28 de abril de 2015 23:17 PM
Imprimir

Intentarán levantar la quiebra del frigorífico en Gualeguaychú

Empresarios intentan conseguir el avenimiento, es decir recuperar la actitud comercial del Frigorífico para que la quiebra quede sin efecto y volver a la normalidad tras la conformidad del ciento por ciento de los acreedores

l 7 de mayo del 2013 el Juzgado Civil y Comercial N° 1, a cargo de la doctora Valeria Barbiero de Debeheres, declaró la quiebra del Matadero Frigorífico Rural.

El pedido se realizó a raíz del reclamo por la falta de pago de créditos de origen laboral por parte de varios trabajadores y se unificaron al menos siete Expedientes por pedido de quiebra contra el Matadero.

En aquella oportunidad la Justicia decidió que continúe en el rol de síndico el contador Nicolás Zonis, que ya había actuado en el primer pedido de quiebra preventivo. Esta postura fue sostenida al valorar el conocimiento integral del contador Zonis sobre la causa, “cuadro de situación patrimonial del deudor, su actividad habitual, su giro ordinario, la composición de su patrimonio, sus acreedores.

En el punto quinto de la resolución del Juzgado Civil y Comercial se dispuso que “se anote la quiebra y mantener la inhibición general para disponer y gravar los bienes oportunamente decretada en fecha 8 de febrero de 2011, librándose oficios al Registro de Juicios Universales y Registros Públicos de la Propiedad y Automotor locales.

Luego ordena que le sean entregados al Síndico los bienes, los libros de comercio y otros papeles contables relacionados con el giro de la empresa.

Hoy se vencen los 60 días hábiles que otorgó la jueza Barbiero para impedir cualquier medida liquidativa mediante remates.

Vencido los plazos, Zonis solicitará hoy a al Juzgado a que se reanude el proceso liquidación de los bienes de acuerdo al inventario realizado por el síndico, cuya fecha de remate la fijará la jueza entendida en la causa.

Una esperanza

Con la aparición de nuevos inversores de Buenos Aires relacionados a la industria cárnica, se abre una esperanza de que el Frigorífico Rural, pueda reflotarse en el transcurso de este año, una vez que los socios Olaechea-Veronesi y Balbi pidan el advenimiento.

El patrocinador legal de los inversores el doctor Daniel Garbino, explicó a El Argentino que: “Hemos avanzado mucho en el tema, aunque no llegamos con los plazos judiciales, pero si presentamos todo conforme a derecho la jueza nos tiene que hacer lugar al avenimiento aunque haya fijado la fecha de remate”.

No obstante lo que se intentará priorizar aquí son los 32 puestos de trabajo que se perdieron cuando el Frigorífico cerró sus puertas, que podrían recuperarse una vez que la planta regrese a la normalidad tras varios tropiezos.

La tarea no será fácil. El sector de faena está totalmente desguazado y tras meses sin funcionar perdió todas las habilitaciones entre ellas la matricula que permitía el tránsito nacional de mercadería.

El Frigorífico Rural, está ubicado sobre la Autovía 14 a metros de las instalaciones de la Sociedad Rural, es del tipo consumero, es decir que su producción se destinaba al mercado interno únicamente y su cierre se debió a varios factores, pero también lo golpeo duramente la criSis de la industria cárnica, relacionda con el cierre a las exportaciones de carne que en reiteradas ocasiones implementó la Secretaría de Comercio Interior de la Nación con el objetivo de mantener el precio de los cortes populares en góndola.

El resultado de esta medida fue que los frigoríficos exportadores se vieran sobrestoqueados, y terminaron inundando el mercado interno, dejando sin posibilidades de competir a pequeñas y medianas industrias que abastecían el mercado interno como el Frigorífico Rural.

Los nuevos inversores, ya realizaron la adquisición de las acciones de la sociedad y ahora piden el advenimiento es decir que el grupo societario que solicitó la quiebra, llegue a un acuerdo con el ciento por ciento de los acreedores, unos setenta en total entre laborales y comerciales.

Este paso es fundamental para reinstalar la capacidad jurídica, del matadero tras el levantamiento de la quiebra.

Garbino resaltó que el interés de los inversores es el de reactivar la planta frigorífica, y descartó que se fuera a adquirir el lote para fines de negocios inmobiliarios.

Con cada uno de los acreedores se puede negociar de cualquier manera, desde planos de pagos, condonaciones de deuda u otros piden el ciento por ciento de la liquidación de la deuda que estimativamente ascendería a unos 10 millones de pesos contabilizando la deuda al fisco.

A esto hay que agregarle una fuerte inversión para poner a punto la planta. Tras haber estado más de tres años parada, sufrió reiterados hechos de vandalismo y llevará tiempo ponerla a punto. A su vez hay que volver a realizar los trámites con el fin de conseguir la matricula de tránsito nacional, la habilitación del Senasa, de la Secretaría de Medioambiente de la Provincia provincial y la habilitación comercial del municipio.

No obstante pese al estado de la planta de faena, los empresarios estarían decididos a continuar con el pedido de levantamiento de quiebra, lo que significa que el mes de mayo será decisivo para el futuro del matadero y la reanudación de 32 puestos de trabajo.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *