26 de marzo de 2015 00:14 AM
Imprimir

La industria frigorífica permanece en jaque por el atraso cambiario

Según la Cámara de la Industria y Comercio Cárnico de la República Argentina (Ciccra), la situación económica los complica tanto como los canales de venta ilegales, en los que faltan controles sanitarios y fiscales.

 

La Cámara de la Industria y Comercio Cárnico de la República Argentina (Ciccra), informó sobre la grave situación que atraviesa la industria frigorífica y que, según su visión, tiene raíz en “una política macroeconómica que conspira contra las exportaciones de carnes y de todas las producciones regionales (…) y en la falta de control comercial y sanitario en la industria del consumo”. 

Para la entidad, el problema está sustentado también “por la inacción de la Useci, hecho que mantiene en el tiempo la política llevada adelante por Guillermo Moreno, es decir, supermercadismo y Saladita. Lo que se traduce en un mercado formal con altos precios y Precios Cuidados (supermercados) más un sector informal sin ningún tipo de control sanitario ni fiscal (Saladita)”. 

En cuanto a ese sector informal al que se alude, desde la Ciccra indican que allí “se encuentran las seudocooperativas e industrias, sin un verdadero control del Senasa, y los frigoríficos provinciales y municipales de todo el país. Da toda la sensación de que hay empresas que, en virtud de la impunidad con la que operan, tendrían protección política, por lo que los organismos del Estado no funcionan ante el temor de los funcionarios a represalias”. 

La cámara sigue haciendo responsable al ministro de Economía de la Nación, Axel Kicillof, y al secretario de Comercio, Augusto Costa, “por el cierre de fábricas exportadoras que se verá en el futuro si no mejora el tipo de cambio efectivo para la industria y si comienzan a generarse problemas de salud por falta de controles sanitarios”. 

La realidad ganadera ve en un proceso de mejora; pero se trata de una actividad que requiere unos tres años hasta empezar a notar cambios más palpables, destacó el diario Perfil. 

 

La industria se muestra como el segmento que más sufre el deterioro como parte de la caída de las ventas externas, lo que los margina del negocio. En cuanto a los números de la producción, en el segundo mes del año, la faena de hacienda vacuna ascendió a 971 mil cabezas, frenando siete meses consecutivos de caídas; incluso se notó una mejora respecto a un año atrás, ya que la actividad creció 3,8%, tasa que llegó a 15,3% cuando se tiene en cuenta que en febrero de 2015 hubo dos días hábiles menos que en febrero de 2014. 

En febrero de 2015 la producción de carne vacuna ascendió a 214 mil toneladas, el 4,9% anual. Corregido por la cantidad de días hábiles, para la Ciccra ese guarismo llegó al 16,5% anual. En el acumulado del bimestre se produjeron 445 mil toneladas, el 2,6% por encima de lo registrado un año atrás. 

De lo producido, 417,7 mil toneladas fueron al mercado interno, el 2% más que en igual lapso del año anterior. En lo que respecta al consumo por habitante, el promedio de los doce meses que finalizaron en febrero de 2015 llegó a 59,0 kg, el 5,6% menos que en 2015. En cuanto a las exportaciones, en enero se certificaron envíos por 11.435 toneladas, agregó el matutino.Finalmente, en el primer bimestre de 2015 la velocidad de crecimiento de los precios de hacienda en pie y de las principales carnes consumidas por los argentinos continuó cayendo, como sucede desde la segunda mitad de 2014. 

Miguel Schiaritti, presidente de la Ciccra, señaló: “A pesar de la suba de 5,6% que el precio de la hacienda en pie registró entre diciembre de 2014 y febrero de 2015, en términos interanuales cerró el segundo mes del año con un alza de ‘sólo’ 18% anual, el guarismo más bajo desde octubre de 2013”, dijo. El precio promedio también disminuyó su ritmo de incremento, aunque la intensidad del proceso fue menor. En términos interanuales, el precio promedio de febrero de 2015 se ubicó 21,9% por encima del de doce meses atrás (29,8% anual)”.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *