15 de febrero de 2015 18:03 PM
Imprimir

En materia de rindes, la campaña viene gruesa

Según el servicio GEA, la cosecha se soja será de 58 millones de toneladas. Para el maíz se esperan 23,5 millones de toneladas.
El servicio Guía Estratégica para el Agro (GE) de la Bolsa de Comercio de Rosario superó todos los pronósticos sobre la producción de granos gruesos en la actual campaña. Estimó que la cosecha de soja será de 58 millones de toneladas y la de maíz de 23,5 millones de toneladas. En este caso, revisó al alza su anterior proyección.
 
 
Un ciclo que se desarrolla casi sin limitantes consolida un escenario “de alta producción”, señala el informe de la Bolsa de Rosario, que destaca que los frentes de lluvias se mantuvieron activos también en enero sobre la región pampeana. A partir de un rinde promedio nacional de 29 qq/ha, se estima la producción de soja en 58 millones de toneladas. Los problemas por excesos hídricos son considerables y afectaron nuevamente sectores que el año pasado mostraron inconvenientes. También hubo problemas en las siembras, dejando de lado 240 mil hectáreas. Todo ello deja la superficie sembrada con soja en 20,4 millones de hectáreas.
 
 
El GEA destacó el estado de los cultivos de soja de Santa Fe, Córdoba y el norte bonaerense, con rindes que “podrían alcanzar o superar los máximos históricos”. Santa Fe podría obtener un rinde récord de 35,6 qq/ha. Si el clima y los factores bióticos no se interponen en las próximas semanas la producción de la oleaginosa se encamina a alcanzar el mayor nivel productivo.
 
 
De acuerdo al informe, Buenos Aires sería la provincia con mayor producción sojera del ciclo 2014/15 al cosechar 18,4 millones de toneladas y Córdoba se ubicaría en segundo lugar, con 15,9 millones de toneladas; mientras que Santa Fe ocuparía el tercer lugar, con 12,8 millones de toneladas. En Entre Ríos se prevén levantar 3,7 millones de toneladas, en La Pampa 1 millón y en el resto de los distritos 6,1 millones.
 
 
En enero y en los primeros 10 días de febrero, las lluvias acompañaron de forma inusual el crecimiento de la oleaginosa. El ciclo actual se está caracterizando por no haber aparecido los típicos períodos de estrés termohídrico que normalmente se asocian al verano.
 
 
Este favorable contraste con la campaña previa donde la falta de agua y los golpes de calor extremo acompañaron al cultivo hasta principios de febrero mantienen al cultivo creciendo prácticamente sin limitantes. “Los problemas en la región no tienen que ver con la faltante de agua sino con los elevados  costos que condicionan la obtención de altos niveles productivos”, señaló el GEA.
 
 
Los especialistas de la Bolsa señalan que en estas últimas semanas “la presión de plagas se normalizó y los niveles de bolillera y medidora principalmente están lejos de los que se observaban en el ciclo anterior”.
 
 
En buena parte de la provincia de Córdoba, Santa Fe y el norte bonaerense los lotes de soja se encuentran en muy buenas condiciones, “prevaleciendo un crecimiento excelente como hace años que no ocurre”.
 
 
Maíz. También el maíz se consolida con mejores rindes, arrojando 23,5 millones de toneladas de producción. En Córdoba, Santa y Entre Ríos crecen las expectativas de rendimiento. Santa Fe está muy próxima a los 98 qq/ha, Córdoba a los 82 qq y Entre Ríos podría acercarse a los 81 qq/ha. Nuevos ajustes fueron realizados en el hectareaje implantado en el norte del país, permitiendo expandir el área en 200 mil hectáreas. De esta manera la superficie sembrada con maíz totalizaría 3,9 millones de hectáreas.
 
 
El GEA también señaló que siguió profundizándose el pulso húmedo que acompañó el cultivo desde diciembre en la región pampeana. Sin la consabida falta de agua como protagonista, el ciclo de los maíces sembrados en  fechas tradicionales cumple sus etapas finales afirmando las muy buenas las expectativas de rinde. La tanda posterior está creciendo activamente y aumenta sus requerimientos por lo que serán necesarios nuevos aportes de agua. Para los técnicos del GEA, “aún es difícil estimar resultados productivos para los maíces de segunda o tardíos, que se encuentran en floración o en etapas vegetativas”. Por ahora, no hay motivos que limiten los techos de producción y se podría repetir el buen escenario productivo para los maíces tardíos del anterior ciclo.
 
 
El ajuste al alza en la estimación de la Bolsa es del 5% respecto del guarismo anterior (22,4 millones de toneladas), lo que deja la campaña maicera 2014/15 con 23,6 millones de toneladas de producción. Este rinde nacional se estimó en 73,9 qq/ha
Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *