29 de enero de 2015 16:07 PM
Imprimir

Mexico busca trazar la ruta a sus productos

¿En qué se parecen el tema de las vacas locas, el problema que tuvo Memo Ochoa con la carne con clembuterol y la influenza mal llamada "porcina"?.

En que ningún caso contaba con un proceso que se está poniendo de moda llamado “trazabilidad” y que hubiera evitado tanto la pérdida de millones de dólares como la psicosis entre los consumidores del mundo.

 

Para evitar esta situación, el Cluster Agroalim de Nuevo León firmó un convenio con la empresa belga GS1, que les permitirá implementar y/o estandarizar el esquema de trazabilidad y estar preparados para cualquier contingencia.

 

Rosario Villalcazo, subdirectora de Servicios de la compañía GS1 México, explicó que con este proceso de trazabilidad las empresas pueden evitar la pérdida de millones de dólares, ya que identifican la ruta de un producto desde su origen hasta su destino; es decir, del campo a la mesa.

 

De esta forma si hay algún problema y se tiene que retirar el producto del mercado, únicamente se recurre al lote o lotes que propiciaron la afectación, y no a todo lo que tienen en bodegas, en camino a entregar o en el mercado.

 

“La trazabilidad ha cobrado muchísima importancia en el sector de agroalimentos, porque permite reaccionar de una manera más rápida cuando se presenta alguna emergencia o contingencia.

 

“Justo con el caso de las vacas locas surge a nivel internacional la necesidad de conocer el origen y el paso de los alimentos y contestar ¿quién, cómo, dónde, por qué, y a qué hora, por dónde pasó, qué número de lote, fecha de caducidad?”.

 

Mediante la trazabilidad se pueden contestar estas preguntas y reaccionar más eficazmente, indicó.

 

El Cluster Agroalim busca con GS1, más conocido mundialmente como el organismo civil que otorga los códigos de barra, promover entre sus socios el desarrollo, implementación o adecuación de estándares de la trazabilidad.

 

Durante la firma del convenio, Mario Gorena, presidente del cluster, aseveró que este tipo de procesos deben considerarse como una necesidad que les permitirá mantenerse en el mercado, ya que cada vez más clientes lo exigen, no solo para exportar sino también en territorio nacional.

 

“Este tipo de requerimientos deben verse en el corto y mediano plazo, no como un lujo, sino como una necesidad, nos ayudan a mantener y a abrir nuevos mercados y a trabajar de forma más competitiva”, sostuvo.

 

La subdirectora de GS1 explicó que sectores de manufactura, como el automotriz, son los que tienen más desarrollada la plataforma de trazabilidad.

 

Por ello saben inmediatamente el origen del problema, como el caso de los cinturones de seguridad de Takata, detectados en Monclova, Coahuila, y que evitó la retirada del mercado de modelos de otros años de diversas armadoras.

 

Algunas empresas integrantes del cluster son Sigma Alimentos, Femsa, Ponderosa, Citrifrut, La Sabroza, Ragasa, Multiceras, entre otras que son proveedoras de insumos, así como dependencias de Gobierno federales y estatales y la academia.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *