7 de abril de 2015 00:12 AM
Imprimir

“Diamante negro”: un hongo se cosecha en Buenos Aires es la inversión del futuro

Se trata de las trufras negras de Perigrod, muy buscadas por los chefs más destacados del mundo. Un kilo puede llegar a costar u$s2.600. Un fideicomiso apunta llegar con esta producción a Europa y a nuevos mercados, como Oceanía y Asia

Algunos invierten en oro negro, pero otros prefieren apostar por “diamantes negros“. Lo llamativo que estos últimos se consiguen en la provincia de Buenos Aires y son una de las inversiones del futuro. 

 

Hablamos de las trufas negras de Perigord, un hongo comestible preferido por los chefs más destacados del mundo, que vio crecer su valor, frente al aumento de su demanda y la escasez de su producción. Se estima que un kilo puede llegar a costar u$s2.600. Incluso un solo hongo puede conseguirse a u$s130.

 

Es el hongo más fino, aromático y deseado de la gastronomía mundial compitiendo con el caviar, el azafrán y el foie gras. Siempre se utiliza como condimento y nunca como alimento.

 

Un cultivo tan exclusivo requiere de una cosecha dedicada. Los productores utilizan perros adiestrados que ubican la trufa por su olor, ya que cuando están maduras emanan un potente aroma que las caracteriza.

 

Aunque los países que donde habitualmente se consigue este hongo son Francia, Italia y España, el panorama mundial de su producción ha comenzado a modificarse de la mano del cambio climático.

 

Es aquí donde la Argentina aparece en el juego: en Espartillar, una ciudad bonaerense en el sudoeste de la Provincia se encuentra el primer fideicomiso trufero en el país. En ese lugar, Trufas del Nuevo Mundo hasta el momento ha implantado más de 10.000 árboles que en 2016 darán las primeras trufas.

 

Según publicó Minuto Uno, la producción nacional de los llamados “diamantes negros” tendrá como primer objetivo el mercado de la Unión Europea donde hoy se consumen en invierno alrededor de 40 toneladas anuales promedio, cantidad que resulta insuficiente para la gran demanda que existe en la actualidad.

 

Los inversores locales también tienen en la mira nuevos mercados, como Oceanía y Asia que comienzan a demandar trufas negras para incorporarlas en los platos gastronómicos de los mejores restaurantes de la región.

 

Con cuotas que van desde los u$s25 mil dólares se puede ingresar en este fideicomiso. Las inversiones son a mediano y largo plazo con dividendos anuales de entre el 3 y el 38% anual sobre el capital invertido.

 

Trufas del Nuevo Mundo está integrado verticalmente (desde el vivero, producto terminado y la marca que llegará al consumidor final). Todos los bienes (la tierra, las marcas, las fábricas, edificios, etcétera) son propiedad de los socios/inversores.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *