19 de marzo de 2015 12:52 PM
Imprimir

Rizobacter suma tecnología en curasemillas de trigo y cebada

Los nuevos curasemillas Compinche SX y Tenacius SX, incluyen la molécula Sedaxane que brinda control total de hongos y potencia el crecimiento de las raíces.

Rizobacter suma tecnología de última generación a su propuesta para el tratamiento de semillas de trigo y cebada, una práctica acentuada en los últimos tiempos y que resulta de vital importancia para cuidar la sanidad de los lotes, asegurar una correcta emergencia y posterior desarrollo de los cultivos.

A la formulación de sus dos modernos terápicos de semilla Compinche SX y Tenacius SX  se incorpora un nuevo complejo químico en el que se destaca la nueva molécula Sedaxane, desarrollada por la compañía Syngenta, un ingrediente activo de amplio espectro que acentúa, especialmente, la acción contra hongos del suelo, de la semilla y enfermedades foliares tempranas de los cereales de invierno. Además suma un efecto muy positivo en el desarrollo de las raíces que favorece la absorción de agua y nutrientes, cuestión fundamental para que  la plántula pueda sortear y tolerar mayores condiciones de estrés.

Por ser una carboxamida específicamente seleccionada para prevenir el ataque de Rhizoctonia spp., Sedaxane asegura un mayor y efectivo control de éste  patógeno que es en la actualidad uno de los más estudiados debido a su afección en numerosos cultivo. Se trata de un hongo de difícil manejo que se manifiesta de modo agresivo en numerosas regiones de Argentina. Se ha demostrado que cuando ataca en la etapa temprana llega a producir pérdidas superiores al 40% del rendimiento. 

El nuevo  activo Sedaxane posee una capacidad única de persistir durante mayor tiempo en la rizosfera garantizando  protección más prolongada durante la emergencia y crecimiento de la plántula.  Por otro lado, a diferencia de los productos tradicionales, posee una amplia movilidad, no sólo garantiza un sistema ascendente, sino también descendente, favoreciendo la acumulación del activo sobre nuevas raíces con lo que las protege del ataque de este patógeno de suelo.

Cabe destacar que Rizobacter es la única compañía en la Argentina, y una de las pocas en el mundo, que ha incorporado en sus curasemillas la molécula Sedaxane, un logro tecnológico de Syngenta.

Una de las virtudes fundamentales por la cual  se seleccionó esta molécula para la nueva formulación, es su capacidad de vinculación directa y positiva sobre el desarrollo de las raíces denominado efecto “Rooting Power”, nombre que Syngenta presenta ante la producción agrícola mundial este notable beneficio.

Es clara la ventaja competitiva de tener raíces más fuertes y sanas desde el comienzo: permite al cultivo un mayor desarrollo inicial, ayuda a la captación de nutrientes y recursos aumentando la capacidad de tolerar los ataques de los patógenos.

Las raíces densas y profundas mantienen la absorción de agua durante períodos de estrés hídrico. Cualquier disminución del desarrollo radicular complica la absorción de agua y nutrientes, lo cual puede ser muy restrictivo para algunas plantas y perjudicar los rendimientos. No es un tema menor si se tiene en cuenta el alto costo energético que tiene la planta para su proceso de absorción o para soportar una enfermedad como Fusarium o Rhizoctonia.

El  mejor desarrollo de la raíz que brinda el efecto “Rooting Power” y su eficiente control de patógenos, favorecen el estado general de los cultivos y potencian el crecimiento aspectos claves para que puedan expresar el mayor potencial de rendimiento.

“Estamos muy orgullosos de incorporar la tecnología Sedaxane con Rooting Power de Syngenta a nuestros tratamientos de semillas para cereales de invierno. De esta manera reafirmamos el compromiso de Rizobacter de ofrecer a nuestros clientes la mejor tecnología disponible a nivel mundial”, afirmó Ricardo Yapur, CEO de Rizobacter.

De esta manera se oficializa una nueva alianza estratégica entre las compañías, favoreciendo el acercamiento de tecnología de punta que redundará en una mayor protección y rendimiento de los cultivos de invierno como el trigo y cebada.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *