3 de febrero de 2015 11:54 AM
Imprimir

Decomisan 30 toneladas de pescado en el puerto de Mar del Plata

Como parte de la rutina del control sanitario realizada a la descarga de embarcaciones pesqueras en puerto, los inspectores del Senasa decomisaron parte de un cargamento de pescado que no reunía las condiciones de calidad para su procesamiento y consumo.

El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) informa que el pasado miércoles, definió el decomiso y envío a elaboración de harina de pescado de 30 toneladas de producto fresco, dado que la correspondiente inspección sanitaria en puerto y los respectivos análisis de laboratorio realizados concluyeron con resultados inadecuados para destinar la mercadería al consumo humano.

Como parte de los procedimientos de control que realiza el Senasa, los inspectores de “banquina”, tal como se denomina a los agentes que supervisan la descarga de pescado una vez amarradas las embarcaciones, observaron que parte de la carga de una de ellas no presentaba condiciones organolépticas aceptables, y tras el análisis de Nitrógeno Básico Volátil (NBVT) realizado por el laboratorio móvil del Organismo, se corroboró que los valores aceptables superaban ampliamente la concentración máxima permitida, resultante del proceso de descomposición.

Ante los resultados (54 mg % contra 30 mg% de NBVT como valor máximo permitido), los agentes del Centro Regional Buenos Aires Sur del Senasa intervinieron la mercadería que fue trasladada a una planta para ampliar el muestreo de calidad para su evaluación ante el Servicio de Inspección Veterinaria de la misma, resultando finalmente en el decomiso de más de 26 toneladas de merluza entera, 640  kilogramos de filetes de merluza y 105  kilogramos de raya.

Bajo los mismos protocolos de controles de calidad que practica el Senasa sobre los productos pesqueros, fueron decomisados la semana anterior casi 4 toneladas de merluza entera y 385 kilogramos de raya.

En ambos casos, el destino final del material decomisado fue una planta elaboradora de harinas de pescado para la industria, dado que las condiciones de calidad resultantes de los muestreos no permitían que la mercadería fuera empleada en la elaboración de alimentos.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *