12 de febrero de 2015 13:00 PM
Imprimir

La Argentina y Brasil no logran destrabar los temas conflictivos

 Hablaron descarnadamente de los problemas bilaterales y se comprometieron a alcanzar soluciones inmediatas. Pero no hubo acuerdos palpables pese a que el nuevo canciller de Brasil , Mauro Vieira, que visitó ayer a todo el gabinete argentino, planteó las objeciones y cuestionamientos que hoy tiene el gobierno de Dilma Rousseff hacia la administración de Cristina […]

 Hablaron descarnadamente de los problemas bilaterales y se comprometieron a alcanzar soluciones inmediatas. Pero no hubo acuerdos palpables pese a que el nuevo canciller de Brasil , Mauro Vieira, que visitó ayer a todo el gabinete argentino, planteó las objeciones y cuestionamientos que hoy tiene el gobierno de Dilma Rousseff hacia la administración de Cristina Kirchner.

En la lista de temas conflictivos están las trabas a las importaciones de productos que impone la Argentina, los reclamos de industriales brasileños por la implementación de las declaraciones juradas anticipadas de importaciones (DJAI), la negociación del régimen automotriz que regula el intercambio del sector y la imposibilidad de las empresas de girar divisas a Brasil. También se habló de los inconvenientes del Mercosur por arribar a un acuerdo de libre comercio con la Unión Europea. Del lado argentino se mencionaron las demoras en el ingreso de productos brasileños y las restricciones cambiarias que dificultan el comercio.

La visita de Vieira fue una suerte de relanzamiento de las relaciones bilaterales y la puesta en marcha de un nuevo mecanismo de trabajo para resolver los problemas que hay en la relación bilateral. Aunque no se avanzó en la resolución de temas puntuales. Como para aclarar este punto un diplomático de Itamaraty dijo: “Vieira no vino a definir o resolver algo puntual sino a negociar sobre temas conflictivos puntuales y evaluar cómo resolverlos”.

Para abonar esta idea, el canciller Héctor Timerman dijo tras reunirse con su par brasileño que “en las próximas semanas se realizará una reunión de viceministros para tratar los temas económicos” de la relación bilateral con Brasil. En paralelo, habrá un encuentro de cancilleres cada tres meses para “reactivar el diálogo y seguir los conflictos”, según dijeron a LA NACION desde Itamaraty.

Para distender el clima tenso, Timerman agradeció a Vieira el apoyo que dio Brasil en la disputa que el Gobierno lleva adelante contra los fondos buitre.

Además del encuentro con Timerman, el canciller Vieira se reunió con los ministros de Economía, Axel Kicillof; de Industria, Débora Giorgi; de Planificación, Julio De Vido, y el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, para tratar los puntos más controversiales en la agenda bilateral.

La visita de Vieira a la Argentina llegó en un momento crucial para ambos países: no sólo por los problemas bilaterales que persisten, sino también por la caída en el comercio y el estancamiento de la economía de Brasil. Según pudo saber LA NACION, otro de los temas abordados en los encuentros del canciller Vieira con el gabinete argentino fue la depreciación del real, que en lo que va de este año se depreció 6,7%, mientras que el peso argentino, un 2,4%. Esto suma presión al peso, ya que la moneda de Brasil es uno de los principales puntos de referencia para el comercio exterior argentino.
Reclamo empresario

A su vez, Vieira compartió un desayuno de trabajo con empresarios argentinos en la embajada de Brasil donde se abordaron temas comerciales y también se planteó la preocupación de los argentinos por la caída del comercio con Brasil y el avance de China en la región. Los empresarios advirtieron sobre la posibilidad de que los recientes acuerdos firmados por la Argentina con China afecten al empleo local.

Sobre este último punto, el canciller Vieira fue tajante: “La relación con China es abierta con todos los países de la región”, y recordó que Brasil tiene un comercio con el gigante asiático de cerca de 80.000 millones de dólares. “Estas relaciones estratégicas no excluyen las relaciones con otros”, subrayó. En el desayuno que ofreció Vieira estaban el presidente de la UIA, Héctor Méndez, y su vicepresidente, Cristiano Rattazzi; Fernando Rodríguez Canedo, ejecutivo de Adefa, y el presidente de la Cámara Argentina-Brasil, Jorge Rodríguez Aparicio, entre otros.

Por otra parte, en el encuentro de Vieira con los ministros argentinos se analizó la cooperación en materia de energía nuclear y espacial, los emprendimientos hidroeléctricos conjuntos de Garabí y Panambí, la lucha contra el narcotráfico y el control en las fronteras bilaterales.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *