27 de enero de 2015 13:01 PM
Imprimir

Carne molida y salames: los alimentos más riesgosos

La mayoría de las infracciones detectadas por Calidad Alimentaria tenía origen en estos dos productos. Hay alerta también con la miel.

Bolsas con carne molida de hace tiempo y embutidos sin rótulos ni información a la vista fueron los dos principales productos que generaron la mayor cantidad de infracciones en el 2014. El área de Calidad Alimentaria de la Municipalidad de Córdoba labró 17.146 actas, en las cuales la carne y los derivados del cerdo fueron los principales motivos de intervención. 

 

La información fue confirmada por Sandra Sartor, directora del área encargada de revisar las condiciones de higiene de los alimentos en los negocios de la ciudad. “La carne molida y los embutidos siguen siendo los alimentos que más nos preocupan. La primera es por el riesgo del síndrome urémico hemolítico. Los segundos, por el peligro de la triquinosis”. 

 

Durante los procedimientos realizados el año pasado, los inspectores encontraron muchos negocios en los que la carne se vendía ya molida hace tiempo. La ordenanza 11.166 establece que este producto debe ser procesado a la vista. También se encontraron máquinas contaminadas o con restos de carne de varios días atrás. 

 

En el caso de los embutidos, se encontraron muchos productos sin rótulo. Fueron salames y fiambres sin datos específicos sobre el sitio de elaboración y fecha de vencimiento. Un especial alerta se activó con las ventas ambulantes de estos productos, muy comunes en los balnearios de las zonas turísticas de Córdoba.

“En la ciudad está prohibida la venta de alimentos en la vía pública”, remarcó Sartor.

 

También se encontraron muchos envases de miel sin datos de procedencia y técnico responsable. “Es un producto que parece inofensivo. Pero si no está controlado, puede llegar a provocar botulismo”, agregó la especialista. Se trata de una complicada enfermedad que afecta el sistema nervioso central. 

 

“Muchas veces se piensa que los productos artesanales son sanos. Pero aunque no se elaboren en forma industrial, los alimentos deben contar con todas las medidas de seguridad. No hay que confiarse de envasados o embutidos que se venden como artesanales”, indicó la funcionaria. 

 

Con la faja puesta. Según las estadísticas de Calidad Alimentaria, en 2014 se clausuraron 429 negocios. La falta de higiene fue el principal motivo. Hubo locales en los que se encontraron excrementos de ratas y cucarachas. Y los alimentos se elaboraban en los baños, sin las medidas de seguridad. 

 

El segundo motivo de clausura fue la falta de elementos de seguridad, como los matafuegos. El tercero, la presencia de sustancias tóxicas, como insecticidas y veneno para ratas. Finalmente, instalaciones inadecuadas también motivaron fajas. Se elaboraban milanesas y sándwiches en baños de carnicerías o panaderías. 

 

Desde Calidad Alimentaria señalan que bajó la cantidad de negocios que venden bandejas de verduras sin rótulos o lugar de procedencia. Autoridades vinculan la merma a los resultados de una investigación del Laboratorio Municipal, que detectó la bacteria escherichia coli en el 17 por ciento de esos productos. 

 

Cinco consejos básicos.

1- Controlá el rótulo de los alimentos. Fijate que la etiqueta tenga los números del registro sanitario municipal o nacional y la fecha de vencimiento. 

2- Mantené la cadena de frío. Los alimentos refrigerados deben estar a cinco grados centígrados y los congelados, a 18. Si vas a descongelar, pasa del freezer a la heladera y no a temperatura ambiente. Evitá que los alimentos permanezcan más de dos horas fuera de la heladera. 

3- La carne debe ser molida a la vista. Si cocinás hamburguesas, fíjate que el alimento esté cocido por dentro y por  afuera.

4- Prestá atención a la procedencia de los embutidos. Si vas a comer cerdo, procura que quede bien cocido. En el caso de los salames, controla el rótulo. 

5- El agua es fundamental para evitar la contaminación cruzada. Lavate las manos siempre que vayas a cocinar. Limpiá las tablas y los cuchillos para evitar el cruce de bacterias entre la carne y la verdura

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *