1 de abril de 2015 10:02 AM
Imprimir

El INTA Rafaela ya está bajo la dirección del Ing. Jorge Villar

SERÁ DURANTE CUATRO AÑOS EL RESPONSABLE DE LA ESTACIÓN EXPERIMENTAL AGROPECUARIA LOCAL

El martes fue un día con todos los climas, como en el campo, madrugada de llovizna, amanecer gris, mañana cálida y un mediodía soleado.
En ese marco se dio uno de los eventos más esperado para la tradicional institución que forma parte del entramado productivo rafaelino. El INTA Rafaela desde ayer tiene nuevo director.
En un acto donde estuvieron presentes el presidente del Consejo y el director del Centro Regional Santa Fe del INTA, Félix Garnero y José Luis Spontón, respectivamente, así como el presidente del Consejo Local Asesor, Darío Uberti; y los integrantes de la Asociación Cooperadora, Norberto Calcha y Jorge Bogero, así como el intendente Luis Castellano, entre otros representantes de entidades de la ciudad y gran parte de la planta de trabajadores de la Estación Experimental Agropecuaria, donde también estuvo el director saliente y homenajeado en el evento, Ing. Carlos Callaci.
Fue Garnero quien destacara en el acto que se trató de la regularización del cargo de Director de esta sede del INTA, “con lo cual se va a profundizar el compromiso adquirido con la realidad y para trabajar en la sostenibilidad de los sistemas productivos, tarea no fácil, más en los tiempos que corren con situaciones inusuales y complejas”, con lo cual es la institución la encargada de “poder desarrollar estrategias de acción, tendientes a revertir situaciones particularmente hostiles como las de los últimos tiempos, con un fuerte involucramiento en lo que está sucediendo”.
La riqueza de la experimental y su área de extensión debe multiplicarse con el paso de los años, en una apuesta institucional a través de su gente.
Spontón tuvo la responsabilidad de ponerlo en funciones, luego de obsequiarle un libro, destacando que “no sólo será del Director la función de hacer una revisión de la consistencia y la coherencia en función de la demanda sectorial de las tareas cotidianas, sino que será responsabilidad de todos.
A Jorge le toca el desafío de llevar adelante una experimental que tiene su prestigio y que debe ponerla un escalón más arriba, como es su deseo, que es lo que debemos cumplir todos los que trabajamos en organismos del Estado”, aludiendo al trayecto que durante cuatro años encare este profesional ya afianzado en la vida de nuestra ciudad.
El proceso de un concurso público, demuestra ordenamiento y transparencia, hecho que se revaloriza en el INTA que ya cuenta con 58 años de historia, al tiempo que desde 1985 con la creación del Centro Regional, los esfuerzos de las tres experimentales santafesinas se aúnan para potenciar los resultados.
A su tiempo, el Intendente le deseó éxitos en la gestión, augurando que el INTA “siga participando en los espacios institucionales y de diálogo que venimos llevando adelante, como lo es el Consejo Consultivo, la Agencia de Desarrollo Acdicar”, entre otros ejemplos, remarcando la voluntad de “acompañar todos los trabajos conjuntos que podamos hacer”.
En el cargo Nacido en Buenos Aires el 23 de setiembre de 1956, Jorge Villar Ezcurra se recibió de Ingeniero en Producción Agropecuaria en la Universidad Católica Argentina en 1978 y también Licenciado en Ciencias Agrarias, obtuvo su Master of Science en Fisiología y Producción de Cultivos en la Universidad de Nebraska, Estados Unidos, en 1988. Trabaja en el INTA hace más de tres décadas y cumple unos 25 años ya en la EEA de Rafaela, habiendo ocupado cargos de coordinación de área, jefatura de grupos de trabajo y también fue director reemplazante, además de responsable técnico del Laboratorio de Agua y Suelos, integrante de la Comisión Asesora de Publicaciones y referente regional del Proyecto de Intensificación de Granos. Es referente provincial de la Red de Información Agroeconómica Nacional (RIAN) y contribuye a la formación académica y profesional de muchos jóvenes a través de la coordinación de entrenamientos y becas.
Con todo ese caudal de experiencia se presentó el 2 de febrero al concurso por la dirección, resultado primero. Así llegó a la mañana del martes, en la que asumió contento el cargo, pero sabiendo el peso de esa jerarquía.
Hizo historia sobre la entidad, habló de la importancia del trabajo del INTA y su llegada a los sectores más vulnerables de la producción, siendo los responsables del dinamismo sectorial, quienes a la vez acompañaron a la entidad en todo momento.
“INTA Rafaela es sinónimo de lechería y su nombre trasciende las fronteras provinciales y nacionales” por investigación y desarrollo aplicado ante un sector que resulta de un proceso de concentración y especialización, sin embargo también hay aportes remarcables desde los horizontes de la ciencia, para todos los sectores que ofrece la provincia de Santa Fe, desde la ganadería extensiva, las zonas mixtas y las claras zonas agrícolas. Dar respuesta a todos es lo que propuso Villar, a todo el personal de alta formación académica.
“El INTA como organismo de ciencia y técnica requiere de ideas innovadoras, que deben ser plasmadas en realidades”, con un “trabajo en libertad” en un marco de demandas y recursos disponibles, donde es fundamental el “trabajo, esfuerzo, rutina y disciplina”, obedeciendo al deber hacer dentro de la entidad.
Con una mejora de comunicaciones internas, transparencia a los procesos de decisión, mayor apuesta a diversas unidades de producción, aprovechando la estructura de relevamiento para ofrecer resultados posibles, en una tarea que continúa siendo compartida en muchos casos con instituciones y estratos aplicables a diferentes temas, sin descartar el apoyo a otras experimentales incluso.
“Muchos sentimos al INTA como nuestra casa”, “pero no debemos olvidar que es un instrumento para la implementación de políticas públicas, podemos estar más o menos de acuerdo pero una vez definidas debemos darles cumplimiento de la mejor manera posible”, llamando a todos los integrantes de la Experimental a comprometerse con su tarea, enfatizando que él como conductor les demandará “responsabilidad y compromiso”, tal como su cargo se lo requiere a sí mismo.
Con un saludo de sus hijos y pidiéndole “un poco más de paciencia” a su esposa Liliana, Villar inicia su trayecto como Director, en cuatro años de grandes desafíos personales, pero sobre todo, institucionales.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *