25 de enero de 2015 18:18 PM
Imprimir

Un plantín diferente

•El INTA y la Sociedad de Quinteros se unieron para montar una plantinera que abastezca a los productores frutihortícolas del cinturón verde santafesino. Sin ánimo de competir en el mercado, buscan aportar material de calidad en momentos de mayor necesidad.

La Agencia de Extensión Rural (AER) Monte Vera del INTA y la Sociedad Cooperativa de Quinteros de Santa Fe se asociaron para montar una plantinera que provea material de calidad a los productores del cordón frutihortícola que rodea la capital provincial. No se trata de competir con las empresas proveedoras del sector, sino de promover el uso de la tecnología de transplante y brindar material de calidad de forma coordinada, sobre todo en momento de mayor necesidad estacional.

La idea comenzó a gestarse cuatro años atrás con el objetivo de asistir a miembros de Cambio Rural. “La adquisición y el uso de plantines era un tema que planteaban los productores”, indicó el jefe de la delegación oficial, Ariel Belavi. Pero en aquel momento no había infraestructura, por lo se estableció una alianza con la cooperativa, que tenía la máquina sembradora y la cedió a través de un convenio. La estructura se montó hace dos años, pero sólo desde 2014 comenzaron a entregar material a los productores, una vez que obtuvieron las correspondientes habilitaciones del INASE (Instituto Nacional de Semillas) y el SENASA.

“El primer año se usó para ajustar muchas cosas y hacer los plantines de las jornadas que realizamos a campo”, indicó Belavi. Las ventas se hacen a través de INTeA (Innovaciones Tecnológicas Agropecuarias), una sociedad anónima que permite estos emprendimientos, “siempre con el fundamento de beneficiar al sector productivo”. El técnico también aclaró: “la idea no es competir con las proveedoras del mercado porque las dimensiones que tenemos son muy chicas”.

 

Sin fines de lucro

El principal beneficio de esta tecnología es aumentar la rotación de la tierra: mientras se termina el cultivo a campo ya está desarrollandose una nueva tanda en la bandeja “y se ganan 30 días”.

La plantinera está constituida por una sembradora neumática y tres invernaderos, más uno de apoyo. Hoy cuenta con una capacidad de producción mensual de 1.200 bandejas de 200 celdas. “No son como las comerciales, que trabajan con más cantidad de celdas”, aclaró Belavi. El formato obedece a las dimensiones de la sembradora, pero también al beneficio de usar un tamaño mayor que produzca un plantín con más raíces y más fuerte. “Técnicamente, tiene mejor respuesta a campo”, aunque comercialmente no sería negocio “porque una empresa proveedores lo que busca es producir la mayor cantidad de plantines por unidad de superficie”. Por lo tanto, está claro que el emprendimiento no busca el lucro sino el beneficio al productor. “La idea es prestar servicio, el beneficio es hacer un plantín de la mejor calidad posible, que se provee al costo”.

 

4-5_3_P1260807.jpg

 Beneficiario. Fabio Notaro se provee cada 10 o 15 días de la plantinera.

 

Aunque depende de la especie que se siembre, el volumen de producción alcanza para proveer unas 6 hectáreas al mes. Se trabaja principalmente con lechucha, pero también con repollo, cebolla de verdeo, puerro y brócoli. Las dimensiones sólo permiten abastecer parcialmente 6 productores -que en algunas épocas puede elevarse a 10- de manera continua. El 80% son de la Cooperativa de Quinteros y el resto de Cambio Rural. En general son chicos, con dos o tres hectáreas, que encargan 30 o 40 bandejas, mientras uno grande puede demandar 500/600 bandejas.

Se trabaja por pedido programado, “para que ellos por semana o cada 15 días tengan los plantines para ir haciendo la rotación; en ese sentido hay que ser muy estrictos”, enfatizó Belavi.

Cada plantín se vende a $0.09 y la bandeja a $18, mientras en el mercado las bandejas de 325 plantas vale $35 ($0.11 por plantín). “Pero nuestro plantín es más costoso de producir, porque el volumen de sustrato es mayor, que es uno de los insumos que más incide, junto con la bandeja y la mano de obra”, dijo el técnico.

La evolución fue favorable, ya que se iniciaron con un invernáculo y hoy cuentan con tres, más uno de soporte “que usamos en forma esporádica”, mientras la producción de bandejas se duplicó. “Todavía nos estamos acomodando para generar algún excedente para poder reinvertir”, sostuvo el jefe del INTA, aunque también existe la posibilidad de gestionar fondos de INTA (a través de INTeA o ArgenINTA) o incluso de la provincia, ya que “es posible que con la reactivación del Centro Operativo Angel Gallardo la plantinera se traslade allí y quizás se puedan contar con fondos para ampliarla o mejorarla”.

 

Manejo bajo cubierta

El ingeniero agrónomo Mariano Gatti, responsable técnico de la plantinera, dio detalles del proceso de producción. Siempre con el objetivo de “sacarlo lo antes posible” para el campo, se apunta a desarrollar dos características: la rusticidad de la parte aérea y una cabellera de raíces bien desarrollada “para que el plantín resista esa semana de estrés que sufre luego de ser transplantado en la quinta”. Esto se logra con “observación y manejo”, indicó el técnico, que también citó una frase común en el sector: “algunos dicen que la plantinera es más arte que ciencia, es observar y ajustar”.

 

4-5_2_P1260816.jpg

 

Velocidad. La técnica de transplante permite ahorrar un mes en la rotación del cultivo en el campo.

 

Si bien el sustrato ya contiene macro y micro nutrientes, es preciso “jugar un poco con los fertilizantes para aumentar el crecimiento de raíces cuando es necesario o incrementar la parte aérea”. La nutrición se realiza por riego o pulverizando. Y también se usan fungicidas como el oxicloruro de cobre que, además de controlar hongos, endurecen la planta. “Porque si la planta sale muy tierna al campo con estos calores se deshidrata muy fácil y no aguanta”. Eventualmente se aplican insecticidas, pero sólo ante la aparición de plagas.

Otra tarea importante en los invernaderos es el repique: sembrar las celdas que no germinaron o bien eliminar plantas donde salen varias. En algunas especies difíciles de repicar, como el verdeo, se compensa al productor con bandejas extra el porcentaje de celdas vacías.

También es importantes que las bandejas estén “volando” para que la luz impida la salida de la raíz y para aislarlos de la humedad del suelo.

Y cada época tiene sus desafíos. Así como el calor o el sol amenazan en verano, en otoño e invierno la elevada humedad incrementa el ataque de hongos, entonces se busca airear más el invernáculo. Mientras que en época de heladas se le hace un micro túnel, estableciendo una doble protección.

 

Satisfechos

Fabio Notaro, miembro de la Sociedad de Quinteros y uno de los beneficiarios del sistema, utiliza los plantines desde que se instaló la plantinera y festejó el buen desempeño del emprendimiento. “Lo están haciendo con buena calidad y está beneficiando a muchos productores”. Además destacó que el precio accesible al que se comercializan “reditúa mejor”. “Yo cada 10 o 15 días me abastezco con plantines, a pesar del calor que complica la actividad en el invernadero”, explicó. Su establecimiento cuenta con 10 hectáreas, de la cuales entre 1 y 2 hectáreas se trabajan con verdura de hoja bajo media sombra.

En cuanto a las expectativas futuras de la plantinera, Belavi insistió: “no queremos generar competencia en el mercado; la idea es no negarle al productor la asistencia pero tampoco abastecerlos al 100%”, más allá de que no hay capacidad para hacerlo. “Lo que queremos es que cuenten con nosotros para ciertos momentos del año en un pequeño porcentaje”. Y agregó que aún si multiplicaran por cuatro el actual volumen “no tendríamos incidencia en el mercado; además porque hay especies que nosotros no hacemos”. En resumen, apuntan a fomentar la tecnología y promover la institucionalización del productor, ya que acceden al beneficio los miembros de la cooperativa o de Cambio Rural, además de que sepan evaluar un plantín de calidad.

 

“La idea es prestar servicio, el beneficio es hacer un plantín de la mejor calidad posible, que se provee al costo”

Ariel Belavi  Jefe AER Monte Vera

 

Llega el riego por goteo

  • Desde la Sociedad y Cooperativa de Quinteros, el productor Fabio Notaro adelantó que próximamente se conformará con recursos de la Nación un Fondo Rotatorio para facilitar el acceso de los quinteros al riego por goteo. “Entre febrero y marzo”, dijo que llegarían $2 millones para beneficiar a unos 40 productores inscriptos con el material necesario para montar la tecnología sobre una hectárea. Los créditos se otorgarán con una tasa de interés mínima y período de gracia que aún no se definió. El mecanismo prevé que la institución adquiera los elementos y los distribuya entre los beneficiarios por un valor de entre $30.000 y $40.000.

 

 

Proceso

La siembra se realiza automáticamente con una máquina neumática; luego los plantines se desarrollan bajo cubierta.

 

4-5GALERIA1_P1260741.jpg

4-5GALERIA2_P1260789.jpg

4-5GALERIA3_P1260800.jpg

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *