31 de enero de 2015 00:35 AM
Imprimir

La estrategia implica un esfuerzo productivo

En frutas y hortalizas se necesitan volcar al consumo casi cuatro millones de toneladas más en cada una.

Una estrategia que procure un mejoramiento progresivo de la alimentación en la Argentina implicaría un esfuerzo productivo significativo, señala la investigación de los nutricionistas Sergio Britos, Agustina Saravi y Nuria Chichizola.

Así, por ejemplo, tanto en hortalizas y frutas deberían aumentarse la producción en cada una de ellas en 3.880.000 toneladas y sumarlas al consumo interno para nivelar la brecha negativa del 58 por ciento.

En este caso las brechas se originan en consumos muy bajos. Frente a la recomendación casi universal de comer cinco porciones diarias entre ambos, la realidad es que el consumo apenas es la mitad.

Para el caso de los lácteos, la investigación señala que superar la brecha alimentaria implica destinar al consumo interno un 26 por ciento más que la disponibilidad actual. Es decir, habría que sumar una producción de 2.319.000 toneladas para sumar al consumo de 8.500.000 toneladas.

Agrega el estudio que si bien la cantidad de leche que se destina al consumo podría cubrir las necesidades de calcio lácteo, en la cadena de transformación de leche a quesos se pierde parte de aquél. En cierto modo la brecha es más nutricional que alimentaria.

El consumo de lácteos es clave por su aporte de calcio; se trata de un nutriente íntimamente vinculado con la calidad de la formación ósea en la edad escolar y adolescente, entre otros factores que son favorables para la salud.

Sostiene el estudio que desde una perspectiva nutricional, el consumo de carne vacuna es importante por su aporte de proteínas de buena calidad y hierro y zinc altamente biodisponibles. Sin embargo, una porción de 100 gramos diarios de carne (cualquiera de ellas) aporta casi el 30 % de la recomendación de proteínas y el 20% de la ingesta recomendada de hierro.

Un consumo elevado por otra parte, puede aportar hasta la mitad de la cuota diaria de grasas saturadas.

En este caso, disminuir el consumo total de carnes (entre las de distinto origen el consumo supera los 110 kilogramos anuales o 300 gramos diarios) liberaría saldos exportables valiosos en el contexto de la demanda mundial.

Algo similar ocurriría, en forma aún más amplia, en el caso del trigo. El consumo de pan es tan elevado en la Argentina que lo convierte en la segunda fuente alimentaria después de la sal de mesa (sodio) en la dieta.

Del mismo modo, el consumo de harinas sumamente refinadas es alto y en este caso hay una brecha aún mayor en los sectores de menores ingresos. Por el contrario el consumo de pastas de sémola, de mejor perfil nutricional, es bajo.

 

 

Una doble enfermedad

Otras de las conclusiones de este trabajo es que a la mesa de los argentinos se sientan tanto personas con desnutrición crónica y deficiencias de nutrientes y otros con problemas de sobrepeso y obesidad creciente. Los dos extremos nutricionales tienen en común una alimentación monótona, con una poca variedad de alimentos.

Esta monotonía de alimentos se agrava porque los mismos son de baja calidad nutricional, y como se explicó, son comidas con exceso de calorías y baja concentración de nutrientes esenciales, ingesta de grasas saturadas, azúcares agregados a los alimentos y sodio.

Seguramente el desequilibrio más importante es la inseguridad alimentaria o el hecho de haber padecido situaciones de hambre por causas económicas, que se encuentra en el orden del 19,6% en niños hasta 17 años. La solución de este drama, según el trabajo, requiere políticas públicas sostenidas en los ámbitos de la salud pública, educación, economía y productivo.ß

 

26%

lácteos

Superar la brecha alimentaria en lácteos implica destinar un 26% más que la disponibilidad actual, que es de 8.500.000 toneladas, sobre una producción de 11.600.000 toneladas, de las cuales se exportan 2.939.000 toneladas

 

110 kg

carnes

El consumo total de todas las carnes es de 110 kilogramos anuales o 300 gramos diarios. Una disminución en esa ingesta liberaría saldos exportables valiosos en el contexto de una demanda mundial en crecimiento

 

-58%

frutas

Es la brecha que existe entre el volmen consumido en frutas y hortalizas por la población con relación a las cantidades recomendadas en los patrones normativos definidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS)

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *