17 de marzo de 2015 12:33 PM
Imprimir

Inseminación artificial a tiempo fijo en bovinos

La inseminación artificial es sin duda la herramienta más antigua y utilizada para lograr el mejoramiento genético en los bovinos. Sin embargo, la .....

 La inseminación artificial es sin duda la herramienta más antigua y utilizada para lograr el mejoramiento genético en los bovinos. Sin embargo, la ineficiencia en la detección y control de los celos ha sido la principal limitante para el uso masivo de esta biotecnología. Durante la década del 70, el descubrimiento de las prostaglandinas y su aplicación para controlar el ciclo estral significaron un gran avance en el control reproductivo de los bovinos. Sin embargo, años más tarde y después de algunas investigaciones, se hicieron evidentes las limitaciones de las prostaglandinas para lograr la eficiente sincronización de los celos.
En los últimos años, gracias al conocimiento de la fisiología del ciclo estral, así como la incorporación de la ultrasonografía para comprender la dinámica folicular de los bovinos, se han  desarrollado tratamientos de sincronización que permiten inseminar artificialmente a las hembras bovinas sin la detección de los celos y que se conocen como protocolos de inseminación artificial a tiempo fijo.

 

La inseminación artificial a tiempo fijo (IATF), se puede definir como una técnica que nos permite mediante tratamientos hormonales, poder sincronizar la ovulación y dar servicio a varios animales en un momento determinado sin la necesidad de detección de celos. Los protocolos de IATF se pueden dividir en aquellos que utilizan combinaciones de GnRH y prostaglandina también conocidos como protocolos Ovsynch y los que utilizan dispositivos impregnados con progesterona junto con estradiol (Bó y col., 2002).
Este artículo tiene como objetivo hacer una revisión y descripción de los programas actuales de IATF así como de los factores que pueden afectar los resultados.

 


Prostaglandinas

Si bien la prostaglandina F2α (PGF) constituye el tratamiento más utilizado para la sincronización de celos en bovinos, su uso tiene varias limitaciones importantes. La PGF solo es efectiva en hembras que se encuentran ciclando, con un cuerpo lúteo (CL) funcional. Además la PGF no es efectiva para producir luteolisis en los primeros 5 días del ciclo estral y si esta fuera aplicada cuando el ciclo estral es avanzado (día 16 en adelante) puede que la luteolisis ya haya comenzado por acción de PGF endógena (Seguin 1987). Cuando la PGF es aplicada produce luteolisis o eliminacion del CL, la aparición del celo subsiguiente se distribuye en un periodo de 6 días. Esta dispersión de los celos es debida al estatus o desarrollo folicular al momento del tratamiento. Debido a esto los tratamientos con PGF no constituyen una alternativa para poder realizar la inseminación artificial a tiempo fijo al no producir una sincronía de los celos suficiente. En la actualidad se utilizan programas de dos inyecciones de PGF con un intervalo de 11 o 14 días. En teoría todas las hembras deberían tener un CL que responde a la segunda aplicación de PGF, por lo que se esperaría que la presentación de los celos se agrupara en un periodo 3 a 5 días en los animales tratados después de esta segunda PGF (Seguin 1987). Con esto se busca reducir al máximo los días destinados para la detección de celos.

 


Protocolos con GnRH y Prostaglandina (Ovsynch)

En estos protocolos se aplica una primera inyección de GnRH que sincroniza el desarrollo folicular, seguida de la aplicación de PGF 7 días después y una segunda aplicación de GnRH 48 horas más tarde la cual sincroniza la ovulación. La IATF se recomienda entre las 16 y 20 horas después de la segunda GnRH. A estos tratamientos que utilizan la combinación de GnRH y PGF se les conoce como protocolos Ovsynch. Si la segunda inyección de GnRH es acompañada de la IATF al protocolo se le denomina Co-Synch. El protocolo Ovsynch resulta en aceptables tasas de preñez en vacas de leche (Pursley y col., 1997) pero no así en vacas de carne que se encuentran en sistemas de pastoreo extensivo debido al alto porcentaje de hembras que se encuentran en anestro. En nuestro país, la utilización del Ovsynch se ha limitado casi exclusivamente a vacas lecheras, y en las cuales se pueden obtener tasas de preñez de aproximadamente 35 %, que son  similares a aquellas obtenidas después de la IA con celo detectado (Pursley y col., 1997). Por otra parte, el resultado al aplicar este protocolo en vaquillas ha sido muy inconsistente.
Se ha visto que un 30 % de las vacas tratadas con este protocolo no son sincronizadas adecuadamente (Colazo y col., 2009). Esta variabilidad en la sincronización se debe al momento del ciclo estral en que se encuentran las vacas al comenzar el tratamiento. Los animales en los que se inicia un programa Ovsynch entre los días 1 y 4 o los días 13 y 17 del ciclo tuvieron tasas de preñez mucho más bajas que los que se iniciaron en otros momentos (Tatcher y col., 2000). Esto sugiere que vacas que estuvieran entre el día 5 y 12 del ciclo estral al inicio del protocolo Ovsynch responderían mas satisfactoriamente a este protocolo. Una opción para poder conseguir esto, es realizar una presincronización de los celos o Presynch para buscar que los animales estuvieran en este periodo del ciclo más favorable (día 5 al 12) antes del inicio del tratamiento Ovsynch. Este programa Presync-Ovsynch consiste en la aplicación de dos dosis de PGF separadas 14 días y el comienzo del Ovsynch 12 días después de la segunda PGF. En dos estudios separados, el porcentaje de preñez a la IATF fue más alto en vacas lecheras tratadas con el Presync-Ovsynch que en aquellas tratadas solo con el Ovsynch (47% vs 37%; El-Zarkouny y col., 2004 y 49% vs 37%; Moreira y col., 2001). Es importante señalar que, si bien la pre sincronización con PGF es efectiva, solo funcionaria en vacas que están ciclando.
Tomando en cuenta esta limitación, se ha evaluado el uso de un dispositivo con progesterona combinado con el protocolo Ovsynch en vacas lecheras en producción (Pursley y col., 2001) y se ha observado que, los índices de concepción mejoraron en vacas tratadas con el dispositivo con progesterona más Ovsynch en comparación con aquellas tratadas solo con Ovsynch (41% vs 51%; 634 vacas tratadas). Cabe mencionar que no hubo diferencia en los índices de concepción entre ambos tratamientos en vacas que estaban ciclando. Sin embargo, el dispositivo con progesterona aumento notablemente los índices de preñez en vacas que no estaban ciclando (34.7% vs 55.2%; 182 vacas tratadas). Por lo tanto, la adición de un dispositivo con progesterona al protocolo Ovsynch puede aumentar la fertilidad en vacas de leche en producción que no están ciclando.
Recientemente ha sido propuesto un protocolo Co-Synch junto con un dispositivo intravaginal con progesterona por 5 días con IATF a las 72 horas de la remoción del dispositivo (Cruppe y  Day 2011). En este tratamiento sería necesaria la aplicación de dos dosis de PGF al momento de retirar el dispositivo y 12 horas más tarde para el caso de vacas, pero no así para vaquillas, en las cuales una sola dosis de PGF seria suficiente (Rabaglino y col.,  2009). Aunque este tratamiento es relativamente nuevo, podría ser una opción para obtener buenas tasas de preñez en vaquillas lecheras y vacas de carne. Nosotros en la práctica, hemos estado utilizando este tratamiento en vaquillas Brangus con buenos porcentajes de preñez (50 al 60 %), sin embargo al aplicarlo en vacas de esta misma raza, los resultados no han sido muy satisfactorios (aproximadamente 35 % de preñez). Estos datos nos sugieren que estos tratamientos pudieran funcionar mejor en vaquillas que en vacas, en las razas para carne.

 


 

Protocolos con dispositivos intravaginales con Progesterona y Estradiol
Actualmente existen en el mercado varios dispositivos intravaginales  e implantes subcutáneos que liberan progesterona y que han sido utilizados para el desarrollo de protocolos de IATF. Dentro de estos protocolos, el más utilizado es el que emplea dispositivos intravaginales con progesterona, estradiol y PGF (Bó y col., 2002). Este consiste en administrar 2 mg de benzoato de estradiol por vía intramuscular junto con la inserción de un dispositivo intravaginal con progesterona el Día 0 del tratamiento, en el Día 7 u 8 se extrae el dispositivo y se aplica PGF  y 24 h después se administra 1 mg de benzoato de estradiol. La IATF se realiza entre las 52 y 56 h de la remoción del dispositivo (Cutaia y col., 2001).
El benzoato de estradiol aplicado al inicio del tratamiento tiene como función principal producir la regresión folicular y sincronizar la emergencia de una nueva onda folicular 4 días más tarde (Bó y col., 1995, Moreno y col., 2001). Con esto se asegura la presencia de un nuevo folículo dominante así como de un ovocito viable al momento de ser retirado el dispositivo con progesterona (Bó y col., 2008). Por su parte, la progesterona del dispositivo,  suprime el crecimiento del folículo dominante y evita su ovulación. Al momento de retirar el dispositivo con progesterona (día 7 u 8) se administra una dosis de PGF que provocara la regresión del CL que pudiera estar presente (Callejas 2005). Una segunda dosis de benzoato de estradiol 24 horas después del retiro del dispositivo, producirá la ovulación del folículo dominante presente en las hembras tratadas (Callejas 2005).
Este protocolo ha probado ser igualmente efectivo en tratamientos donde el dispositivo permanece 7 u 8 días en la vagina de la vaca, sin que esto afecte la preñez a la IATF (46.6% vs 52.7%; Chesta y col., 2003). También se ha evaluado la preñez al utilizar dispositivos nuevos o de segundo uso (54.1 % vs 55.8 %;  Balla y col., 2005b), no encontrándose diferencias en las tasas de preñez cuando se utilizaron dispositivos nuevos o previamente utilizados. Actualmente se cuenta en el mercado con dispositivos diseñados para ser utilizados una sola vez los cuales contienen menos cantidad de progesterona impregnada. Con el uso de estos dispositivos (de un uso) se pueden alcanzar tasas de preñez similares a las obtenidas con dispositivos de dos o más usos (Maraña 2012). 
Diversos estudios en donde se evaluó la preñez a la IATF en función de la condición corporal (Cutaia y col., 2003), sugieren que las vacas deben estar de estar en una condición corporal (CC) mínima de 2.5 puntos (en una escala de 1 al 5) para obtener bueno resultados de preñez. Se ha podido observar que cuando las vacas se encuentran con menos de 2.5 puntos de CC, la preñez comienza a disminuir, por el contrario cuando las vacas se encuentran demasiado gordas, también la preñez puede verse afectada.
En vacas en lactancia, con cría o en mala condición corporal, una alternativa es la adición de la Gonadotrofina Coriónica equina (eCG) al tratamiento. La eCG es una glicoproteina de larga vida media que tiene en la vaca un efecto similar a la FSH (Murphy y col., 1991) y que puede ser utilizada para estimular el crecimiento de los folículos en el posparto (Yavas y Walton, 2000a). En un trabajo que realizamos recientemente (Maraña et al., 2006), donde evaluamos el efecto de la eCG sobre los índices de preñes en 697 vacas cruza cebú con cría con pobre condición corporal, la aplicación de 400 UI de  eCG al momento de retirar el dispositivo, demostró ser eficaz para aumentar significativamente la tasa de preñez (41.69% con eCG vs 32.77% sin eCG) en vacas con cría cuya CC era comprometida o mala (menos de 2.5; en escala de 1 al 5) pero no así (35.48% con eCG vs 37.84% sin eCG) en aquellas vacas que presentaban una mejor CC (más de 2.5). Resultados similares han sido reportados en varios trabajos (Bó y col., 2002, Cuataia y col., 2003, Baruselli y col., 2005) donde se observo un aumento de los porcentajes de preñez solamente en las vacas con cría con pobre condición corporal cuando se les aplicó eCG en combinación con un dispositivo con progesterona. Esto podría deberse a que vacas con buena CC no necesitarían del estímulo exógeno de la eCG para el crecimiento folicular como ha sido sugerido por Bó y col., (2002) y Cutaia y col., (2003). Por lo tanto, la aplicación eCG sólo incrementaría las tasas de preñez en vacas con cría que presentan una CC comprometida.
Sin embargo, en otro trabajo (Maraña y col., 2005) donde también evaluamos el efecto de la eCG sobre la tasa de preñez en 578 vacas cruza cebú con cría, la eCG no tuvo ningún efecto mejorador de la preñez (41.26 % con eCG vs 40.07% sin eCG) en aquellos animales con mala CC (menos de 2.5). Cabe mencionar que durante este experimento la mayoría de las vacas además de encontrarse con una condición comprometida estaban posiblemente perdiendo peso y esto podría ser la razón por la cual la eCG no mejoró significativamente la preñez. En base a estos trabajos, podemos concluir que si bien, la eCG es una herramienta para incrementar la tasa de preñez en vacas con cría y pobre CC, su utilización y éxito dependería mucho de las condiciones y disponibilidad de forraje al momento de la estación de servicios. 
Estos protocolos que emplean dispositivos con progesterona y estradiol han sido también utilizados ampliamente en vaquillas Holstein y en vaquillas para carne de razas taurus con buenos resultados. Sin embargo en vaquillas de razas cebú o cruza cebú, las cuales han demostrado tener menos capacidad para metabolizar la progesterona de los dispositivos que las vaquillas de razas Taurus o europeas (Baruselli y col., 2005), los resultados han sido inconsistentes. Se ha sugerido que altos niveles de progesterona circulante durante el tratamiento podrían afectar el crecimiento del folículo dominante, la ovulación y por consiguiente el CL resultante (Baruselli y col., 2005) lo que podría comprometer la preñez. Recientemente se ha propuesto (Cutaia y col., 2007) la aplicación de una dosis adicional de PGF al momento de insertar el dispositivo con progesterona nuevo, con esto, se busca provocar la lisis de algún CL que pudiera estar presente en ese momento y así reducir la cantidad de progesterona circulante durante el tratamiento. Los resultados de preñez al realizar esta aplicación de anticipada de PGF, han sido muy alentadores sobre todo en vaquillas cruza cebú, donde se ha podido incrementar la tasa de preñez en aquellas vaquillas que recibieron media dosis de PGF al momento de insertar el dispositivo (día 0) y media dosis al retiro de este (día 8) en comparación con las que solo recibieron una dosis completa el día 8 o día del retiro del dispositivo (62.7 % vs 49.6%; Cutaia y col., 2007).     

 


 

Después de la IATF
Una vez realizada la IATF y considerando que si nuestro programa fue exitoso y preñamos el 50 % de los animales, debemos determinar qué hacer con el resto de los vientres que aun continúan vacios. La mejor opción siempre dependerá de la situación y características de la explotación así como de los recursos con los que se cuente.

 


Repaso con Toros

Una opción es que las vacas sean enviadas a continuar con el empadre con toros del rancho. Se recomienda esperar por lo menos 7 días entre la IATF y el envío de los vientres con los toros para de esta forma, al  realizar el diagnostico precoz de gestación por medio de ultrasonografía a los 30 días posteriores a la IATF, poder diferenciar la preñez resultado de la IA o de la monta de los toros. Mediante este diagnostico precoz de preñez a 30 días, solo seria visible la gestación producto de la IATF, mientras que, si algunas vacas ya hubieran sido servidas por lo toros, esta gestación aun no podría observarse por tener menos de 28 días, que son los días mínimos necesarios para poder realizar el diagnostico con ultrasonido.
Si se decide hacer un repaso con toros, es importante considerar el uso de toros aptos físicamente, que hayan sido evaluados satisfactoriamente en un examen de calidad seminal y que estén sanos.

 


Programas de Re sincronización

En la actualidad se busca la optimización de los programas de IATF mediante el uso de la ultrasonografía para el diagnóstico precoz de preñez y la aplicación de protocolos utilizando dispositivos intravaginales con progesterona combinados o no con benzoato de estradiol con el objetivo de que los retornos al estro luego de la IATF se produzcan un periodo corto y determinado de tiempo.

 
Re sincronización mas IA a celo detectado
Esto se logra reinsertando un dispositivo intravaginal con progesterona el día 13 posterior a la IATF a todas las vacas que entraron al programa. Siete días después (día 20 pos IATF), el dispositivo es retirado y a partir de este momento se detectan celos durante 5 días. Solamente las vacas que no quedaron preñadas con la IATF serán las que deberían entrar en celo y ser inseminadas. Con este programa de re sincronización de los celos, podemos lograr hasta un 75 % de vacas preñadas por IA (50% en la primera IA y 50% en la segunda IA). En un trabajo (Balla y col., 2005) donde evaluamos este programa en 121 vaquillas Brangus y Braford, obtuvimos una preñez total de 80.3% (63.9 % en la primera IA y 66.7% en la segunda IA). Este estudio demostró que es factible alcanzar altos índices de preñes total al aplicar este tipo de programas.  

 
Re sincronización mas IATF
Este programa consiste en reinsertar un dispositivo con progesterona 16 días después de la IATF, 5 días después (día 21), se aplica una dosis de GnRH y son retirados los dispositivos. En el día 28 se realiza el diagnostico de gestación por ultrasonografía. Los animales que resulten vacios al diagnostico, recibirán una dosis de PGF, y 1 mg de benzoato de estradiol 24 horas más tarde (día 29). Todos estos animales serán re inseminados a tiempo fijo el día 30 por la tarde (52 a 56 horas de aplicada la PGF). Recientemente se evaluaron los porcentajes de preñez al aplicar este programa en un trabajo (Chesta y col., 2005) donde se utilizaron 154 animales (95 vacas y 59 vaquillas), y en el que se comparo el uso de un dispositivo con progesterona de segundo o de tercer uso en este protocolo de re sincronización con IATF. Los resultados no mostraron diferencia en la preñes a la primera inseminación (44.6% vs 44.1%), segunda inseminación (51.2% vs 55.8%) y preñez total (74.0% vs 75.3%) en vacas o vaquillas que recibieron un dispositivo de segundo o tercer uso respectivamente. Estos resultados demostraron la eficiencia que tiene este programa de re sincronización mas IATF para alcanzar altas tasas de preñez final en un periodo de tiempo corto (30 días).

 


Factores a considerar para la implementación de la IATF

Existen varios factores que debemos tomar en cuenta antes de implementar un programa de IATF y  los cuales pueden afectar nuestros resultados. A continuación describimos algunos de los más importantes.

 
Intervalo parto-tratamiento
La vacas deben de tener por lo menos 45 días de paridas para iniciarlas en un protocolo de IATF, esto nos asegura que su aparato reproductor está completamente recuperado de su ultima gestación. Hay que tener en cuenta que el proceso de involución uterina dura aproximadamente un mes, y durante este tiempo el útero se encuentra en proceso de recuperación de su tamaño y funcionalidad. 

 

 

Palpación pre servicio
Antes de iniciar cualquier tratamiento, se debe realizar la palpación rectal de los animales con el objetivo de detectar posibles gestaciones tempranas o anormalidades en el aparato reproductor. En el caso de vaquillas, nos permite evaluar el grado de desarrollo ginecológico. Además, una revisión pre servicio nos permite hacer un diagnostico de la ciclicidad del lote y así hacer una estimación de los probables resultados y seleccionar el protocolo más adecuado.

 
Condición corporal
Se debe de evaluar la condición corporal de los animales antes de iniciar cualquier protocolo. Se recomienda que los animales se encuentren en  una condición  de por lo menos  2.5 puntos en una escala de 1 al 5, para poder iniciarlos en algún protocolo de IATF. La condición corporal nos da también una estimación de la cantidad de hembras que pudieran encontrarse ciclando o en anestro. 

 
Categoría de las hembras
Debemos de considerar con que categoría de hembras estaremos trabajando antes de iniciar los tratamientos. La elección del mejor protocolo dependerá si el lote se compone de vaquillas, vacas secas, vacas con becerro al pie o vacas lecheras en producción.

 
Instalaciones y personal
Se debe contar con las instalaciones adecuadas para el manejo correcto de los animales así como con el personal necesario. Una trampa y manga en buen estado, así como buenos corrales son indispensables para llevar a cabo los tratamientos y realizar la inseminación artificial. Es fundamental evitar cualquier situación que genere estrés en los animales durante los tratamientos ya que esto puede afectar negativamente los resultados. La existencia de personal con experiencia en estos protocolos y que realice el manejo de los animales en forma tranquila es clave para el éxito de los programas.

 
Número de animales a inseminar
Nunca debemos trabajar con lotes de un tamaño que supere la capacidad de las instalaciones y el personal. Los lotes de animales siempre deben ser de un tamaño que nos permita poder trabajar sin complicaciones ni contratiempos. Recordemos que los horarios de aplicación de los medicamentos se deben de respetar estrictamente, por lo que debemos considerar el tiempo que nos llevaría cada actividad. 

 
Sanidad
Los animales que ingresemos a los programas de IATF deben estar sanos, libres de enfermedades infecciosas o que afecten la reproducción, y sin antecedentes de abortos o problemas relacionados con la fertilidad. Debemos evitar incluir en los programas hembras que son repetidoras o que no han logrado quedar gestantes después de haber estado en servicio con toros.

 
Calidad Seminal
La calidad del semen a utilizar es unos de los factores más importantes a tener en cuenta al momento de realizar un programa de IATF. Siempre se recomienda realizar un análisis de calidad seminal antes de la inseminación a  todos los toros a utilizar. Un semen apto debe tener más de 70 % de espermatozoides normales, un mínimo de 25 % de motilidad progresiva con vigor 3 (0= sin movimiento y 5= movimiento rápido donde es difícil seguir una célula) inmediatamente después del descongelado y más de 15 % de motilidad progresiva con vigor 2 a las dos horas de incubación a 37º C. (Recomendaciones de la NAAB: National Asotiation of Animal Breeders, USA).   

 


Conclusiones

Los protocolos de IATF consisten en tratamientos que sincronizan la ovulación permitiéndonos la inseminación de los animales en un tiempo establecido y sin la necesidad de la detección de celos Estos protocolos se pueden dividir en aquellos que utilizan combinaciones de GnRH y prostaglandina conocidos como protocolos Ovsynch y los que utilizan dispositivos con progesterona y estradiol. En vaca lecheras el protocolo más popular es el Ovsynch, con el cual se pueden obtener tasas de preñez similares a aquellas obtenidas después de la IA con celo detectado.
En vacas de carne, el protocolo más utilizado y con el que se han obtenido mejores resultados ha sido el que emplea dispositivos con progesterona, estradiol y PGF. Con estos protocolos se obtienen tasas de preñez de aproximadamente 50 % en vacas y vaquillas cíclicas en buena condición corporal. Para vacas con cría y en mala condición corporal es necesaria la adición de eCG a los tratamientos. En vaquillas, la aplicación de una dosis de PGF al momento de la inserción de dispositivos nuevos, puede mejorar la tasa de preñez.
Actualmente se han desarrollado protocolos de re sincronización que nos permiten concentrar los retornos a celo o re inseminar a tiempo fijo los animales aumentado de esta manera la cantidad de preñeces producto de inseminación un periodo de tiempo corto. 
Existen varios factores que pueden afectar negativamente los resultados de los programas de IATF. Entre estos factores podemos mencionar la baja condición corporal de los animales, la calidad seminal, las instalaciones y el factor humano como los más importantes.  

 


Referencias

Balla E., Maraña Peña  D., Chesta, P., Pincinato D., Tríbulo, R., Bó GA. 2005. Efecto de la dosis de benzoato de estradiol en el momento de la reinserción del CIDR-B en un programa de resincronización de celos en vaquillonas. VI Simposio Internacional de Reproducción Animal, Córdoba, Argentina, abstr.
Balla E., Chesta P., Pincinato D., Maraña Peña D., Tríbul, R., B, GA. 2005b. Efecto del tratamiento con dispositivos intravaginales CIDR-B nuevos o de segundo uso en programas de IATF en vacas con cría al pie. VI Simposio Internacional de Reproducción Animal, Córdoba, Argentina, abstr.
Balla E., Pincinato D., Maraña D., Peres LC., Borges LF., Bó GA. 2006. Effect of the duration of treatment with progesterone vaginal devices on pregnancy rates in cross-breed zebu cattle artificially inseminated at fixed time. Reproduction, Fertility and Development. 18. 112-113.
Baruselli PS., Bó GA., Reis EL., Marques MO. Sá Filho M. 2005. Introduçao da IATF no manejo reproductivo de rebanhos bovinos de corte no Brasil. VI Simposio Internacional de Reproducción Animal, Córdoba, Argentina. pp. 151-176.
Bó GA., Adams GP., Pierson RA., Mapletoft RJ. Exogenous control of follicular wave emergence in cattle. Theriogenology 1995; 43; 31-40.
Bó GA., Chesta P., Cutaia L. Claves para una IAFT exitosa en rodeos e cría. Cuartas Jornadas Taurus de Reproducción Bovina. 2008. Pilar, Buenos Aires, Argentina; 14-33.
Bó G.A., Cutaia L., Tríbulo R. 2002. Tratamientos hormonales para inseminación artificial a tiempo fijo en bovinos de carne: algunas experiencias realizadas en Argentina. Primera Parte. Rev. Taurus. 14: 10-21.
Callejas S. Control farmacológico del ciclo estral bovino: bases fisiológicas, protocolos y resultados. Parte II. Revista Taurus 2005. 24: 22-34.
Chesta P., Pincinato D., Maraña Peña D., Peres LC., Tríbulo R., Bó GA. 2005. Efecto del tratamiento con DIB de segundo o tercer uso en protocolos de resincronización de la ovulación e inseminación artificial a tiempo fijo. VI Simposio Internacional de Reproducción Animal, Córdoba, Argentina, abstr.
Colazo MG., Gordon MB., Rajamahendran R., Mapletoft  RJ., Ambrose DJ. Pregnancy rates to time-AI in dairy cows treated with gonadotropin releasing hormone or porcine luteinizing hormone. Theriogenology (2009). Doi: 10. 1016.
Cruppe LH y Day ML. 2011. Maximización de las tasas de preñez con inseminación artificial a tiempo fijo con el programa Co-Synch + CIDR 5 días. 9º Simposio Internacional de Reproducción Animal. pp 193-222. Córdoba, Argentina.
Cutaia L., Veneranda G., Tribulo R., Baruselli P.S y Bo G.A. 2003. Programas de inseminación a tiempo fijo en rodeos de cría: Factores que lo afectan y resultados productivos. V Simposio Internacional de Reproducción Animal, Huerta Grande, Córdoba, Argentina. pp. 119-132.
Cutaia L., Peres LC., Pincinto D., Chesta P., Ramos M., Bó GA. 2007. Programas de sincronización de celos en vaquillas de carne: Puntos críticos a tener en cuenta. VII Simposio Internacional de Reproducción Animal. pp 83-93. Córdoba, Argentina.
El-Zarkouny SZ., Cartmil JA., Hensley BA., Stevenson JS. Presynchronization of estrous cycles before Ovsynch and progesterone in dairy cows: Ovulation, pregnancy rates and embryo survival. J Dairy Sci. 2004; 87: 1024-1037.
Maraña D. Programas de Inseminación Artificial a Tiempo Fijo en Bovinos. Primer Magno Evento AMVERAJ. 2012. Tepatitlán, Jalisco.
Maraña D., Cutaia L., Peres L., Pincinato D., Borges LF., Bó GA. 2006. Ovulation and pregnancy rates in pospartum Bos Indicus cows treated with progesterone vaginal devices and estradiol benzoate, with or without eCG and temporary weaning. Reproduction, Fertility and Development. 18.  116-117.
Maraña D., Cutaia, L., Borges Kruel, L.F., Pincinato, D., Peres Coelho L., Balla, E., Bó, G.A. 2005. Efecto de la aplicación de 400 UI de eCG y enlatado sobre los porcentajes de preñez vacas posparto tratadas con DIB y benzoato de estradiol. VI Simposio Internacional de Reproducción Animal, Córdoba, Argentina, abstr.
Martinez MF., Adams GP., Bergfelt JP., Kastelic JP., Mapletoft RJ. Effect of LH or GnRH on the dominant follicule of the first follicular wave in heifers. Anim Reprod Sci. 1999; 57: 23-33.
Moreira F., Orlandi C., Risco CA., Mattos R., Lopes F., Thatcher WW. Effects of presynchronization and bovine somatotropin on pregnancy rates to a timed artificial insemination protocol in lactating dairy cows. J Dairy Sci. 2001; 84: 1646-1659.
Moreno D., Cutaia L., Villata ML., Ortisi F., Bó GA. Follicle wave emergence in beef cows treated with progesterone releasing devices, estradiol benzoate and progesterone. Theriogenology 2001; 55; 408.
Murphy, B.D., Martinuk, D. 1991. Equine Chrorionic Gonadotropin. Endocrine Reviews; 12: 27-44.
Pursley JR., Mee MO., Wiltbank MC. Syncronization of ovulacion in dairy cows using PGF2α and GnRH. Theriogenology 1995; 44: 915-923.
Pursley JR., Wiltbank MC., Stevenson JS., Ottobre JS., Garverick HA., Anderson LL. 1997. Pregnancy rates per artificial insemination for cows and heifers inseminated at a synchronized estrus. J Dairy Sci. 80; 295-300.
Pursley JR., Fricke PM., Garverick HA., Kesler DJ., Ottobre JS., Stevenson JS., Wiltbank MC. 2001. NC-113 Regional Research Project. Improved fertility in noncycling lactating dairy cows trated with exogenous progesterone during Ovsynch. Midwest Branch ADSA 2001 Meeting, Des Moines, IA; 63 abstr.
Rabaglino MB., Risco CA., Santos JEP, Thatcher WW. 2009. Estrategias de manejo para optimizar la eficiencia reproductiva en vaquillonas lecheras de reemplazo. 8º Simposio Internacional de Reproducción Animal. Córdoba, Argentina
Seguin B. Control of the reproductive cycle in dairy cattle. Proceedings of the Annual Meeting of the Society of the Theriogenology. 1987 pp: 300-308.
Thatcher WW., Moreira F., Santos JEP. Strategies to improve reproductive management of dairy cows. Advances in Dairy Technology 2000; 12:177-193.
Yavas Y. and Walton J.S. 2000a. Postpartum acyclicity in suckled beef cows: a review. Theriogenology. 54: 25-55.

 

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *