5 de febrero de 2015 16:20 PM
Imprimir

Luciana Soumoulou, la sombra de Príncipe detrás del acuerdo de Federación Agraria y el Gobierno

Es la novia del presidente de la entidad y la dirigente que más influye. Su pasado con D’ Elía y el peso de AFA.

La polémica por el acuerdo político que ejecutó la nueva conducción de Federación Agraria (FAA) con funcionarios del Gobierno nacional sigue subiendo de tono a medida que pasan los días y comienzan a conocerse detalles del sospechoso acercamiento.

 
 

Según pudo averiguar La Política Online con diversas fuentes del sector, resulta que la principal impulsora del acuerdo entre la entidad federada y el kirchnerismo es nada menos que la joven, pero influyente, Luciana Soumoulou.

 

Se trata de una dirigente de FAA de unos 35 años que a partir de la asunción de Omar Príncipe como presidente cobró indudablemente otra importancia ya que, si bien no está blanqueado públicamente, en la entidad todos saben que son pareja hace un tiempo.

 

Soumoulou está a cargo actualmente de la Comisión de Tierras de FAA por lo que cobra alrededor de $ 25.000 por mes. A su vez, cabe destacar que es una dirigente del ala izquierda de la entidad cercana ideológicamente a algunas líneas del kirchnerismo.

 

De hecho, cuando en 2006 Néstor Kirchner nombró a Luis D’ Elía como subsecretario de Tierras, Soumoulou colaboró activamente en esa área en temas del agro dejando a un lado su profesión de abogada y enfocada de lleno en la generación de políticas públicas.

 

La cuestión es que hoy por hoy, el principal rol de Soumoulou es custodiar los pasos de Príncipe. Así, cuentan que ella misma esperaba ansiosa en el quinto piso del Ministerio de Economía los resultados de la reunión entre FAA y el Gobierno.

 

Allí, y al término del encuentro, algunos la escucharon decir abiertamente: “Esto lo deberíamos haber hecho hace mucho tiempo” (en una clara muestra de conformismo por el acuerdo con el kirchnerismo y de diferenciación respecto a Eduardo Buzzi).

 

 

En rigor, Soumoulou celebró el acercamiento con el Gobierno dado que tenía la certeza que de esa forma se producía la tan esperada ruptura de la Mesa de Enlace (pedida por algunos sectores federados) y una pelea sin retorno con el propio Buzzi.

 

En este sentido, y por consejo de su novia, este miércoles Príncipe blanqueó de alguna manera la ruptura con Buzzi que adelantó LPO: “Buzzi no fue el promotor de mi candidatura; yo no estoy en campaña”, disparó en declaraciones radiales.

 

Lo cierto es que a partir del acuerdo, Soumoulou se mostró exultante en Twitter al retuitear a Axel Kicillof, que escribió: “Celebramos el resultado del trabajo conjunto con la FAA a partir de un canal de diálogo para consensuar soluciones”.

 

Por otro lado, en la FAA también mencionan que la novia de Príncipe es muy celosa respecto al rol de las mujeres que ocupan cargos directivos (como en toda entidad gremial el componente machista es muy fuerte incluido en algunas mujeres).

 

Es vox populi el caso de la ex coordinadora de Ganadería de FAA, Julieta Reviglio, cuya convivencia con Soumoulou fue imposible. “El rol de Soumoulou es acompañar a Príncipe; está siempre a su lado e inclusive le atiende el teléfono”, cuentan.

 

En este escenario, las fuentes indican que ahora Príncipe intentará practicar una suerte de equilibrio y evalúa asistir a la reunión que la Mesa de Enlace tiene agendada desde diciembre para el próximo lunes (aunque ya anticipan que no será bienvenido).

 

De todos modos, en el resto de las entidades rurales debaten si vale la pena realizar el encuentro que estaba previsto antes del acuerdo entre FAA y el Gobierno, o bien es preferible oficializar la ruptura que ya es un hecho, tal como adelantó este medio.

 

 

 

El peso de AFA

 

En este contexto, además de la influencia de Soumoulou, Príncipe tuvo que lidiar con el titular de la poderosa Cooperativa Agricultores Federados Argentinos (AFA), Jorge Petteta, quien presionó para que FAA cierre un acuerdo con el Gobierno.

 

Sucede que Petteta fue uno de los interlocutores con el kirchnerismo para que habiliten permisos de exportación (ROEs) por 100.000 toneladas de trigo a AFA a cambio de que se logre la foto entre los funcionarios y las nuevas autoridades de FAA.

 

El propio Petteta admitió que AFA será “la pata comercial” del acuerdo entre el Gobierno y los federados y tiene como objetivo “demostrar que se puede trasladar a los productores las mejoras obtenidas en el precio”.

 

“Con estos ROEs vamos a hacer negocios de exportación y trasladar la diferencia de precios a nuestros asociados y a los productores de algunas otras cooperativas afiliadas a la FAA”, confió el presidente de AFA.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *