3 de febrero de 2015 15:59 PM
Imprimir

Langostino con sustancial baja de precios

El langostino patagónico fue la tabla de salvación de muchos armadores y procesadores el año pasado, con récord de desembarques y de exportaciones, que llevarán a la pesca nacional a mejorar los niveles de generación de divisas de 2013, por más 1500 millones de dólares. Pero el marisco también encierra una amenaza para lo que […]

El langostino patagónico fue la tabla de salvación de muchos armadores y procesadores el año pasado, con récord de desembarques y de exportaciones, que llevarán a la pesca nacional a mejorar los niveles de generación de divisas de 2013, por más 1500 millones de dólares.

Pero el marisco también encierra una amenaza para lo que está por venir. En el último tramo del año pasado y en lo poco que va de este 2015 se registra una paulatina disminución de sus precios.

Los cuatro productos que exporta la industria pesquera nacional: entero, pelado y devenado, cola y pelado, han tenido un retroceso de entre un 15% y un 10% de su valor. “En relación a 2013, los precios del año pasado se mantuvieron en buenos niveles y de manera más constante, hasta esta baja en la última parte del año” contó Federico Angeleri, gerente Comercial del Grupo Veraz.

En el último Informe de Coyuntura elaborado por la cartera de pesca, el reporte de exportaciones de noviembre marcó que el precio promedio de langostino entero fue de 6.986 dólares la tonelada. La cifra representó una baja del 8,3% en relación al mismo mes de 2013.

Cuando el precio comenzó a bajar, muchos no le prestaron atención porque los márgenes todavía eran muy buenos y había abundante disponibilidad de materia prima para seguir operando sobre el recurso y rompiendo récords, pero en diciembre se aceleró la caída, que mantiene su ritmo en lo que va de 2015.

“Todos tenemos stock, hay inventario entre los mayoristas y se han detenido las ventas porque los clientes aguardan a ver si sigue bajando”, reconoció Ciro D’Antonio, de Frigorífico del Sud Este, al tiempo que advirtió un retroceso mayor, cercano al 20% en algunos productos.

La flota marplatense, según un reciente informe que divulgó la Subsecretaría de Pesca, tuvo el 16% de participación en las capturas. Empresas como 14 de Julio, Centauro, Inser, el propio Frigorífico del Sud Este, reprocesan la cola. Unos pocos hacen pelado y devenado, el producto de mayor valor comercial, que tampoco se salvó del retroceso.

Algunos analistas consideran que la baja del precio obedece principalmente al aumento de la producción en India, que introduce el camarón de cultivo vannamei. Las granjas de cultivo hindúes han aportado más de 300 mil toneladas en el 2014, según reportó FIS.

El panorama podría empeorar si los países asiáticos como Vietnam y Tailandia evidencian una recuperación de su producción tras la caída que afrontaron debido al síndrome de mortalidad temprana y de los residuos antibióticos. “India está abriendo nuevas granjas de cultivo y han salido agresivamente a ganar mercados”, contó D’Antonio.

Para Angeleri la caída tiene más que ver con una baja en el consumo que con un aumento de la oferta. “España y toda Europa con la devaluación del euro han bajado mucho. China también consumió menos y es un mercado que está stockeado a un precio alto. Japón también devaluó y bajó el consumo. Y el crecimiento de nuestra producción también tuvo que ver”, enumeró.

D’Antonio recordó que el año pasado la carga perdió el beneficio del sistema generalizado de preferencias arancelarias que otorga la Unión Europea. En el caso del langostino la tasa se triplicó, pasando del 4% al 12%. “Eso impactó y ahora la devaluación parece ir hacia una relación 1 a 1 con el dólar”, remarcó el empresario.

Sobre lo que puede generar 2015, donde no parece que disminuya la abundancia en el área de distribución del marisco en el caladero nacional, el Gerente vislumbra precios relativamente estables.

“El desafío pasará por seguir buscando nuevos mercados y para eso es fundamental el buen trabajo que hace la Subsecretaría de Pesca, con las ferias y rondas de negocios. Corea triplicó la compra de langostino patagónico, Estados Unidos también creció mucho. Hay que buscar por ahí”, afirma D’Antonio.

La amenaza de una posible recuperación del vannamei en Tailandia, que contribuiría a limar los precios, parece todavía lejana. El año pasado, pese a los anuncios oficiales de la recuperación de la producción, exportaron menos que en 2013. Habrá que esperar al inicio de la temporada 2015, en abril/mayo, para ver el rumbo que toma.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *