10 de abril de 2015 13:27 PM
Imprimir

Agricultura ahora quiere monitorear precios de cultivos regionales

El Secretario de Agricultura de la Nación, Gabriel Delgado, presidió ayer el acto por el remate del primer lote de soja de la campaña 2014/2015, formalidad que marca el inicio de la comercialización de la oleaginosa. El funcionario aprovechó para repasar medidas tomadas y dejar asentado los objetivos de la cartera para este año.

“Es cierto que se necesita una nueva ley de arrendamiento, y su debate legislativo puede llevar tiempo. Pero al menos mientras tantos vamos a hacer cumplir la que existe y en eso estamos trabajando”, resaltó. “No puede ser que hoy el arrendador, el dueño de la tierra, termine –con las condiciones que pone al alquilarla- definiendo qué se cosecha y, en definitiva, el precio a la producción”, se quejó.

Delgado ató, en parte, el avance del cultivo de soja a que los costos de alquilar la tierra crecieron tanto que no hay posibilidad para el productor rote de cultivos. “No podemos definir los precios internacionales o controlar el clima, pero sí morigerar un costo como el arrendamiento, sobre todo porque todo el riesgo recae en el productor”, dijo. El secretario le apuntó a un aparatado de la ley que habilita “el contrato accidental”, por un año. En rigor, los contratos son a plazo más largo (tres años), pero cuando en el pasado se pensó la normativa, y había dudas de que el dueño de la tierra se decidiera a alquilarla, se dejó esa posibilidad de alquiler corto. “Se desdibujó todo y lo que era una excepción se convirtió en regla”, lamentó. Delgado dijo que avanzarán en un registro que identifique precios por zonas.

Repasando la agenda, Delgado hizo un tiro por elevación a Monsanto, que quiere incluir en los contratos de compra venta entre exportadores y productores una cláusula que dispara un canon en caso de que se detecte en los lotes que se haya usado su nueva soja RR2. Delgado explicó que se armó una mesa de trabajo que el miércoles estuvo reunida en Agricultura para “tratar de construir una normativa tendiente a eliminar cualquier gris que exista entre la ley de semillas y la ley de patentes que pueda dificultar o dar lugar a la existencia de contratos que no hacen a los usos y costumbres del sector”, agregó. “La biotecnología tiene que ser retribuida correctamente a quienes invierten en ella pero sin dejar de pensar en los usos y costumbres”, dijo.

El secretario señaló que tienen la intención de extender el sistema de registración obligatoria en Bolsa de las operaciones de compra-venta de granos a otros productos. “Pensamos en productos de las economías regionales, sobre todos en aquellos que sólo tienen liquidez en regiones puntuales, ya que no hay precios de referencia y sin esas referencias los productores no tienen cómo comparar y estimar sus negocios quedando a merced de compradores concentrados”, concluyó.

Los granos tradicionales tienen mercados concentradores (disponbiles y a término) que sirven como referencia para el productor a la hora de ver si está vendiendo mal o no su producción. Pero es la excepción en la economía. Producciones como el maíz, el arroz, las arbejas, por sólo nombrar algunos, no tienen esas referencias generándose así una asimetría informativa que es la que quiere el gobierno recortar.

Delgado, no precisó cuándo quiere que esté listo la formación de precios de referencia en base a los datos diarios que arroja la registración obligatoria, que se carga en la plataforma SiOGRANOS.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *