21 de marzo de 2015 16:12 PM
Imprimir

Un nuevo escenario y otros protagonistas debilitaron esa mística de la Mesa de Enlace

Los ex presidentes de las cuatro entidades que la fundaron critican el alejamiento de la FAA

La gesta del campo de 2008 mostró la férrea unidad de las entidades del campo en rechazo de la recordada resolución 125. Productores, dirigentes y gran parte de la ciudadanía alzaron la voz de rechazo al unísono.

Allí nació la Mesa de Enlace, que con esa mística de unidad, encabezó una dura batalla de cuatro meses en la que logró meterse en la opinión pública, que hasta entonces miraba con cierta indiferencia lo agropecuario. Se sucedieron multitudinarias movilizaciones, cortes de rutas y concentraciones, como los actos en el Monumento a la Bandera, en Rosario, y en el Monumento de los Españoles, en Palermo. Finalmente, el voto “no positivo” de Julio Cobos significó un triunfo para el campo.

Siete años después el escenario ha cambiado. Aunque para el campo no se resolvieron problemas como las restricciones a las exportaciones y la presión fiscal, entre otros, en la sociedad comenzaron a instalarse otras preocupaciones, como la inseguridad, la inflación y la corrupción, que fueron corriendo el eje de la atención.

En esta nueva realidad la Mesa de Enlace fue perdiendo esa gravitación que tuvo al principio a medida que sus dirigentes cumplían sus ciclos y eran relevados. Y ahora, en 2015, se acaba de producir un hecho que sus pioneros creyeron que nunca debió ocurrir: la separación. Cuando 15 días atrás la dirigencia convocó a un cese de comercialización, la Federación Agraria Argentina (FAA) no participó y acordó con el Gobierno medidas de apoyo para los pequeños productores que muchos dudan de su efectividad. Una herida grave para esa mística de 2008.

 

 

Las ideologías, en el cajón

“Las distintas ideologías de las entidades existían, pero en ese momento las dejamos en un cajón”, recordó a la nacion Luciano Miguens, por entonces presidente de la Sociedad Rural Argentina y uno de los creadores de la Mesa, junto a sus pares de Confederaciones Rurales Argentinas, Mario Llambías; de la Confederación Intercooperativa Agropecuaria (Coninagro), Fernando Gioino, y de la FAA, Eduardo Buzzi.

“La unidad que nos reclamaron los productores nos dio la posibilidad de llegar a ese voto no positivo”, subrayó Miguens, quien también trajo a la memoria de que “hubo muchos intentos por parte del Gobierno de romper esa unidad tentando a la FAA, pero pondero la actitud de Buzzi, que siempre priorizó a las demandas del conjunto”.

El ex dirigente federado, ahora candidato a gobernador de Santa Fe por el Frente Renovador, rememoró que “ante esas circunstancias, hubo una responsabilidad enorme de hacerse cargo ante semejante desquicio que provocó el gobierno kirchnerista”.

Para Buzzi, en 2008 el conflicto del campo era el problema principal que tenía la política y la sociedad. “Había todo un país mirando quien ganaba esa pulseada y tomando parte: una minoría a favor del Gobierno y una abrumadora mayoría apoyando al campo, que era el agredido”.

Por su parte, Carlos Garetto, que al poco tiempo sucedió a Gioino en la conducción de Coninagro, señaló que en ese tiempo el conflicto ocupaba el centro de la atención. “La sociedad veía cómo un gobierno con mucha fuerza y autoritario avasallaba sobre las decisiones del sector más dinámico de la economía del país.”

Sin embargo, para el ahora asesor del equipo económico del massismo, hoy el escenario es totalmente distinto. “La sociedad tiene otras prioridades y preocupaciones, que van más allá del sector agropecuario, como la inseguridad, la inflación y la educación.”

Por su parte, el entonces titular de CRA, Marío Lambías, dijo que en ese momento hubo de parte de la Mesa de Enlace “un claro mensaje a la ciudadanía de que lo que pretendíamos era llevar bienestar a los argentinos con más producción”.

Para el ex dirigente, lo que acaba de ocurrir con la conducción de la FAA “es el resultado de la táctica que el Gobierno intentó utilizar desde el primer día: dividir y enfrentarnos”.

Ícono de esa gesta del campo fue el dirigente entrerriano de la FAA Alfredo De Angeli. Temperamental y combativo, el hoy senador del bloque Pro-Unión por Todos participó de un sinnúmero de movilizaciones y cortes de rutas y hoy recuerda que luego del voto de Cobos fue la voluntad de los productores la que hizo que se mantuviera la Mesa de Enlace. “Hoy, con el cambio de dirigentes, como el caso del actual presidente de la FAA, se ha dejado de cumplir con la demanda de unidad que le piden los productores a la conducción de las entidades.”

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *