1 de noviembre de 2009 00:25 AM
Imprimir

LA CAMPAÑA CONTRA LA MOSCA DE LOS FRUTOS

Los resultados del ProCem no han sido los esperados

Luego de varios años de trabajo, de utilizar importantes cantidades de operarios y técnicos de todas las profesiones, asimismo de movimientos e insumos cuantiosos en todo su accionar, además de gastos en viajes al exterior y numerosas capacitaciones durante los últimos 10-12 años, los resultados no dan.

Los últimos informes dan a conocer que a pesar de contar con un exagerado presupuesto de 12 millones de pesos anuales, la campaña que se está librando en San Juan, contra la plaga polífaga de la Mosca de los Frutos, está siendo un fracaso.

El toque final es que ya no hay dinero para pagar las cuadrillas de campo y está paralizado el programa. Pareciera que llegó a su final, colapsó drásticamente.

Y esto es notorio, siempre y cuando se tiene en cuenta que el FunBaPa, modelo a imitar en Argentina, reúne a 17 entidades, 8 cámaras privadas empresarias, 8 gobiernos provinciales y el SENASA, y trabaja en pos de mantener la extensa zona sur de enfermedades y plagas perjudiciales para la producción animal y vegetal.

Es una interacción mixta, público-privada, que publica sus balances en su página web y es ejemplo de transparencia, y se dedica no sólo a la Mosca de los Frutos, sino también a suprimir el gusano de la Carpocapsa, certificar en origen cebollas de exportación, llevar adelante el sistema cuarentenario, manejar el laboratorio patagónico de diagnóstico agroalimentario y otras acciones más.

Hoy en día el Insectario Provincial debería dedicarse a la cría de insectos benéficos y a otros programas de control de plagas, y dejar a grandes y modernos centros de producción de moscas, como es Mendoza, específicamente para este tema. O dejar de funcionar, porque sus malos resultados se conocen.

Es imperioso y urgente tomar el timón y girar el rumbo, para dar soluciones a nuestra frutihorticultura. La Comisión Mixta Fitosanitaria no está cumpliendo con los objetivos para los que fué creada, y urge ver la reingeniería de la parte operativa con seriedad.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *