24 de febrero de 2015 00:14 AM
Imprimir

Comenzará a construirse la planta de biomasa forestal

Lo aseguró el presidente comunal Roque Chávez al regreso de su viaje por el gigante asiático. Ya está elegido el predio de 16 hectáreas que albergará las instalaciones y se conocieron detalles del diseño de la estructura que tendrá un costo aproximado a los 50 millones de dólares. Sobre finales de año era una posibilidad, […]

Lo aseguró el presidente comunal Roque Chávez al regreso de su viaje por el gigante asiático. Ya está elegido el predio de 16 hectáreas que albergará las instalaciones y se conocieron detalles del diseño de la estructura que tendrá un costo aproximado a los 50 millones de dólares.

Sobre finales de año era una posibilidad, muy avanzada, pero posibilidad al fin. Lo novedad es que durante su viaje por China, el jefe comunal de Villa Guillermina, Roque Chávez, recibió la confirmación de la fecha del inicio de obras de la planta generadora de energía a través de biomasa forestal, que aportará 15 MW al sistema interconectado nacional y que será financiada por una empresa líder en el diseño y explotación de usinas eléctricas. Una iniciativa que reactiva el procesamiento de la madera del monte local, como en su momento los hizo La Forestal, pero esta vez con un criterio sustentable.
“Estamos muy contentos. De Asia nos atrajimos la certeza sobre el comienzo de la construcción del complejo, previsto para agosto o septiembre”, le dijo entusiasmado Chávez a Mirador Provincial. El dato salió desde el despacho de Sean Guo, el presidente de Runh Power, la compañía energética que costeará la inversión que alcanza los 50 millones de dólares. El ejecutivo visitó en diciembre el departamento General Obligado y recibió en enero al presidente comunal que trajo la buena nueva a su regreso.

;

 

Manos a la obra

;

El diseño ya está listo y es más: ya están disponibles las imágenes computarizadas a las que accedió Mirador Provincial. Las mismas muestran cómo quedará la planta sobre el terreno elegido en cercanías de Villa Guillermina. “Se trata de un lote de 16 hectáreas que ya fue adquirido y está emplazado en el acceso al pueblo. La arquitectura responde a la lógica de este tipo de emprendimientos pero intenta generar un paisaje amigable con el entorno”, explicó Chávez. El contrato que se firmó hace algunas semanas pauta un plazo de ejecución de los trabajos que va de los 18 a los 20 meses: “para fines de 2016 o principios de 2017 las instalaciones tienen que estar finalizadas”.
El espacio combinará un sector para el acopio de la materia prima, básicamente el residuo forestal que será utilizado en la combustión, un moderno centro de control digitalizado y la usina propiamente dicha. “Generará en principio 15 MW que serán inmediatamente suministrados al Sistema Interconectado Nacional. No obstante los habitantes de esta zona en el extremo norte de Santa Fe, dejaremos de estar sometidos a los cortes fortuitos de luz propios de encontrarnos en uno de los extremos de la red de provisión de la Empresa Provincial de la Energía”, sumó.
“Se van a procesar miles de toneladas de madera al año y abrirá unas 200 fuentes de empleo directo, al menos ese es el número que la compañía china nos compartió entre el personal que se necesitará para la extracción, forestación y generación”, referenció el hombre que desde 2012 está al frente de la comuna de Villa Guillermina. El pueblo en el que hoy viven 2.800 habitantes, supo tener 20.000, cuando los ingleses de La Forestal operaban en la zona extrayendo el tanino del monte autóctono. Cuando la empresa partió primó la desolación en una amplia zona, desde San Justo hasta Florencia. Las localidades sufrieron un éxodo incontenible y el esquema productivo se trastocó, con instalaciones forestales y portuarias abandonadas. El desembolso chino no solo reactiva a gran escala la utilización de un recurso fundamental, sino que aporta esperanza a una región que tuvo que ingeniárselas para seguir adelante cuando su principal industria emprendió la retirada.

;

 

La pata inversora

;

El proyecto existió antes del contacto con los asiáticos. En realidad es una acción coordinada desde 2012 entre el hombre al frente de la comuna que por entonces recién asumía y funcionarios de Nación. En la viabilidad trabajó el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) y tuvieron un rol preponderante los contactos aportados por la secretaria de Integración Nacional, María del Carmen Alarcón. La funcionaria enterada de la necesaria inversión privada para concretar la obra fue quien convenció a los chinos de Runh Power para financiar la iniciativa.
“La empresa oriental se encargará de todo. Sabemos que ellos aportan los 50 millones de dólares, el diseño y la maquinaria. Así se aseguran el fomento de la producción de bienes de capital de origen chino, y como son los productores de energía más grandes de su país y generan excedentes, invierten esos billetes en proyectos extra zona que creen aportarán aún más rentabilidad”, puntualizó Chávez sobre la voluntad que demostró la firma para desembarcar en territorio santafesino.
Lo que sigue ahora es la contratación de las empresas argentinas que completan la estrategia. “Es que Runh Power no será quien construya el complejo de biomasa forestal, ni siquiera lo va a explotar. Ambas tareas se las encargarán a empresarios de nuestro país que los chinos están seleccionando. Ellos definirán quienes serán los aliados locales”, sostuvo la máxima autoridad de Villa Guillermina.
Los asiáticos irán recuperando el desembolso una vez que los motores se pongan en marcha. “Tienen rentabilidad asegurada si consideramos que el costo de producir electricidad mediante la biomasa forestal es cuatro veces más barato que lo que insume una planta generadora a fuel oil. Para ellos representa un gran negocio, y a nosotros nos aporta progreso y empleo con un impacto medioambiental mínimo”, valoró Chávez.

;

 
ESQUEMA SUSTENTABLE

;

El modelo productivo a desarrollar una vez que se corten las cintas merece una reseña. “La utilización del monte nativo es escaso para el emprendimiento. En los primeros 6 o 7 años de operaciones sólo un 10% de la madera empleada será procedente de los bosques autóctonos. El otro 90% llegará desde cuencas forestales creadas especialmente para el procesamiento de la madera ubicadas fundamentalmente en la provincia de Corrientes”, mencionó el presidente de comuna, y agregó: “mientras tanto se irá forestando en el departamento General Obligado para pasado poco más de un lustro, contar con bosques energéticos propios que se usarán estrictamente para alimentar la planta”.
El esquema intenta evitar la depredación de un ecosistema que en tiempo de extracción del tanino sufrió de un exterminio considerable, con consecuencias negativas para la explotación productiva posterior. “Los chinos están impactados con el potencial de combustión de la madera. Ellos tienen plantas de biomasa, pero mediante la quema de residuos, que representan dos mil calorías en combustión. Nuestros árboles posibilitan el doble de las calorías, y vaya que tenemos cientos de especies en el norte santafesino”, menciona Chávez.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *