28 de marzo de 2015 11:54 AM
Imprimir

Reaparición de Mosca de la Fruta pone en alerta a la Región de O’Higgins

CHILE : Un brote en la Cuarta Región y la captura de un ejemplar en el Maule han intensificado las inspecciones del SAG.
La sola palabra produce escalofríos entre los productores agrícolas, la llamada Mosca de la Fruta, ha sido  una de las plagas más destructivas para la agricultura nacional ya que  históricamente su aparición ha producido estragos, por ello la captura de ejemplares en las ciudades de La Serena y  Talca, tiene en alerta y preocupados a los organismos del agro regional.
 
La Mosca de la Fruta es un insecto que utiliza más de 700 tipos de frutos como hospederos, dañando de forma irreversible la producción de los predios agrícolas debido a que sus larvas se alimentan de los frutos, pudriéndolos.  El último brote suscitado en la Región de O’Higgins tuvo lugar el año 2005 cuando debieron ser sometidas a cuarentena 5 mil hectáreas de terrenos , afectando el trabajo  incluso  del sitio de inspección del SAG en Los Lirios.
 
Por eso el brote declarado en la Cuarta Región hace unos días (La Serena fue declarada en cuarentena urbana tras el hallazgo de ocho ejemplares), sumado a la captura de un ejemplar en las cercanías del Rio Claro, prendió las alarmas, con una serie de actividades preventivas locales que partieron con una reunión del Comité Público Privado de la Mosca de la Fruta en la Sexta Región, organismo que aúna a los productores y la entidades respectivas del Ministerio de Agricultura.
 
“Hoy día hay una preocupación con este hallazgo. Es un solo ejemplar, que por el momento sólo significa intensificar la vigilancia, para ver si existe presencia de más ejemplares, pero nos prende las alarmas para estar preparados y en acción permanente para que esto no crezca. La región de O’Higgins es una zona eminentemente frutícola, es la de mayor productividad a nivel nacional y, por lo tanto, cualquier presencia de una plaga que nos pueda afectar en el comercio local y las exportaciones es de nuestra mayor preocupación y tenemos que tomarla con la mayor seriedad posible”, sostuvo José Guajardo, Secretario Regional Ministerial de Agricultura.
 
La detección del ejemplar de Mosca de la Fruta se produjo en el radio urbano del sector poniente de la ciudad de Talca, contiguo al balneario Río Claro. Producto de esta captura, el SAG activó el plan de acciones inmediatas o vigilancia intensiva, que contempló la instalación de aproximadamente 800 trampas de monitoreo específico para la detección de esta plaga, en un área de 6 mil 400 hectáreas en el entorno al punto de hallazgo. Conjuntamente, el Servicio puso en marcha el operativo de muestreo sistemático de frutas de árboles hospederos ubicados en las casas del sector, con el fin de detectar posibles larvas y huevos de la plaga, y descartar la presencia de otros ejemplares.
 
Claudio Moore, encargado de Protección Agrícola del SAG O’Higgins explica las diferencias entre la situación que viven ambas regiones. “En el caso de Talca no es un brote sino una captura simple en que en sectores urbanos se detectó un ejemplar de hembra no inseminada lo que obligó a realizar una vigilancia normal instalando 800 trampas alrededor. A la fecha no se ha capturado nada más por lo tanto es una captura simple y no significa ningún cambio de condición. El caso de La Serena es distinto, eses es sí un brote, y se está desarrollando la campaña de erradicación que si bien es un proceso engorroso porque se van a cuarentenar algunos predios frutícolas, permite seguir exportando fruta”.
 
Por su parte Francisco Duboy representante de Asoex en la región valoró la preocupación del SAG  por mantener vigilada esta plaga. “Creemos que es una buena iniciativa que los privados estemos enterados de lo que está pasando. Saber que hay un problema en Talca, aunque sea una detección menor, sin duda me permite transmitir una alerta. Todos tenemos la experiencia del 2005, que fue una tragedia del punto de vista de los agricultores; por lo tanto, cualquier información que tengamos, que nos permita prepararnos, nos hace valorar la mesa”.
 
 
 
 
OJO CON LOS TURISTAS
En el año 1995 Chile fue declarado como un país libre de  Mosca de la Fruta, lo que  ha permitido que los mercados más exigentes de Europa y Asia permitan el ingreso de nuestra fruta debido a su inocuidad en cuanto a esta plaga. Esta situación no se da en los países vecinos que si están contaminados, por ello, para mantener este estado sanitario, el SAG es sumamente exigente en la revisión de los turistas en los pasos fronterizos debido a que el ingreso de la plaga se produce fundamentalmente por fruta fresca que es traída desde Argentina, Perú y Bolivia.
 
Claudio Moore , experto del área del SAG, explica que la realización hace unas semanas  de un evento turístico en la Región del Maule, el que trajo consigo  la visita de turistas argentinos, pudo ser una fuente de la contaminación: “La mosca ingresa principalmente por los pasos fronterizos ya que todos los países limítrofes la tienen, y pasa porque la gente trae fruta sin declarar. Por eso nosotros subrayamos que quienes viajan no deben traer productos agrícolas que puedan traer la plaga, pero la gente lamentablemente no cumple. Por ejemplo, en el cruce Los Libertadores la gente esconde estos  productos en la maleta o debajo de los asientos y por razones de tiempo no se puede revisar cada detalle; y no hay ningún sistema que nos permita tener un riego cero, por eso la conciencia de los turistas es clave, porque todos los brotes que hemos tenido han sido por personas que trajeron fruta larvada de Argentina, Perú o Bolivia de forma fraudulenta”.
 
Por su parte el director del SAG regional, Rodrigo Sotomayor explica que además de aumentar la frecuencia de los monitoreos  en las rutas de trampas, se está trabajando en los pasos fronterizos, especialmente en el Paso Estival Las Damas de San Fernando, donde se han realizado diversos eventos en las últimas semanas. “Hoy preventivamente lo que estamos haciendo es aumentar la frecuencia en las zonas donde podrían  haber intercambios fronterizos, en el caso de San Fernando donde está el paso Las Damas habilitado temporalmente puede darse perfectamente el tránsito con alta exposición al riesgo, en base a este riesgo se aumenta la frecuencia de inspección. Hasta el momento no tenemos Mosca de la Fruta en la Región de O’Higgins, pero estamos ya distribuyendo los recursos para mantener el sistema activo”.
 
Sotomayor pidió encarecidamente a  quienes participen de actividades turísticas en países vecinos a actuar en conciencia debido al riesgo que corre la agricultura regional, sector que da empleo a miles de personas. “Las Damas es un paso estival, que se habilita temporalmente sin mayor infraestructura, eso significa que si hay requerimientos de la Dirección de Fronteras y dicen que vendrá un vehículo de Argentina el SAG debe ir y participar en la inspección de todas aquellas personas que vinieran desde ese país. Vamos a mandar inspectores al lugar preciso en que pase este vehículo, pero si alguien pasa sin dar aviso expone a la Región a un riesgo increíble “, concluyó el director regional del SAG.
 
 
 
 
La más destructiva de la plagas
Para la Mosca de la Fruta prácticamente todos los frutales sirven de huéspedes. Según Claudio Moore, experto del SAG, son cientos las especies utilizadas como hospederos que pueden albergar sus huevos, mientras que el potencial destructivo del insecto se basa en la pudrición del fruto que alberga los huevos y alimenta la larva que dará vida al nuevo ejemplar. Moore detalla: “Esta es la plaga más importante que afecta a la fruticultura mundial ya que no hay ninguna otra que tenga el mismo impacto. Cuando un macho y una hembra se aparean, la hembra coloca los huevos en distintos frutos hospederos, teniendo algunos favoritos como los carozos, naranjas, granadas, higueras, entre otros. Otra  característica es que  teniendo todas las condiciones, como son  hospederos  y humedad,  va a volar poco pero tiene un gran poder de reproducción, las hembras pueden poner 30 o 40 huevos en distintos frutos. Cuando estos huevos pasan a ser larvas, estas se alimentan del fruto, lo pudren y este  cae al suelo, al caer la larva salta y se entierra unos 3 a 4 centímetros, donde se convierte en pupa y ahí nace el adulto que renovara el ciclo”.
 
Según Claudio Moore esta plaga se asienta especialmente en las zonas urbanas donde no hay una preocupación especifica de las personas por los insectos que afectan a sus árboles frutales. Por ello las labores de monitoreo con trampas se realizan principalmente en los radios urbanos: casas que tienen higueras en sus patios son las más vigiladas debido a que este frutal es sumamente sensible al ataque de la Mosca.  “En la Región tenemos mil trampas de las cuales 500 están ubicadas en zonas urbanas de Rancagua, en casas donde hay higuera, duraznos, limones, y estas trampas las revisamos cada 8 días. Las trampas funcionan atrayendo a los machos a través de la hormona sexual de la hembra, el macho  entra a la trampa y queda pegado, por lo tanto el inspector al revisar la trampa ve si hay presencia o no de la mosca”.
Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *