilizan 98,6 kilos de lanas finas el precio promedio de los reproductores debería ser US$ 571,88; en tanto si para comprar un carnero el precio debería ser el equivalente a 191  kilos de lanas medias, el monto debería ser US$ 668,50. Si cada reproductor cotiza el monto equivalente a 8,2 corderos pesados, el precio debería ser US$ 631,40; y si la relación se establece en base al valor de 0,75 novillo gordo, el precio de un carnero debería ser US$ 690.

 

La referencia del novillo gordo parece estar descolocada entre los productos del rubro ovino, pero hay quienes señalan que el valor de los carneros está más atado a esa referencia que a la lana o a la carne ovina, ya que la mayoría de los productores de ovinos también son productores de ganado vacuno y toman recursos de ese rubro para financiar las compras.

 

El cálculo está hecho en base a las referencias de 2014. El clima y el mercado tiene un comportamiento similar al de aquel entonces, pero eso no quiere decir que los negocios se concreten a estos niveles de precios.

 

Si esto se le propusiera a los cabañeros, es probable que ya firmen el pacto, porque la cifra es muy atractiva y supera sus estimaciones. Los criadores consultados por El Observador Agropecuario consideraron que los precios se ubicarán entre US$ 400 y US$ 550, esas serían sus pretenciones.

 

Claro está que la raza Merino Dohne está despegada en cuanto a los precios, ya que la demanda es muy superior a la oferta disponible en el mercado uruguayo. En 2014, la raza logró un promedio de US$ 935 (53% más que el promedio general de la zafra).

 

El presidente de la Sociedad de Criadores de Merino Dohne del Uruguay, Roberto Cardellino, destacó la demanda creciente y continuada por reproductores de la raza. Remarcó que los criadores que experimentan con la raza continúan utilizándola, algo que consideró una muy buena señal. Agregó que si bien aumentó la cantidad de cabañas y, en consecuencia, la oferta de carneros, la demanda es muy superior.

 

Indicó que los criadores de Corriedale que empiezan a cruzar con Merino Dohne buscan afinar la lana sin perder tamaño ni la producción de carne, y así mejorar el resultado económico de su negocio. Comentó que las ovejas de pedigrí, con buen nivel de crianza, tienen una lana de 20 a 22 micras; y las borregas entre 17 y 19 micras.

 

En tanto los criadores de Merino Australiano que buscan cruzar con Dohne pretenden producir carne con corderos gordos que sean de mayor tamaño y más fertilidad, manteniendo la finura de la lana. 

 

 

Lo importante es vender todo
Pero a los cabañeros lo que más les interesa es colocar toda la oferta, más allá del precio obtenido. “Es preferible vender todo a un promedio menor que lograr grandes precios y que nos quede la mitad de los carneros de la oferta sin vender”, dijo a El Observador Agropecuario el presidente de la Sociedad de Criadores de Corriedale del Uruguay (SCCU), Juan Echeverría.

 

El criador destacó la diversidad de opciones productivas que brindan la raza. “Lo bueno del Corriedale es la gran diversidad. Hay cabañas que se dedican a lanas más finas, otras al volumen de lana y otras a la prolificidad.  Sí hay unanimidad en la producción de carne, a la que todas las cabañas le dan mucha importancia. La raza ofrece carneros para todo tipo de mercado”, señaló.

 

Agregó que los datos objetivos de Diferencia Esperada en la Progenie (DEP) hacen que cada vez sea más similar la demanda por carneros de pedigrí y puros de origen. “En la última asamblea de la SCCU se votó el pedigrí nacional ovino, que implica que conociendo las cuatro generaciones anteriores de los carneros puros de origen, que estén inscritos y cumplan ciertas características en su DEP –como un índice Corriedale mínimo de 115, entre otras–, esos animales podrán pasar a ser de pedigrí. Es una salvedad que se hace para poder mejorar”, explicó.

 

Echeverría comentó que desde diciembre las cabañas recibieron pedidos de vientres. Consideró que eso se debe a que hay productores que quieren agrandar sus majadas o empezar a criar Corriedale. También señaló que hay gente que quiere producir de forma más intensiva, algunos no están en el rubro ovino, pero que ven que es un muy buen negocio. “Esa es la gente que demanda vientres, quienes ven al rubro ovino como una buena opción de negocio”, señaló el criador.

 

Los ovinos Corriedale predominan en Uruguay. El año pasado 53,6% de los carneros vendidos en remates eran de esa raza de doble propósito. La segunda raza más vendida fue la lanera Merino Australiano (16,7%).

 

El presidente de la Sociedad de Criadores de Merino Australiano del Uruguay (Scmau), Juan Carlos Tafernaberry, comentó que hay criadores que siguen encarnerando temprano, en noviembre y diciembre, así que algunos negocios de carneros ya se hicieron en las diferentes exposiciones del interior. Allí los precios de los carneros MO de campo fueron del entorno de US$ 550, recordó.

 

De todos modos la mayor parte de las encarneradas se harán en marzo y abril. “La expectativas son buenas, el factor climático ha sido complicado para el rubro ovino, pero son dificultades que se pueden sortear”, consideró.

 

Tafernaberry señaló que habrá reposición de carneros por temas sanitarios, de parasitosis y enfermedades podales, pero también habrá recambio de carneros porque hay gente que está usando reproductores con datos objetivos y apunta hacia determinadas características productivas.

 

La raza Merino Australiano es lanera por excelencia, pero el presidente de la Scmau propone no olvidarse de la carne. “La carne de Merino Australiano tiene ciertas aptitudes que no tienen las demás, como la palatabilidad. El cordero Merino Australiano es una realidad y es un negocio que no hay que descartar. Además está la opción del borrego, al que se le puede sacar un vellón de lana como cordero y al segundo vellón venderlo para faena. Actualmente la carne de borrego también es muy pedida”, señaló.

 

 

Mercado del cordero
El precio del cordero para faena tuvo su pico más alto entre febrero y setiembre de 2011, cuando superó los US$ 5 por kilo en cuarta balanza, alcanzando un máximo de US$ 5,75 por kilo en abril y mayo de aquel año. La cotización más baja de los últimos 5 años fue US$ 2,38 por kilo, en setiembre de 2009. En la semana del 4 al 10 de enero el precio promedio de la categoría se ubicó en US$ 4,445 por kilo en cuarta balanza, con un rendimiento promedio de 44,86%, según datos del Instituto Nacional de Carnes (INAC). Durante la semana pasada se faenaron 27.208 ovinos. Entre el 14 y el 20 de diciembre se faenaron 62 mil ovinos, 26,7% menos que en la misma semana de 2013.

 

 

 

Carne con hueso genera expectativa

 

Las gestiones para la apertura de los mercados de Estados Unidos y de la Unión Europea para la carne ovina uruguaya con hueso genera expectativas entre los criadores de las razas carniceras. “Es algo que estoy segura que se concretará y cambiará todo, porque los mejores cortes ovinos son los que tienen hueso”, dijo a El Observador Agropecuario la presidenta de la Sociedad de Criadores de Texel del Uruguay (SCTU), Jacqueline Booth.

La criadora destacó que en Estados Unidos las piernas de cordero se pagan más con hueso que sin hueso. En el contexto de la producción de carne la raza Texel se destaca, algo que queda demostrado en cada concurso de corderos y que ha impulsado un aumento en el número de criadores.

La raza vende más carneros de forma particular, hay pocos remates que los realizan las principales cabañas. Incluso muchos interesados solicitan carneros a través de la web de la SCTU, donde un buen carnero de campo, con buena cantidad de carne, MO, se vende en el entorno de US$ 550.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *