19 de febrero de 2015 13:24 PM
Imprimir

“Vamos a apostar por la exportación de pescado fresco”

Guillermo Di Costanzo aclara que todavía no se terminó de cerrar la compra de Pesquera Costa Brava, pero acepta el encuentro con REVISTA PUERTO para contar los planes que tiene para devolver la operatividad plena a la planta y flota que perteneció a Francisco Di Leva.

“Hemos acordado por el ciento por ciento del paquete accionario, pero estamos terminando de actualizar y esperando las autorizaciones judiciales. Estamos haciendo una importante inversión para terminar de poner a punto todos los bienes y comenzar a producir cuanto antes”, avisa el CEO de la empresa Guigus SA, la que interviene en el proceso de compra.

Guigus SA cuenta con una planta procesadora y otros activos, todos en la Patagonia, ligados a la pesca del langostino. Di Costanzo confiesa que comenzaron a negociar con Francisco Di Leva en enero de este año.

“Compramos Costa Brava, que desde el 2011 no estaba operando”, aclara el empresario, que prefiere no mencionar el costo de la operación. “Ya tomamos posesión de la planta y de los tres barcos. Omega 3, Pagrus II y Bonfiglio, todos menores de 20 metros de eslora, para la pesca de variado costero”, dice el CEO, al tiempo que aclara que el Pagrus II tiene un contrato de locación hasta mayo próximo. “Lo tiene buena gente, es el activo más cuidado que encontramos y ellos nos entregarán materia prima”, reveló.

Retomando un negocio que históricamente caracterizó a Costa Brava, los nuevos propietarios encararán la exportación de pescado variado fresco. “Creemos que es uno de los pocos nichos donde hay rentabilidad. Exportaremos por avión besugo, mero, pescadilla, pargo… Ya hemos retomado los contactos con los viejos clientes de la empresa que esperan ansiosos el producto. Iremos a Italia, Francia, España, Grecia, Japón, China”, enumera.

De los tres barcos, ya tenemos listo uno para salir a pescar en los próximos días. “Los viajes no durarán más de cinco días. En los dos primeros vamos a congelar las capturas. En los otros tres lo conservaremos fresco, bien acondicionado para exportarlo fresco”, explica Di Costanzo.

Claro que muchas cosas han cambiado en esta última década como para que resulte sencillo repetir la experiencia. “La zona de pesca ya no es la misma, las artes de pesca han cambiado y sobre todo los profesionales, los capitanes ya no son los mismos. Es una pesca de espera, para nada sencilla. Pero estamos convencidos de que disponemos de los recursos humanos como para cumplir los objetivos”, confiesa el CEO de Guigus SA.

En la planta procesadora trabajaban 46 obreros, registrados bajo convenio del 75, más una docena de empleados administrativos. A los afiliados al SOIP se les respetará la antigüedad pero pasarán al Anexo PyME. “Quiero destacar la buena voluntad de los trabajadores y de los dirigentes del SOIP. Se les debía dinero, pasaron unas Fiestas de fin de año sin recibirlo. Tuvieron paciencia y pudimos responderles. Garantizamos todas las fuentes laborales. Algunos se quieren ir y estamos viendo la forma. Vamos a comenzar a trabajar dentro de poco, cuando llegue el primer barco. Queremos sumar más personal en cuanto comencemos a funcionar a pleno”, cuenta el empresario.

Antes de cerrar el acuerdo con Costa Brava, la empresa estuvo en negociaciones con Hong, el titular de Arhehpez. “Evaluamos el traspaso accionario; fue una pena no poder alcanzarlo. Pero creo que las cosas pasan por algo. Acá tenemos barcos, que allá no teníamos. Y contamos con mayores posibilidades. Venimos a trabajar, a crecer. Ojalá podamos poner otra vez esta empresa en marcha”, se esperanzó Di Costanzo.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *