6 de abril de 2015 16:03 PM
Imprimir

El campo habla . . . .

 … que entre los feriados de Semana Santa y el paro del martes pasado, casi no volvieron a quedar días hábiles, alterándose sensiblemente desde la cosecha hasta la comercialización y el transporte de todos los productos agropecuarios: hacienda, frutas, hortalizas, leche, granos, madera. Igual, la ausencia de precipitaciones en el período (hasta ayer) permitió acelerar […]

 … que entre los feriados de Semana Santa y el paro del martes pasado, casi no volvieron a quedar días hábiles, alterándose sensiblemente desde la cosecha hasta la comercialización y el transporte de todos los productos agropecuarios: hacienda, frutas, hortalizas, leche, granos, madera.

Igual, la ausencia de precipitaciones en el período (hasta ayer) permitió acelerar la atrasada cosecha que apenas llega al 10% en maíz y al 8% de la superficie viable de soja, como enigmáticamente indica el informe oficial. Esto mismo, y lo aleatorio de los rindes, también hace dudar sobre los volúmenes reales de cosecha que se están manejando en una campaña invertida, ya que se priorizó la recolección de soja (mucho más sensible a las pérdidas) por sobre el maíz.

También, y tal lo adelantado, buena parte de lo poco cosechado va quedando en los campos ante la imposibilidad de sacarlo debido al pésimo estado de los caminos. La situación se corresponde con las copiosas lluvias de fines de 2014 y de lo que va del año que en provincias como Santa Fe, Córdoba, Jujuy o Salta superaron ya los 700 mm (en sólo 3 meses), mientras que Tucumán, Corrientes o Entre Ríos se ubican por sobre los 600 mm. Contrariamente, en La Pampa, Chaco y parte de Buenos Aires, desde el 1 de enero ni siquiera se superaron los 100 mm, lo que justifica la condición de sequía, en algún caso extrema, que sufren varias localidades.

 

… que tantos días no activos no impidieron que se realizaran distintos encuentros, desde la exitosa muestra Nuestros Caballos en el predio palermitano de la Rural el fin de semana pasado (donde se vio al ahora candidato Guillermo Nielsen, muy elegante de traje, corbata y zapatos con cordón, en la arena de la Pista Central, entregando premios, eso sí, un poco acalorado), hasta la Hora del Planeta organizada por la Fundación Vida Silvestre Argentina, en el Planetario, o la apurada asamblea del IPCVA (Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina) el mismo día del paro a pesar de los inconvenientes que hubo para trasladarse, y aunque después, finalmente, se pasó a un cuarto intermedio hasta fines de abril, momento en el que se estima estará el presidente faltante, Ruben Ferrero, de CRA.

También, en el CEMA, se realizó el periódico encuentro del Estudio Broda con empresarios, y cantidad de asados y otros festejos pascuales. En todos lados, sin embargo, las inquietudes fueron las mismas: caída de las exportaciones, falta de competitividad, aumento de los costos, incluyendo la aclaración sobre liquidación de divisas que tuvieron que hacer los exportadores ante algunas versiones periodísticas que, no sólo no tuvieron en cuenta el atraso de la cosecha, y las limitaciones de entrega, sino tampoco los adelantos que la exportación ya había realizado al fisco, sobre la cosecha actual.

En todo caso, la preocupación central (hasta del Gobierno) siguen siendo las perspectivas de menores precios para la soja, a partir de la importante siembra que se espera, otra vez, en los Estados Unidos, donde el área supera holgadamente los 35 millones de hectáreas, tanto de la oleaginosa como de maíz.

 

… que la devaluación en varios países -compradores y competidores de la Argentina- también agudiza la falta de competitividad. El caso de la pesca es muy emblemático de lo que está ocurriendo, ya que el principal cliente, Brasil, disminuyó sus volúmenes de compra, pero también los precios. A su vez, la caída del consumo interno y la devaluación en el país vecino le dieron una competitividad adicional por sobre la Argentina frente a terceros mercados. Por otra parte, si bien Estados Unidos mantiene sus compras de pescado, igual que África y China, los precios disminuyeron alrededor del 20% (para poder mantener los volúmenes).

Y esto, sumado a los mayores costos, está dejando fuera de juego a pesqueros y frigoríficos. Lamentablemente, la situación se repite en casi todos los rubros agropecuarios, con algunos agravantes. Tal el caso del algodón que, además, soporta ataques de picudo en distintos grados, una plaga que hace años el Estado no controla, al punto que muchísimas de las trampas que se habían colocado para el insecto en las principales zonas sensibles están abandonadas desde hace largo tiempo. Bastante más positiva fue la noticia sobre la iniciación de las exportaciones de la postergada Cuota 481 a la Unión Europea, compuesta por cortes vacunos provenientes de feed lot, y sobre la que el sector tiene grandes expectativas, a pesar del faltante de novillos que se prevé.

Naturalmente, todos estos temas se seguirán conversando el miércoles, durante el primer remate de soja de la temporada, en la Bolsa de Comercio de Rosario (donde también funciona un importante mercado ganadero), aunque allí también podría haber algunos cortocircuitos entre el gobernador Antonio Bonfatti y alguno de los miembros de la Comisión Directiva de la entidad, según trascendió…

 

…que, cuanto más avanza el calendario, más realistas se vuelven las perspectivas, aunque todavía varios políticos se mantengan en compromisos que luego, eventualmente, no podrán cumplir. Esa, al menos, es la lectura que tienen buena parte de los empresarios y los principales analistas.

Así, aunque siempre los cambios generan expectativas positivas, son cada vez más los que suponen que el despegue a partir de 2016 va a ser paulatino, aún con inflación y con poco o nulo crecimiento real de la economía. En ese contexto, dicen que el agro solo podría esperar para el año próximo un comportamiento similar al de este 2015…

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *