1 de mayo de 2015 01:24 AM
Imprimir

Llega a España una firma italiana especializada en el cultivo de algas para biodiésel

La aprobación por el Parlamento Europeo de una propuesta de directiva sobre biocarburantes que obliga a los Estados miembros a definir los porcentajes de incorporación de los avanzados en el transporte está directamente relacionada con la expansión de Algamoil. Esta firma del grupo italiano Teregroup, que llega ahora a España, desarrolla una tecnología propia a incorporar a procesos industriales para el cultivo de algas en fotobiorreactores y su posterior aprovechamiento para la producción de biodiésel.

Llega a España una firma italiana especializada en el cultivo de algas para biodiésel

Algamoil ofrece proyectos llave en mano de plantas de cultivo de microalgas para la fabricación de aceite vegetal con el que posteriormente se producen biocarburantes y otros bioproductos. Según la nota de prensa que anuncia la implantación de su filial en España (Algamoil Ibérica), se trata de “uno de los primeros procesos industrializados con tecnología europea para la obtención de aceite vegetal en cantidades industriales procedente del cultivo de microalgas, patentadas por la compañía, para hacer viable la fabricación de biocombustibles de nueva generación”.

Desde su centro de investigación en Módena (Italia) controlan los proyectos industriales que se realizan en el mundo bajo sus patentes de tecnología, con las cepas de los cultivos que ellos mismos han desarrollado. “La compañía ha mantenido un rápido desarrollo desde sus orígenes en el año 2005 –afirman–, logrando materializar una avanzada tecnología, en la cual el diseño de nuevos fotobiorreactores de segunda generación permite que puedan instalarse incluso en las regiones con las condiciones climatológicas más duras y mantener una producción continua y controlada de las algas sin que se vean afectadas por las condiciones externas”.

Antonio Puyol, socio director de Algamoil Ibérica, señala que este tipo de tecnología y cepas “crean interesantes sinergias con empresas del sector agroalimentario, ya que nuestras algas consumen subproductos generados en procesos agrícolas y agroalimentarios; también con el sector industrial, ya que una hectárea elimina hasta 10.000 toneladas de CO2”. Además del aceite destinado a fabricar biodiésel, también pueden generar Omega 3, espirulina y astaxantina, productos destinados a la industria cosmética y nutricional. Por último, durante el proceso se genera biomasa como subproducto que sirve como complemento para fertilizantes y piensos.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *