29 de marzo de 2015 12:59 PM
Imprimir

Las malezas más resistentes : el maíz guacho y la rama negra

Según un ensayo realizado en Gálvez determinan que el tamaño de la maleza es clave para su control. En una jornada en INTA Oliveros, los principales referentes del tema analizaron estrategias para revertir este problema creciente

El ensayo se realizó durante la primavera del año pasado en Gálvez, Santa Fe. El lote de producción se encontraba en barbecho después de un cultivo de maíz de segunda con una cobertura del suelo por el rastrojo y malezas entre el 95-100%. Los herbicidas utilizados fueron seleccionados en base a las empresas que participaron. El ensayo se realizó en microparcelas de 10 metros de largo por 2 de ancho. Los tratamientos se realizaron con una mochila pulverizadora con CO2, con botalón de 2 metros de ancho y boquillas a 0,5 metros de distancia entre sí. Las aplicaciones se realizaron en microparcelas que fueron tratadas con herbicidas no residuales (3 lts. de Glifosato al 48% + 1 lt. de 2,4D ester).

 

“A lo largo de los diferentes puntos evaluados en el trabajo quedó claro que el tamaño de la maleza es clave para la eficacia. Se pudo apreciar que una altura media del escapo floral de 15 cm. es el estado de desarrollo de la maleza a partir del cual, los controles con herbicidas disminuyen en su eficacia”, sostiene el informe elaborado por el Ing. Diego Pérez, del grupo CREA local.

 

“En nuestro estudio, los tratamientos que mejor resultado obtuvieron en cuanto a permanencia de la parcela libre de malezas en comparación con los demás tratamientos, fueron desde el 20 al 30 días de aplicación, dependiendo de los principios activos y dosis utilizadas controlando desde el nacimiento a las malezas indeseables”, agrega Pérez. Luego de 30 días de aplicación comenzaron a reaparecer nuevas plántulas de Echinochloa colona, Eleusine indica y Chloris sp.

 

 

Jornada Nacional de Malezas

Con la participación de unos dos mil asistentes se realizó el miércoles pasado la Jornada Nacional de Malezas organizada por el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación en la Estación Experimental Agropecuaria Oliveros, Santa Fe.

 

“Hay muchos trabajos relacionados con las pérdidas ocasionadas por las malezas, pero no debemos quedarnos sólo con lo que nos dicen esos estudios, sino que con inteligencia y creatividad encontrar las soluciones para solucionar el desafío”, definió José Luis Spontón, Director Regional Centro Santa Fe de INTA, al dar el puntapié inicial.

 

“Este es un tema que tiene dimensiones nacionales”, dijo el secretario de Agricultura de la Nación, Gabriel Delgado, al dejar inaugurada la Jornada. También citó la importancia del tema de los arrendamientos, el impacto económico y el cuidado del ambiente, que estuvieron sobrevolando todos los paneles.

 

Para el director de la Estación Experimental Agropecuaria Oliveros, Ing. Agr. Alejandro Longo, la experimental es una casa de puertas abiertas. “Queremos que la gente venga y se lleve algo respecto del modo para trabajar el problema de las malezas. El punto del temario es que el control químico es una pero no la única manera de trabajar. Hablamos de una paquete de medidas que permiten hacer un control de malezas y el productor debe pensar que tiene que volver más al campo, que hacer mejores controles, hacer monitoreo, hacer rotaciones a pesar de la coyuntura”, sostuvo.

 

Para el Ing. Longo, pasa los mismos con los insectos y con el deterioro del suelo también, por eso “el productor tiene que volver a trabajar en el campo. El sistema se simplificó demasiado y la naturaleza pasó la factura. Hay que conocer los lotes, en conjunto entre los dueños y quienes alquilan, es necesario hacer contratos de arrendamiento por lo menos a 3 años para controlar mejor las malezas, rifar el lote hace que se vaya perdiendo parte del recurso”, explicó a Campolitoral.

 

Legado

Finalmente, la Ing. Agr. María Beatriz “Pilu” Giraudo se manifestó preocupada. “Es una gran preocupación para nosotros por eso creemos el programa REM , cuya mayor fortaleza es involucrar a todos los actores del tema. Productores, técnicos, las compañías, especialistas, expertos, oraganismos públicos y los privados, tratando de anticiparnos a los problemas y llevando posibles soluciones a los productores. El camino es muchísimo más difícil de lo que nos imaginábamos en un comienzo, éramos más optimistas, pero no vamos a bajar los brazos”.

 

Según Giraudo, la peor condición es el monocultivo sojero. “Por eso tanto pregonamos el conjunto de las buenas prácticas agrícolas. Lamentablemente en el país se instaló la idea que al hacer SD ya era suficiente, pero esta debe acompañarse con otras medidas, como la rotación de cultivos para tener el suelo la mayor cantidad del año cubierto, esa es la mejor competencia para las malezas y sobre todo para las difíciles”.

 

Para la titular de AAPRESID los productores “somos los primeros desesperados por el deterioro del suelo y en ese sentido es el pedido a los decisores políticos que las políticas deben cambiarse de manera urgente. Nos enfrentamos a un año con excedentes hídricos, una excelente oportunidad. Necesitamos consumir esa agua con los suelos cubiertos, y la mejor estrategia sería una readecuación de políticas para empezar un camino de recuperación, rotación de cultivos, reposición de nutrientes, monitoreo integrado de plagas y malezas, la posibilidad de cambiar los productos fitosanitarios y sus principios activos”.

 

 

“No nos para nadie”

  • “Queremos despertar a un hito para la historia de la humanidad. En Argentina tenemos desarrollado un paquete tecnológico dinámico que evoluciona. Los productores en Argentina son mucho más jóvenes que en el resto del mundo y eso está muy ligado a la capacidad de adopción de tecnologías nuevas, de innovación y de predisposición para adoptarlas, y eso es otra ventaja impresionante. Si logramos eso, que no debería ser difícil, (debería ser nuestro objetivo personal y profesional) entonces podría ser un hito global desde Argentina que las generaciones actuales entreguen los suelos en mejores condiciones. Para eso, debemos hacer SD, suelos cubiertos de forma permanente para protegerlos, alimentarlos y que estén fértiles, hacer las rotaciones y las alternancias de cultivos, dependiendo del ambiente y el Monitoreo integrado de plagas. Con eso y un uso responsable de fitosanitarios (elección del producto y su manejo), si lo hacemos a los argentinos no nos para nadie, podríamos ser una marca a nivel mundial”, dijo “Pilu”.

 

 

 

El dato

Monitoreo

  • Según el Ing. Agr. Martín Marzetti, de AAPRESID, desde la red REM no creían que habría tantas novedades. “Hasta el momento ya tenemos 20 especies confirmadas, junto a otras alertas amarillas de especies en sospecha”, advirtió. Marzetti sostiene que Santa Fe registra un alto número de malezas, “pero eso no significa que estén en TODOS los lotes, porque todavía algunos siguen bien, otros que empiezan a tener problemas y otros muy complicados, por eso la importancia de alertar al saber que en tu zona hay malezas y se debe prestar más atención”. Para el especialista la prevención es lo básico; también la limpieza de las cosechadoras, la mejora en la calidad de las aplicaciones, pero sobre todo la cantidad de horas – hombre dedicadas a seguir los lotes para detectarlos temprano”.
Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *