18 de marzo de 2015 19:52 PM
Imprimir

Rescatar a pobres millonarios

La Presidenta, en campaña ! ! !

Al iniciar su primer gobierno, en 2008 y en medio del conflicto con el campo, Cristina descalificaba a los chacareros de 100 o 200 hectáreas con el argumento de que su campo valía 1 millón de dólares o más. Ahora, al final de su gestión, la Presidenta por fin descubrió que esos mismos productores, unos 46.211, se caen del mapa y deben ser socorridos por el Estado. Se decidió así otorgar a cada uno de ellos un promedio de 4.500 pesos mensuales, una suma equivalente a 7 AUH (Asignación Universal por Hijo).
Se trata de una “segmentación” de retenciones mentirosa, porque nada tiene que ver el mecanismo con la alícuota de ese tributo. Cualquiera sea su tamaño, los productores seguirán cediendo 35% de la soja, 24% del trigo y 20% del maíz. Y así, el sector seguirá aportando más de 70.000 millones de pesos con cada cosecha. Lo que sucedió ahora es que Economía tomará una pizca de esos recursos para crear un fondo de 2.500 millones de pesos, con el cual subsidiará a los productores de hasta 700 toneladas de producción (es decir, los de 100 o 200 hectáreas). El impacto fiscal será mínimo porque aunque sean la mayoría (46.000 sobre 70.000 en total), esos chacareros aportan solo 12% de la producción total.
Para la Federación Agraria, que negoció este salvataje al margen de la Mesa de Enlace, la medida es bienvenida porque significa una inyección de dinero fresco en un año de números rojos. La opción era sencilla: para el campo no cambia nada, pero para muchos productores este subsidio puede significar la supervivencia. Los más chicos, de hasta 300 toneladas, pueden llegar a cobrar hasta 80.000 pesos en total.
Si se cumplen las promesas, el dinero llegará a los chacareros a partir del 15 de abril. Los pagos serán mensuales y se estirarán hasta octubre, mes de votación. Luego se verá. En este salvataje, ya sea por convicción o por conveniencia electoral, el Gobierno deslizó que hará la vista gorda si existe una deuda con AFIP. Siete años después, finalmente parece haber entendido que no siempre es millonario quien está parado sobre un campo de 1 millón.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *