7 de abril de 2015 17:58 PM
Imprimir

En Chile el aterrizaje de los precios del maíz

Con un precio levemente menor partió la cosecha del grano. Los compradores nacionales habrían aprovechado la tendencia a la baja de los valores internacionales. Si bien falta por dilucidar el efecto de la menor siembra en EE.UU., o de las elecciones presidenciales en Argentina, se estima que la tendencia se mantendrá. El impacto de la caída ha sido compensado por el alza del valor del dólar.

Alejandro Lira está feliz con la decisión que tomó. El maicero de Pelequén, en la VI Región, se adelantó al resto de sus colegas y comenzó la cosecha el 5 de marzo. Le sacó partido a un equipo de secado propio, que le permite obtener mejor resultado. Gracias a la negociación de corredores agrícolas, pudo vender una parte importante de su producción de maíz a $140 el kilo.

 

Lira vendió en el momento justo. La semana pasada Agrosuper, que junto con ser el principal productor de carnes blancas, es el mayor poder comprador de maíz en Chile, informó de su primer precio de la temporada: $130 por kilo puesto en la planta Lo Miranda, en la Sexta Región. Como es tradicional, el resto del mercado comenzó a seguir el valor marcado por la empresa.

 

“Cuando sembré el año pasado, esperaba un precio malo, por lo que pasaba con los precios internacionales. Afortunadamente, el alza del dólar está ayudando a amortiguar la caída”, explica Lira.

 

Más al sur, en Colchagua, VI Región, el maicero Juan Esteban Valenzuela explica el impacto en su trabajo agrícola. “Los $130 por kilo de maíz sirven para pagar los costos, pero no para obtener rentabilidad en ese rubro este año”, afirma. Eso sí, reconoce que la situación podría ser más grave, como le pasa con su producción de uva vinífera, en que no alcanza a cubrir la inversión hecha durante el año.

 

Los resultados del maíz tienen un fuerte peso en el agro de la zona central. La última estimación del INE para el año agrícola 2014-2015 indica una siembra de 124 mil hectáreas, básicamente entre las regiones Metropolitana y la del Maule. Y aunque hay señales importantes al inicio de la cosecha, como el precio de Agrosuper, todavía hay muchas dudas respecto de qué pasará en las próximas semanas. Por ejemplo, es importante dilucidar el efecto de la menor siembra esperada para Estados Unidos en el próximo año agrícola, así como el impacto de las próximas elecciones en Argentina en las decisiones de los productores trasandinos y si es conveniente vender de inmediato o privilegiar la guarda para buscar mejores precios hacia fines de año.

 

 

Precios internacionales a la baja

Iván Nazif, gerente general de Cotrisa, afirma que los actuales valores del mercado doméstico están influidos por el comportamiento de los precios internacionales y que en esta temporada se observa una tendencia a la baja en las cotizaciones del maíz. En el mercado de Chicago, principal formador de precios, el precio FOB promedio de la última semana de marzo alcanzó US$ 182 la tonelada, lo que representa una caída de cerca de 19% respecto de la misma fecha de 2014. En tanto, el mercado argentino, un importante proveedor de maíz para Chile, ha estado alineado con la bolsa norteamericana; de hecho, el precio FOB Rosario promedio del mismo período llegó a US$ 172 por tonelada, lo que equivale a una caída de aproximadamente 18% respecto de la última semana de marzo del año pasado, calcula Nazif.

 

“Desde el punto de vista de la demanda, los compradores de maíz han aprovechado esta coyuntura de precios internacionales más bajos, lo que se refleja en el incremento de importaciones, que entre enero y febrero de este año alcanzaron las 430.700 ton, lo que representa un aumento de 59% respecto de lo importado durante el mismo período de 2014. El maíz se ha traído principalmente desde Paraguay y Argentina”, explica el gerente general de Cotrisa.

 

En todo caso, el impacto del mercado internacional en los precios internos podría haber sido mucho mayor si no fuera por el alza de 14% del dólar en el último año. Cotrisa afirma que en la actualidad el costo alternativo de importación del maíz argentino bordea los $13.300 el quintal, puesto en una planta procesadora de Melipilla.

 

La oferta local, en tanto, debería crecer en línea con el aumento del 5,6% de la superficie para este año que proyecta el INE. Debido a que recién está comenzando la parte fuerte de la temporada esta semana, no hay datos concluyentes sobre los cambios en productividad. Mientras que algunos productores afirman que las altas temperaturas durante la floración podrían afectar hacia la baja la producción, otros hacen hincapié en que las lluvias caídas durante noviembre y diciembre pasado aseguraron un buen crecimiento de los potreros de maíz.

 

 

Razones de la caída

Ricardo Baccarin, de la corredora de cereales Panagrícola de Buenos Aires, explica que la baja del maíz está directamente ligada a la caída del resto de los commodities. El fortalecimiento del dólar ha hecho menos atractivo invertir en materias primas.

 

El analista argentino, eso sí, hace hincapié en que la caída del maíz ha sido menos abrupta de lo que podría haber sucedido.

 

“Por ejemplo, el petróleo ha bajado muchísimo. En un rubro mucho más cercano al maíz, como el de los cerdos, los precios de la carne magra cayeron cerca de 30% en la Bolsa de Chicago durante lo que va de 2015. Mientras tanto, el precio del maíz en ese mercado solo ha bajado 7% durante este año.

 

Lo que suceda en las próximas semanas y meses todavía es materia de discusión.

 

Un primer elemento sólido de análisis lo dio el martes pasado el Usda, el Departamento de Agricultura de EE.UU.. El organismo gringo proyectó 36,1 millones de hectáreas de siembra de maíz para el año agrícola 2015-2016, 1,5% menor que en la temporada 2014-2015.

 

“Este dato resultó ser más bajo que lo esperado; no obstante, se mantiene un gran nivel de oferta de maíz, el que sigue superando la demanda y, por tanto, se mantiene la tendencia al aumento de stocks”, afirma Iván Nazif.

 

En tanto, Baccarin explica que la situación política trasandina puede tener un importante efecto en la oferta maicera argentina. Explica que en agosto próximo se realizarán primarias internas en los partidos políticos trasandinos para definir sus candidatos para la próxima elección presidencial. En buena parte del agro se apostaría a que la votación confirmará el fin del ciclo de los “gobiernos K”, lo que se traduciría en menores limitaciones estatales a la exportación de granos.

 

“Es probable que de aquí a agosto se produzca una importante guarda de maíz, a la espera que el panorama político cambie”, afirma Baccarin.

 

Las eventuales menores exportaciones de Argentina en los próximos meses, eso sí, serían acompañadas de un eventual aumento en el área sembrada para el año agrícola 2015-2016. De hecho, el analista cree que de confirmarse un escenario positivo para los agricultores, hacia fines de año el mercado argentino debería corregirse a la baja, pues se asumiría una mayor oferta de maíz.

 

Otro punto importante en las proyecciones de precios es la evolución que tengan las carnes blancas y otros productos, como el etanol. Hasta ahora, existe una brecha entre la baja de esos productos y la menor caída del maíz. Cómo evolucionen esos commodities afectará en forma importante los precios del maíz chileno en las próximas semanas.

 

Iván Nazif agrega que se deben considerar también las fuerzas que operan en el mercado local, específicamente los “equilibrios en la oferta y demanda interna, conforme a la estrategia de abastecimiento que sigue la industria anualmente y la situación de competencia por captar maíz nacional. Lo concreto es que el volumen total de producción interna es insuficiente para satisfacer el consumo aparente total del cereal, lo que obliga a la industria a importar. Por tanto, el precio resulta de una combinación de la evolución del precio internacional con el nivel de abastecimiento interno de la industria”.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *