4 de mayo de 2015 00:39 AM
Imprimir

Logística ilógica

El conflicto desatado en los puertos del sur santafesino desnuda la crisis estructural del sistema agroexportador actual. La coyuntura inflacionaria aceleró los tiempos de un reclamo que requiere soluciones de fondo.

Esta semana, en el complejo portuario santafesino quedó plasmado el colapso del sistema logístico argentino. Un parque de maquinaria agrícola anticuado sino obsoleto; falta de autopistas y rutas destruidas; caminos rurales intransitables; la red ferroviaria desguazada y la promesa de una hidrovía que nunca termina de concretarse, constituyen los aspectos estructurales.

La precarización de las condiciones de los transportistas y el escenario inflacionario que llegó para quedarse (y que ubica al país en el vergonzante podio detrás de Venezuela), le agrega la chispa coyuntural, provocando una crisis con serios interrogantes a resolver.

Por eso, la tensa situación que se vive tradicionalmente en plena cosecha de soja se acentuó el martes por la noche en la planta de Louis Dreyfus en General Lagos. El incendio que destruyó parte del edificio de calado que afectó también oficinas administrativas y vehículos, enciende una luz de alerta sobre el nivel de gravedad de la situación.

Hoy, el conflicto que afecta a los puertos y al transporte de granos incluye a aceiteros, trabajadores portuarios, camioneros, y de manera indirecta a la producción. Los sindicatos plantean aumentos que las empresas denunciaron impagables. De allí que se decretó un paro que paraliza la actividad portuaria del principal polo agroexportador del mundo.

Si bien el vandalismo no es el camino, la situación obliga a poner en la agenda esta temática y requiere la atención de las autoridades para plantear una política que permita empezar a consensuar una solución a los problemas estructurales que ocasionan el conflicto.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *