3 de febrero de 2015 15:52 PM
Imprimir

La retención de soja hace que ingresos apenas se ubiquen 1,6% sobre el 2014

El primer mes del año cerró con una suba del 1,6% en el ingreso de divisas provenientes del agro respecto de año pasado, pero muestra caídas en comparación con las demás series en promedio del 36 por ciento. Lo que significa que la fuerte retención de soja continua por parte de los productores y pese […]

El primer mes del año cerró con una suba del 1,6% en el ingreso de divisas provenientes del agro respecto de año pasado, pero muestra caídas en comparación con las demás series en promedio del 36 por ciento. Lo que significa que la fuerte retención de soja continua por parte de los productores y pese a que el mercado externo cae. Esto último se vio también en el trigo, que en la plaza local perdió 3,7% tras los anuncios del Gobierno por mejorar el pago al chacarero.

Sobre datos del Centro de Exportadores de Cereales (CEC), enero cerró con ingresos por u$s1,086 millones, sólo u$s17 millones lo diferencian de los u$s1.069 millones que llegaron al Banco Central en el 2014. Pero en comparación con los anteriores años (2013 al 2011) la caída es del 19, 44 y 35 por ciento, respectivamente.

Esto es precisamente lo que el Ejecutivo quiso saber semanas atrás cuando mantuvo una reunión con las exportadoras. El contacto sirvió para saber “la evolución de los ingresos”.

Y si bien se puede observar que superan a los de 2014, también muestra que el productor continua vendiendo a cuenta gotas. Según los números del Ministerio de Agricultura al 21 de enero pasado se comercializaron 700.000 toneladas de soja de la campaña 2013/2014 contra el 1,1 millones del anterior ciclo. Con casi 13 millones de toneladas que quedan en el campo, se supone que deberían venderse hasta marzo 9 millones pero es claro que eso no esta pasando.

Todo esto se da en un escenario de firme baja en Chicago, cuyo precio ya casi cerca de los u$s350 la tonelada, ayer finalizó en 352. Sólo la posibilidad de sequía que esta atravesando Brasil podría cambiar el panorama. Para el director de Agripac, Pablo Adreani “de no llegar las precipitaciones en 10 días cerca de 15 millones de hectáreas no tendrían retorno”.

 

Desde ahí se entiende las charlas que mantiene el gobierno con las cerealeras. Si bien algunas fuentes no descartaron un nuevo pedido de adelanto como en 2014. Otras fuentes señalan que ese pedido ya se hizo en octubre y que por ahora no sería necesario.

Sin embargo, Economía habilitó la toma de créditos a productores de menos de 600 toneladas. La necesidad de mejorar las reservas del Central para después de las PASO es de gran importancia para el ejecutivo.

Y también de generar cambios en los sistemas de venta de granos como lo hizo con el trigo. El cual ocasiona pérdidas para el productor. La modificación de sólo dar cupos de exportación a aquellos que respeten los precios no se vio todavía reflejada en la plaza. Muy por el contrario, los contratos de futuro terminaron retrocediendo 3,7 por ciento. Ante la pregunta si era necesario tener alguna resolución que explique la medida, fuentes de Agricultura manifestaron que el mismo es claro en su fundamento.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *