22 de marzo de 2015 14:39 PM
Imprimir

El municipio evalúa la apertura de un frigorífico en General Villegas

Fue un pedido del SENASA luego del caso positivo de triquinosis. La medida buscaría ayudar a los productores locales que, actualmente, están obligados a comprar y faenar en frigoríficos regionales

La reciente detección del caso positivo de triquinosis en una muestra de carne porcina cambió el panorama de los chacinadores locales.

El municipio, a través de su Secretaría de Promoción, actuó según el protocolo: se decomisaron todos los embutidos elaborados por el productor y se le dio intervención a SENASA y al Ministerio de Asuntos Agrarios de la Provincia de Buenos Aires.
 
Mediante un comunicado firmado por el Secretario de Promoción, José Luis Castilla, y ante el foco de triquinosis que fuera detectado por la oficina de Bromatología, la Municipalidad de General Villegas, el Ministerio de Asuntos Agrarios y el SENASA (amparados por la Ley N° 18284 del Código Alimentario, Ley Provincial N° 11123 y Resolución de SENASA N° 555/06), dispusieron la prohibición de la elaboración y comercialización de carne de cerdo y sus derivados (chacinados, embutidos y productos de la salazón) que no provengan de frigorífico o fábricas habilitadas para tal fin. Asimismo, en dicho comunicado se informó que en caso de incumplimiento se procedería al decomiso de la mercadería y se haría responsable civil y penalmente al que incurriere en esa falta.
 
 
 
El panorama tras el foco de triquinosis y el proyecto de apertura de frigorífico
 
“El SENASA y el Ministerio de Asuntos Agrarios estuvieron trabajando en nuestra ciudad, llevando adelante el protocolo que a ellos les rige. Solamente se puede faenar en lugares habilitados por ambos organismos”, había destacado Castilla en declaraciones a este medio.
Sin embargo, esta medida preventiva de faenar únicamente en frigoríficos o lugares habilitados afectó económicamente a la gran cantidad de productores porcinos locales, quienes se vieron obligados a comprar y faenar en frigoríficos regionales debido a que no hay ninguno radicado en el distrito de General Villegas.
 
El secretario de Promoción, José Luis Castilla, adelantó a Actualidad que el municipio se encuentra elaborando un proyecto, con el objetivo de brindarles una solución a todos los villeguenses que se dedican a la elaboración y venta de embutidos y chacinados. “Por pedido del SENASA y ante la emergencia por la que están atravesando los productores, desde el municipio se decidió apoyar la apertura de un frigorífico en General Villegas. Sería un emprendimiento privado, pero contaría con la ayuda del gobierno municipal. En unos pocos meses, estaría funcionando. Por el momento los productores tienen que tener paciencia y mandar a todos sus animales al frigorífico”, expresó el funcionario.
 
 
 
 
El SENASA tomó medidas sanitarias ante el hallazgo de triquinosis en General Villegas
 
En un comunicado del Centro Regional Buenos Aires Norte, el SENASA informó que: “El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA) realizó nuevos operativos sanitarios en respuesta al hallazgo de cerdos con triquinosis, en establecimientos de General Villegas, provincia de Buenos Aires. Profesionales del SENASA, con el apoyo de la Patrulla Rural local, inspeccionaron los predios e interdictaron y enviaron a faena controlada a todos los porcinos encontrados en cada uno de los lugares. El SENASA actuó tras el hallazgo de triquinosis porcina, detectada mediante la prueba de digestión péptica en muestras remitidas al laboratorio municipal de Villegas. Se trabajó junto a autoridades del Ministerio de Asuntos Agrarios de la provincia de Buenos Aires y la Municipalidad de General Villegas. En tanto, personal de bromatología incautó la mercadería existente en el local donde se elaboraban los embutidos”.
 
En dicho comunicado, el SENASA recuerda que la triquinosis es una enfermedad zoonótica que puede estar presente en la carne cruda o mal cocida de cerdos y ciertos animales de caza, como jabalíes o pumas. Las personas se enferman cuando comen carne cruda, chacinados o embutidos sin el control sanitario adecuado.
 
Los cerdos pueden contraer la triquinosis cuando son criados en malas condiciones de higiene, con presencia de roedores y alimentados con basura o restos de comida no adecuada.
 
Los cerdos parasitados no tienen síntomas y tampoco se alteran las características de su carne.
 
No existen vacunas ni tratamientos para realizar en el animal vivo, por lo tanto las medidas de prevención consisten en el cuidado de la higiene durante la crianza y, fundamentalmente, en el control de la carne previo al consumo.
 
La salazón, el ahumado y la cocción en microondas no son suficientes para matar las larvas del parásito.
 
En caso de faena domiciliaria para autoconsumo, antes de consumirla se debe enviar un trozo de músculo (preferentemente entraña) a un laboratorio para ser analizado mediante la técnica denominada Digestión Artificial, que permite detectar la presencia de larvas de Trichinella spp.
Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *