17 de abril de 2015 12:17 PM
Imprimir

El campo debatió sobre las elecciones y el “fin de ciclo”

En un panel de expertos se anticiparon cambios en el mapa político. Y se plantearon dudas sobre la calidad institucional.

El ex fiscal Pablo Lanusse planteó un hipotético partido de fútbol entre “Deportivo La República” y el populista “Vamos por todo”. En el restaurante central de la Sociedad Rural en Palermo ayer se jugó sin hinchada visitante: la tribuna fue copada por quienes quieren ver al kirchnerismo derrotado en diciembre y creen que recién a partir de eso se van a poder reconstruir ciertas reglas republicanas.

Los jugadores convocados por la Sociedad Rural para defender los colores de la República no defraudaron a esa hinchada de cerca de 800 personas. Sin rodeos, el anfitrión y capitán Luis Miguel Etchevehere definió la importancia del partido. “Ya perdimos doce valiosos años de nuestras vidas con este experimento (el kirchnerismo). Ya sabemos que no funciona. Está en nosotros revertirlo”, alentó. A la misma hora, a pocas cuadras, la presidenta Cristina Kirchner cerraba un congreso en Parque Norte.

El analista Sergio Berensztein consideró que, cualquiera sea el resultado de la contienda, “estamos en un fin de ciclo”. Pero no auguró que la República alcance el campeonato por el híper-presidencialismo que rige en la Argentina. “Con una Presidencia tan fuerte no hay posibilidad de tener una democracia real y participativa. En alguno momento vamos a tener que repensar maduramente la Constitución”, advirtió.

No es lo que la tribuna más quería escuchar. Por eso los mayores aplausos los arrancó otro politólogo, Jorge Giacobbe, al recordar que un 70% del electorado “quiere que el gobierno pierda” mientras que solo 20% respalda a Cristina.

“Estamos en el fin del kirchnerismo”, disparó. Y hasta llegó a pronosticar que el próximo presidente será Mauricio Macri, del PRO. Muchos hinchas deliraban. Lanusse avisó que “no es momento para tibios”, pues en los próximos meses el gobierno intentará “consagrar su intento de impunidad” copando la justicia: “Está en juego la República, no sólo una elección”, dijo.

En la platea había empresarios, como Jaime Campos de AEA y Gustavo Weiss de la Cámara de la Construcción. También diputados como Laura Alonso y Carlos Brown. La popular hizo absoluto silencio cuando le tocó jugar a la estrella internacional del equipo, la guatemalteca Gloria Alvarez.

“Tanto izquierda como derecha es un debate que no sirve a esta altura del siglo XXI”, propuso la joven que se hizo conocida por su activismo en las redes sociales. “El populismo quiere manipular, el diálogo no sirve. Si viene Kirchner y enfrenta a la sociedad diciendo que unos toman de la buena y otros toman de la mala, nadie debe decir ni criticar nada”, señaló. Tuvo una mala jugada cuando entró en calor y llamó “asesino” a Ernesto Che Guevara. Pero la tribuna igual aplaudió.Cual veterano Riquelme criollo, Santiago Kovadloff trató de parar la pelota. “El problema de fondo no es quién va a ganar las elecciones sino qué vamos a ganar en términos de calidad problemática con el que llega a la Presidencia”, evaluó.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *