17 de noviembre de 2009 22:13 PM
Imprimir

Entrenamiento Ecuestre: Metodología versus precisión

Existen caballos muy nobles, he visto varios que pese a recibir una educación mediocre responden bien y compiten con éxito. Pero eso, en mi opinión produce daño, cuando un caballo rinde pese a ser educado con mediocridad, perjudica a su dueño, al entorno y principalmente a su entrenador, claro que muchas personas no están conscientes de ello.

Un señor decía; "En mi centro amanso los caballos con el método de Amansa Natural, después hago una base con métodos de Horsemanship para terminar y competir con las técnicas Clásicas Europeas.

Así encontré la solución a todos mis problemas deportivos: Jugaré golf con el método de Tiger Woods, tenis con el método de Pete Sampras y conduciré mi auto con el método de Michael Schumacher. Pero, ¿seré un recordman?

En el rubro ecuestre, estos nombres de métodos y técnicas ayudan mucho, pero también pueden transformarse en tu nueva frontera, que te permite avanzar pero te vuelve a encerrar, privándote de alcanzar tu máxima capacidad y la de tu caballo.

Si te ha sucedido que por tu formación ecuestre creíste llegar a la senda definitiva, así como nos puede suceder en cualquier profesión, te sugiero replantearte cosas y analizar fríamente acaso no te has quedado encerrado en ese nuevo corral, mas grande, pero corral al fin.

Si te has desilusionado de algún deporte ecuestre, algún método de entrenamiento o de muchos instructores, quizás es porque viste solo la Apariencia del Método pero no su Esencia Efectiva.

En este plano es necesario entrar en el terreno de la efectividad, reconocer que el caballo percibe el tacto, no los certificados ni condecoraciones del entrenador.

El caballo aprende o modifica positivamente su rendimiento producto de recibir unidades de información entregadas en momentos y condiciones especiales.

Un método es algo que permite al jinete conocer, aprender y resultar convencido o no de algo, pero el caballo aprende y se convence o no, producto de la efectividad del entrenador, de una interacción precisa, automática, que es equivalente a hablar muy bien un idioma.

Permíteme mencionar que la efectividad para entrenar, (enseñar y construir un caballo), no se refiere a la efectividad que tiene un jinete para concursar o competir, son habilidades diferentes, con efectos diferentes en los caballos y en los alumnos.

Me refiero a que es un ajuste muy preciso. Esencialmente la mente del caballo es como un verdadero laberinto que nos ofrece caminos sin salida, círculos sin fin, opciones de alcanzar la meta y opciones de frustrarnos y confundirnos.

Existen caballos muy nobles, he visto varios que pese a recibir una educación mediocre responden bien y compiten con éxito. Pero eso, en mi opinión produce daño, cuando un caballo rinde pese a ser educado con mediocridad, perjudica a su dueño, al entorno y principalmente a su entrenador, claro que muchas personas no están conscientes de ello.

El daño se produce al dueño porque confiará su próximo caballo o el entrenamiento de sí mismo al entrenador, que la próxima vez, difícilmente obtendrá la misma suerte.

Daña al entorno porque personas que están aprendiendo se graban ese modo de trabajo y lo asocian al resultado, piensan que caballos así, se logran de manera tan fácil como lo que han presenciado.

Daña al propio entrenador por convencerlo que está en la senda definitiva. Creerá que sin pulirse ni desarrollar su propia nobleza, puede obtener resultados, esto lo pone en una situación de difícil progreso para el futuro de su carrera, si es que atribuye el progreso a sí mismo, sin contemplar cuando ha sido un golpe de suerte.

Esto es algo bastante frecuente, también debes considerar que ciertos caballos sin ser tan buenos logran seducir a sus dueños y entrenadores, limitando con eso el perfeccionamiento de ese grupo.

Pero a los entrenadores se nos pide hacer buenos caballos a partir de caballos promedio o caballos difíciles, recuerda que tu caballo puede mejorar solo si tu visualizas sus resistencias y su potencial, si te confundes con eso y crees que el caballo está listo, el caballo se queda hasta ahí.

También se detiene el progreso si atribuyes erróneamente las razones de sus limitaciones. Como por ejemplo asumir que esta duro de boca porque supones que le duela la espalda o que se espanta de todo porque su abuelo era así.

Esto es algo intangible al fin, es algo que toma buena forma si tú reaccionas acertadamente al caballo, en momento presente. Es una cosa de sentir, por ejemplo hay muchos jinetes que montan perfecto y compiten con efectividad pero no son buenos enseñadores de caballos, ¿Por qué?

Montar perfecto

Montar o competir bien no es lo mismo que enseñar bien. Hay muchas razones, es más difícil encontrar jinetes que enseñan bien por sobre jinetes que montan perfecto y compiten bien.

Una de las razones para esto es que el caballo aprende en función de las reacciones que ejecute el jinete, en relación a lo que el caballo manifiesta. Pero tú debieses reaccionar a lo que manifiesta el caballo a nivel de sensaciones, intenciones, proposiciones, acciones.

Si reaccionas solamente frente a las manifestaciones más obvias habrá desconexión del binomio.

Si tú montas leyendo tu propia cabeza, sin leer la cabeza del caballo, estarás enseñando con fragilidad y muy posiblemente enseñando cosas contraproducentes. Si montas bien, cada uno de tus actos es como una letra, entonces tienes que ser capaz de diseñar las "palabras" que necesita leer tu caballo cada vez.

El orden en que se ubique cada uno de tus actos, cuales primero, cuales después, cuales si, cuáles no, cuales sutiles, cuales firmes, constituyen una serie. Cada vez que montas, tú creas un mensaje en serie a tu caballo, si la serie no es suficientemente precisa para el caso, no sirve. O sirve para enseñar vicios o mediocridad al caballo y jinete.

Tú educas cuando envías una serie correcta al caballo, si solo haces la forma de un método, apenas tonificas tu cuerpo. No necesariamente al caballo, porque un caballo acostumbrado a montas gimnasticas sin comunicación comienzan a bloquear el efecto de las ayudas, por ejemplo comienzan a endurecer la boca, en consecuencia a eso, levantan mas la cabeza, no flexionan el dorso y así sucesivamente, hasta presentar rigidez en zonas donde quieres elasticidad.

Cada uno de tus actos es correcto si está yendo directamente a tocar una sensación o acción del caballo por un motivo que percibiste, pero no debes pensar que tus actos son correctos solamente por que se ven bien o están gimnásticamente correctos. Veo jinetes que pasan la vida concentrados en proyectar belleza, sin desarrollar jamás una percepción interior, que les permita leer al caballo. Quizás tiene que ver con captar más lo aparente que lo interior, sin embargo para tener éxito enseñando caballos la clave está en trabajar lo interior, de caballo y humano.

Por ejemplo los concursos de Salto están repletos de jinetes que montan bonito pero no se conectan con sus caballos y no son efectivos, porque reciben una instrucción superficial, basada en lo aparente.

Recordé al insuperable Don Américo Simonetti, autoridad mundial en Salto, quien no hace una monta de biblioteca, el tiene una forma especial y única de montar, monta "a su modo" y tiene una efectividad que he trascendido todo.

Me pregunto si él hubiese sido sometido a montar a modo de alumno de escuela tradicional, obligándolo a posicionarse sobre el caballo de un modo uniforme y popularmente aceptado como "monta correcta" ¿No hubiésemos perdido a este astro del Salto? Pero no será también preocupante preguntarse; ¿Estaremos perdiendo algunos Sr. Simonetti por esta mal interpretada búsqueda de la uniformidad?

Creo que cierto grado de uniformidad es posible para los niveles básicos, pero para sacar el Crack que hay dentro de un caballo o dentro de un jinete, amigo, es necesario hacer puntería muy correctamente y no permitir que los métodos te nublen la vista.

Casi saliéndome de lo que muchos quieren oír de mi, se viene a mi memoria muchos jinetes que conozco, con mucho talento pero limitados por un techo de falencias como persona, digamos un ego sin control o quizás cero conciencia con su rededor. He recomendado alguna vez a clientes que no busquen un instructor ecuestre, que busquen un líder espiritual o algo así, pues su límite está en sus carencias como humano, el talento ecuestre está luchando por actuar, pero las falencias humanas lo postergan.

Yo no soy el indicado para mejorar a los jinetes como persona, pero como instructor ecuestre recomiendo a cualquier persona que cultive sus valores humanos y busque fuentes de sabiduría, les aseguro que mejoran en algún grado con los caballos, en mi caso me ha dado resultado y en el caso de mi amigo y cliente Demetriuz Kotrozinis (Multicampeón Internacional de Reining) también, él fue quien me demostró con su ejemplo la importancia de cultivarse lo más posible espiritualmente. Aunque es un trabajo largo e interminable, peor es no iniciarlo.

¿Cuál es el mejor método entonces?

Después de estas breves descripciones sobre sintonía fina con el caballo, las cuales son la fibra con que se teje cualquier cosa como método de entrenamiento, necesito que pienses en los nombres de métodos que quisieras aplicar.

Quisiera motivarte a buscar la esencia eficaz de los métodos, la esencia eficaz de los buenos entrenadores, porque a tu caballo solo le sirve eso, la esencia eficaz. No le sirve para nada ningún método o curso que hagas o ningún certificado de nada si no adquieres su esencia.

La próxima vez que oigas de tal o cual lugar donde se hace amansa X, más entrenamiento Y, más técnicas de competición Z, debes reflexionar si acaso están estos métodos ejecutados a nivel de: Series Correctas, Esencia Eficaz o están ejecutados meramente como Forma de un Método.

También si tu usas o crees usar métodos X, Y o Z, debes reflexionar sobre esto y preguntarte a qué nivel estás. Siempre es posible perfeccionar nuestra aproximación a la Esencia Eficaz de un método.

Si tu ya montas bien, quizás estas en momento de reflexionar sobre cuál de tus actos o que serie de ellos son los que cada ocasión requiere.

Sería interminable entregar recomendaciones prácticas, por esta vía a un público tan diverso, más difícil aún es superar por escrito lo que pueda hacer un buen entrenador local asistiéndote personalmente. Sobre todo tratándose de buscar le Esencia Efectiva del entrenamiento.

Pero una recomendación te quiero dar, es que antes de pensar que los métodos se adquieren como comprarse un sombrero, reflexiones si acaso tú estás aplicando un método a nivel efectivo y fielmente representativo de su esencia o solo estás haciendo una rutina con "cara de método". Esta inquietud vale para métodos de amansa, rodeo, rienda, salto, etc., todos se pueden hacer a nivel de maniquí de método o en sintonía con su esencia efectiva.

Espero sea un mensaje de utilidad.

Rubén Morales
Entrenador de Caballos. Club Ecuestre Internacional. Chile

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *