16 de febrero de 2015 23:41 PM
Imprimir

Reino Unido: industria alimentaria sería la primera afectada al retirarse de la UE

La industria de alimentos y bebidas puede estar entre los primeros sectores que resultarían afectados si el Reino Unido decide renunciar a la UE de aquí a dos años. Las empresas deben comenzar a planificar los trastornos que pueden producirse.

Esta es la evaluación de la empresa de seguridad alimentaria y protección de marca Qadex cuando el jefe de la Cámara de Comercio Británica (BCC, por su sigla en inglés) solicitó un plebiscito para el año que viene en lugar de 2017 para votar la salida o permanencia del Reino Unido en la UE.

El gerente de operaciones de Qadex, Tracey Cranney dijo: “Los fabricantes de alimentos del Reino Unido están abrumados con la legislación europea y salirse de la UE se traduciría en una zona gris de cumplimiento, aún más gris para el Reino Unido. Incluso la legislación escocesa comienza a ser promulgada, esto es el peor escenario del mundo para todos”.

“Los equipos de seguridad alimentaria en el Reino Unido están colapsando bajo la presión de la implementación del análisis de amenazas, control y evaluación de puntos críticos, por la creciente realización de auditorías no anunciadas, la insuficiencia de recursos, los cambios regulatorios, la falta de capacidades y ahora más cambios regulatorios están en camino”, advirtió Cranney.

El plebiscito es una gran amenaza para la industria agropecuaria y alimentaria británicas. El Reino Unido no puede financiar la agricultura al mismo nivel que la Unión Europea. Abandonar la UE podría cambiar para siempre la industria y las empresas tienen que estar preparadas para cualquier resultado.

Si el Reino Unido decide abandonar la Unión Europea y las relaciones comerciales se ven afectadas, los fabricantes tendrían que buscar sus proveedores más lejos, explica Cranney: “El software Qadex audita rigurosamente a los proveedores y elimina los riesgos para las empresas de alimentos que poseen cadenas extendidas de comida. También ayuda a las empresas a reaccionar rápidamente ante el cambiante entorno regulatorio, como lo fueron las nuevas normas de etiquetado incorporadas por la regulación de información nutricional para los consumidores.

John Longworth, jefe de la BCC, instó a quienes formen el próximo gobierno después de las elecciones generales del 7 de mayo a que organicen un plebiscito donde se vote la salida o la permanencia del Reino Unido en la UE, el próximo año en lugar de 2017, como fue prometido por el primer ministro David Cameron. Una pronta votación pondría fin a las incertidumbres que podrían  darse en el periodo previo al plebiscito.

“La incertidumbre siempre es mala para los negocios”, dijo Longworth. “Si vamos a tener un plebiscito debería ser pronto. La mayoría de los miembros de la BCC apoyaron la adhesión del país a la UE. Nuestros miembros quieren abrumadoramente permanecer dentro de la UE, pero no quieren más integración o unirse a la eurozona”.

La BCC representa a empresas que emplean a 5 millones de trabajadores. Los críticos del gobierno predominantemente conservadores acusan de prometer un plebiscito con el fin de atenuar la influencia política del partido de la independencia del Reino Unido, que favorece una salida temprana de la UE, en el periodo previo a las elecciones generales.

Mientras tanto, el ministro de agricultura y alimentos Huw Irranca-Davies dijo a los delegados en la Conferencia de agricultura en Oxford que la incertidumbre que rodea al plebiscito es devastadora para las empresas británicas.

El secretario de asuntos rurales de Escocia y ministro de agricultura Richard Lochhead advirtió: “El plebiscito de Westminster sobre la permanencia o salida de la Unión Europea es una apuesta de 20.000 millones de libras del futuro de la agricultura escocesa y británica”.

Fuente: foodmanufacture.co.uk: food industry may be first hit by EU exit

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *