13 de febrero de 2015 11:36 AM
Imprimir

Causas del aborto en bovinos

El aborto puede ser una de las mayores pérdidas en los rodeos de cría. Existe un gran número de causales de aborto. El siguiente artículo señala las causales de aborto más comunes.

Los abortos pueden tener lugar en la primera etapa de la preñez y se observan en la época del tacto donde se encuentran vacas vacías. Si se encuentra un alto porcentaje de vacas o vaquillonas vacías en ese momento, su veterinario tratará de hacer varios análisis para determinar la causa. Si el análisis del toro no muestra ninguna deficiencia, entonces el rodeo de hembras será el centro de atención.

Si tomamos en cuenta el nivel nutricional del rodeo, la falta de selenio, cobre, vitamina A, fósforo y yodo pueden ser responsables por las vacas vacías.

Si estas hembras van a faena, el veterinario puede solicitar que se extraiga el aparato reproductivo de las mismas, que se analicen y realicen las pruebas necesarias a fin de identificar si existen enfermedades reproductivas infecciosas y cuales son sus causas.

Es importante reconocer que los abortos pueden derivar en problemas no solo para el feto, sino también para el medio ambiente y la madre. Dado que la mayoría de los fetos abortados no presentan anormalidades evidentes, se requiere un análisis posterior para identificar la causa de la muerte.

El análisis microscópico de tejido del feto y de los contenidos del estómago son dos tipos de procedimientos destinados a tal fin. Estos procedimientos pueden ser vitales para la obtención de información.

La presentación de la placenta duplica las chances de obtener un diagnóstico. Todo ello debe ubicarse en bolsas separadas de plástico y deben mantenerse en frío.

Si la vaca aún tiene placenta retenida, es mejor retirarla, asegurándose que contenga un cotiledón, recortar una porción y remitirla para su análisis.

Tratar de obtener un diagnóstico a partir de fetos abortados y placenta contaminada con tierra, barro y bosta, es realmente un desafío y generalmente sin buenos resultados.

Un porcentaje de abortos de entre 2 y 3 0% en la última etapa de la preñes considerado normal. Sin embargo, si existen varias pérdidas al mismo tiempo, puede ser un problema.

Si han ocurrido varios abortos al mismo tiempo, su veterinario intentará recorrer varios caminos para diagnosticar el problema.

Se evalúa la condición corporal de aquellas vacas/vaquillonas que han abortado y la de sus compañeras de lote. Se extraerán muestras de sangre de estas hembras y también uno o dos cotiledones (biopsia uterina) de las hembras abortadas.

Las causales infecciosas más comunes del aborto en nuestra zona son: la IBR (Rinotraqueitis Infecciosa Bovina) y BVD (Enfermedad Viral Bovina). IBR es una virosis y principalmente causa abortos en el último trimestre de gestación (entre seis y nueve meses). Incluso si ha estado expuesto al virus con anterioridad, el aborto por lo general no se produce sino hasta el sexto mes. Los terneros que llegan a término pueden nacer débiles.

Las consecuencias de la infección de BVD dependen del momento en que tomó contacto con el feto. Si el feto está expuesto al virus antes de los 100 días de gestación, las consecuencias son aborto y momificación. Si el contacto con el virus ocurre durante el segundo trimestre de la gestación, se evidencian anormalidades congénitas del sistema nervioso y ojos. Si el contacto tuvo lugar en el último trimestre de gestación, los terneros serán normales con título contra BVD.

Otras causales infecciosas de los abortos: Leptospirosis, Vibriosis, Neosporosis, Listeriosis, Brucelosis y Trichomaniasis, son menos frecuentes y pueden tratarse a tiempo con un diagnóstico acertado.

Cada vez es más común que los criadores de razas carniceras vacunen a sus animales contra los virus de IBR y BVD. Existen dos tipos de productos. Una vacuna a virus muerto es segura para dársela a las hembras preñadas, pero se necesitan dos aplicaciones el primer año, y una vacunación anual en los años subsiguientes. La segunda vacuna a virus vivo modificado, ofrece mayor inmunidad que el otro tipo de vacunas, es más barata, pero implica mayor riesgo porque no se la puede aplicar a las hembras preñadas ni durante las dos semanas previas a la época del servicio. El producto que se elija dependerá de las prácticas de manejo de cada productor. Se debe seleccionar la vacuna basándose en las condiciones individuales de cada rodeo y cómo armonizan estas con las ventajas y desventajas de estos dos tipos de vacunas.

El veterinario de su zona lo podrá asesorar sobre otros tipos de vacunas que pueden ser recomendables. Los productores de hacienda de pedigree o registrada, deben prestar mayor atención que el resto. Generalmente llevan a los animales a exposiciones, lo que aumenta la exposición a enfermedades tanto respiratorias como reproductivas.

Muchos abortos son accidentales y causados por trauma, stress, gestación de mellizos, enfermedad de la madre que causa la muerte del feto y defectos congénitos del feto que causan abortos subsecuentes.

En consecuencia, el aborto es un obstáculo común con el que se encuentran los productores. La cooperación entre el productor, veterinario y laboratorio maximiza las oportunidades de diagnosticar la causa del aborto. Un diagnóstico es muy importante, ya que las recomendaciones futuras generalmente se basan en ellos y por lo tanto, cuando corresponda, se podrán aplicar medidas preventivas.

 

Roy Lewis

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *