24 de febrero de 2015 15:07 PM
Imprimir

Los márgenes brutos en soja de primera apenas alcanzan para pagar alquileres

Los arrendamientos representan casi la mitad de los costos para el productor en la zona núcleo. La Bolsa de Comercio de Rosario advirtió sobre la necesidad de discutir estos valores.

A pesar de los buenos rindes de soja de primera que se pronostican en la zona núcleo, la Bolsa de Comercio de Rosario advirtió que hay que volver a discutir los valores de los alquileres en el negocio de la oleaginosa, ya que si continúan con estos precios, el cultivo no es rentable. Además subrayó que los insumos y el flete también son un gran peso para el productor.

Según el análisis que realizaron desde la entidad, con un rinde de 35 quintales por hectárea en soja de primera (promedio histórico de la zona núcleo), el margen bruto del productor es negativo cuando alquila, pero es positivo cuando se trabaja en campo propio.

“Si el alquiler asciende a 16 quintales de soja por hectárea en la zona núcleo, se lleva el 47% de los ingresos brutos del productor”, advirtió la Bolsa rosarina. En este sentido, el rinde de indiferencia que permite pagar estos valores de los arrendamientos asciende a 37,5 quintales por hectáreas.

La entidad recalcó que el arrendamiento en la zona núcleo toma relevancia ya que más del 60% de la producción se hace bajo este sistema.

Luego, los insumos y los fletes tienen también un papel trascendental en la rentabilidad del cultivo.Los insumos, en al cual se incluyen semillas, fertilizantes, herbicidas, insecticidas y fungicidas, representan el 20% de los ingresos brutos mientras que el flete, el 13%.

En esta línea, la Bolsa especificó que con un precio de mercado de U$S 235 por tonelada, el ingreso bruto asciende a U$S 822 por hectárea (obteniendo 35 quintales por héctarea). Pero el total de costos que tiene el productor de la zona núcleo es de U$S 860 por hectárea. Aquí se congregan los gastos de implantación (labores e insumos) que alcanzan los U$S 254 por hectárea, los costos de cosecha y seguro que totalizan los U$S 80 por hectárea, los gastos de comercialización (incluyen fletes ) que llegan a U$S 137 y el costo del arrendamiento, que es de U$S 388.

Ante este panorama el margen bruto en soja de primera es negativo en U$S 38,20 por hectárea. Sin embargo, en campo propio, el margen bruto pasa a ser positivo en U$S 350,68 por hectárea.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *