8 de abril de 2015 00:57 AM
Imprimir

En contra del glifosato

Médicos y profesionales de hospitales públicos pidieron que se prohíba el glifosato, agroquímico usado para la eliminación de hierbas, y advirtieron que el producto, que según la OMS es “potencialmente cancerígeno” y está asociado a malformaciones genéticas, pone en riesgo la salud de 13 millones de personas en el país.

En Argentina se aplica glifosato en más de 28 millones de hectáreas, reportó la Federación Sindical de Profesionales de la Salud de la República Argentina (Fesprosa), y manifestó que cada año los suelos “son rociados con más de 320 millones de litros, lo que implica 13 millones de personas en riesgo de ser afectadas”.

La organización, que citó datos de la Red de Médicos de Pueblos Fumigados (RMPF), difundió un informe en el marco del Día Mundial de la Salud y pidió que “se prohíba ya el glifosato en nuestro país y que se abra un debate sobre la necesaria reconversión de los agronegocios, con la aplicación de tecnologías que no pongan en peligro la vida humana”.

“El glifosato no sólo provoca cáncer. También está asociado al aumento de abortos espontáneos, malformaciones genéticas, enfermedades de la piel, respiratorias y neurológicas”, sostuvo la federación.

Asimismo, expresó que “no sólo la soja es adicta al glifosato: también se usa para el maíz transgénico y otros cultivos”, y afirmó que “donde cae el glifosato, sólo crecen los organismos genéticamente modificados. Todo lo demás muere”.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *