25 de febrero de 2015 12:45 PM
Imprimir

Abejas en tu patio con un invento que extrae miel pura desde una canilla

Simplemente abriendo una canilla se puede disfrutar de miel fresca, pura y filtrada, que fluye sin pérdidas desde el interior de la colmena al tarro. Este sistema elimina la necesidad de los caros equipamientos tradicionales y es un proceso menos invasivo para las abejas.

Tal como lo describen sus inventores, los australianos Cedar y Stuart Anderson, Flow, el nuevo sistema de recolección de miel, “es la innovación más significativa en la apicultura desde 1852”.

 

Esta invención es revolucionaria en el campo de la apicultura ya que permite recolectar la miel sin necesidad de abrir la colmena y sin perturbar a las abejas. El aparato completo cuesta 600 dólares (más el envío desde Australia) e incluye seis marcos, la “casita” de madera y la canilla entre otros accesorios.

 

 

Extraer la miel de manera sencilla

El proceso tradicional de extracción de miel requiere equipamiento especial para proteger al apicultor de las picaduras y el uso de un ahumador para sedar las abejas. Se abre la colmena y se retiran y transportan los pesados marcos con cuidado de no matar abejas. Procesar los marcos es muy laborioso, ya que se necesita cortar con un cuchillo la cera que corona el marco antes de introducirlos en una centrífuga donde se extrae la miel. Para llegar a un producto puro y limpio se debe filtrar la miel para remover cera y abejas muertas.

 

Con el invento de los Anderson, no sólo se simplifica el trabajo del apicultor, además se elimina el riesgo para las abejas. Cada vez que se abre la colmena se genera una situación estresante para las abejas, pero con este novedoso método esta instancia se reduce a aperturas de mantenimiento periódicas, ayudando a mantener la colonia más saludable.

 

Flow ofrece oportunidades de aprendizaje y unión entre el apicultor y sus abejas. Los paneles transparentes que resguardan la colmena permiten observar a las abejas convertir néctar en deliciosa miel, estar al tanto del estado de la salud en general de la colmena y mantener siempre un nivel óptimo de miel dentro del panal para alimentación de las abejas.

 

El proceso de cosecha no invasivo contribuye a una colmena menos agresiva y más productiva. Las abejas se encuentran más relajadas porque su colmena no se desarma, esto es de particular interés para los apicultores de ciudad, que a menudo reciben quejas de durante la cosecha por abejas enojadas que han picado a sus vecinos.

 

 

Una preocupación ambiental

Con el sistema de extracción de miel Flow, las abejas no son molestadas al desarmar la colmena

Con el sistema de extracción de miel Flow, las abejas no son molestadas al desarmar la colmena

 

Tras este invento yace una genuina preocupación y comprensión del vínculo entre el apicultor y su colmena. “Los apicultores y las abejas tienen una relación simbiótica que data de miles de años”, expresa la descripción del ingenioso invento en la comunidad de financiación colectiva IndieGOGO.

 

Remarcan la importancia de cuidar estos insectos ya que tienen la silenciosa labor de polinizar los cultivos, y en el proceso elaboran deliciosa miel. “Sin abejas no podremos sustentar la vida humana como la conocemos, y sin los apicultores no tendríamos suficientes abejas”, continúa la descripción que motiva al público en general a comenzar su propio panal.

 

La esperanza de los creadores de Flow es que más personas se animen a convertirse en “cuidadores apasionados y defensores de las abejas” para hacer frente a las amenazas que ponen en peligro la existencia de las abejas, y los beneficios ecosistémicos que prestan.

 

 

Más miel, de mejor sabor

Según las estimaciones de sus inventores el volumen recolectado aumenta considerablemente ya que no hay desperdicios, de cada marco se puede cosechar unos tres kilogramos de miel, sumando unos veinte kilogramos por panal.

 

Por la acción de la gravedad la miel baja limpia y pura, sin necesidad de filtrarla o procesarla con calor.

 

Otro beneficio de este invento es el sabor superior, que se asemeja al gusto de la miel silvestre, y se debe a la menor exposición del líquido al oxígeno en el proceso de extracción. Sus creadores invitan “degusta los diferentes sabores de las estaciones”, gracias al sistema de recolección individual por panel que permite cosechar miel todo el año.

 

El sabor de la miel sin procesar extraída con este sistema se asemeja al gusto de la miel silvestre / Foto: HoneyFlow

El sabor de la miel sin procesar extraída con este sistema se asemeja al gusto de la miel silvestre

http://www.lr21.com.uy/ecologia/1218357-extraer-miel-pura-desde-una-canilla-sistema-flow-apicultura

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *