26 de enero de 2015 14:04 PM
Imprimir

Diclofenaco sódico y flunixin meglumine son buenos tratamientos coadyuvantes en la enfermedad respiratoria en terneros

Un trabajo publicado en el Australian Veterinary Journal muestra que ambos antiinflamatorios no esteroideos son eficaces como tratamiento sintomático en la ERB, aunque el diclofenaco necesita menos manejos de los animales.

El objetivo de este trabajo* fue com­parar la eficacia del diclofenaco sódico y del flunixin meglumine como trata­mientos coadyuvantes en la enfermedad respiratoria bovina (ERB).

Para ello se asignaron al azar 80 terneros Holstein con ERB a tres gru­pos. Todos los terneros recibieron una única dosis subcutánea de 2,5 mg/kg de tulatromicina y dos de los grupos recibieron, además, una inyección intra­muscular de 2,5 mg/kg de diclofenaco sódico (grupo diclofenaco, n = 30) o 2,2 mg/kg de flunixin meglumine por vía in­travenosa los tres días siguientes a la ad­ministración de la tulatromicina (grupo flunixin, n = 30). Se puntuó a todos los terneros según su estado clínico antes del tratamiento inicial (día 0) y después del tratamiento (días 1, 2, 3, 7 y 14), mediante la observación del apetito, del comportamiento, de la temperatura rec­tal, del ritmo y tipo de respiración y de la presencia o ausencia de tos y descarga nasal en los animales.

Durante las primeras 48 h, la mejora de los signos clínicos fue significativa (pirexia, ritmo alto de respiración, alta puntuación clínica, etc.) en los dos grupos con tratamientos coadyuvan­tes, comparados con los terneros que únicamente recibieron antibiótico. La reducción de la pirexia fue mayor en el grupo que recibió diclofenaco sódico. No hubo diferencias significativas entre los grupos de tratamiento respecto a la percepción de la recuperación eventual de la enfermedad respiratoria en 14 días.

Este trabajo puso de manifiesto que una única inyección intramuscular de diclofenaco sódico fue igualmente efec­tiva a las tres inyecciones intravenosas de flunixin meglumine administradas en días consecutivos como terapia coadyu­vante para la ERB.

*M. Guzel, M.C. Karakurum, R. Durgut R y N. Mamak. Australian Veterinary Journal (2010); 88(6):236-9. doi: 10.1111/j.1751- 0813.2010.00575.x

 

 

El comentario de…

Ignacio Fernández

Responsable de línea (Porcino). Fatro Ibérica

Los antiinflamatorios se utilizan en multitud de patologías porque en ocasiones la respuesta inflamatoria es excesiva y compromete la salud del animal. Lo más común es que disminuyan los índices productivos, ya que la fiebre y el dolor son importantes inhibidores del apetito y sin el consumo de alimento es muy complicado que los animales produzcan al ritmo actualmente requerido.

El uso de AINE como coadyuvantes en la terapia antibacteriana en procesos respiratorios, especialmente en bovinos, está muy extendido, además de que se recogen habitualmente en las indicaciones de muchos de los AINE del mercado, ya que la obstrucción pulmonar en estos casos es un problema grave. En el primer trabajo se pone de manifiesto una mejora significativa de diferentes signos clínicos, mediante observación, y de la fiebre, como criterio de carácter objetivo. No se valoró el consumo de pienso y el peso, fundamentales para valorar índices técnicos, probablemente por su dificultad de medirse en campo.

El uso posparto de AINE es habitual en medicina humana, aunque en veterinaria depende de los protocolos establecidos en cada empresa. En este ensayo, publicado en el Veterinary Journal, se demuestra el efecto beneficioso de su uso en la cerda, pero también se señala un efecto conocido de los AINE inyectables: la irritación en el punto de inoculación, debido a la necesidad de encontrarse en soluciones ligeramente alcalinas.

Finalmente se recoge una experiencia llevada a cabo en el norte de Italia, en una gran explotación de vacas lecheras con numerosos casos de mastitis agudas, tratadas habitualmente con antibióticos. En él se observa que un alto porcentaje de los casos se resolvieron exclusivamente tratando con un antiinflamatorio con 0 días de supresión, lo que supone un ahorro importante en antibacterianos y, todavía más relevante, por no tener que tirar leche que no cumpla los tiempos de espera.

Disponemos de gran variedad de antiinflamatorios en el mercado, con características diferenciadoras que hacen más idóneos a unos que a otros para determinadas patologías. Se dice que nuestra felicidad está en la de los que nos rodean; pues probablemente nuestro bienestar (económico) esté también en el bienestar (físico) de nuestros animales.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *