4 de mayo de 2015 15:58 PM
Imprimir

Agregan garantías a programa de trabajadores migrantes

LOS ÁNGELES, California, EEU Programa H-2B que regula las contrataciones fuera de Estados Unidos ofrece nuevas protecciones a los trabajadores, pero algunos dirigentes patronales opinan que son obstáculos para los empleadores.

La iniciativa garantiza a los trabajadores el pago de tres cuartos del tiempo prometido de trabajo, establece que los empleadores deben de reembolsar o pagar costos de viaje de ciertos trabajadores y ordena que las empresas prohíban que los intermediarios cobren ciertos costos a los solicitantes por conseguirles trabajo.

Las regulaciones son “muy significativas” porque estos trabajadores hasta ahora no contaban con estas protecciones, dijo a The Associated Press Rachel Micah-Jones, fundadora y directora ejecutiva del Centro de los Derechos del Migrante, organización defensora de trabajadores migrantes, incluso los del Programa H-2B.

“Son protecciones básicas, como la garantía del pago mínimo de horas prometidas, pero será la primera vez que ellos las tengan”, dijo la dirigente de la organización con sede en Ciudad de México. “Ya era hora”.

Las regulaciones entraron el vigor el miércoles, un día después de que el Departamento de Trabajo y el Departamento de Seguridad Nacional anunciaron los cambios conjuntamente.

El Programa H-2B ofrece anualmente hasta 66 mil trabajos temporales para extranjeros en áreas no agrícolas, como jardinería, hotelería y ferias y carnavales. La mayoría de estos trabajadores son mexicanos, de acuerdo con la Oficina de la Contraloría del Congreso.

Muchos empleadores, sin embargo, están descontentos con los cambios, porque lo ven como obstáculos en la contratación, dijo Tom Delaney, director de asuntos gubernamentales de la Asociación Nacional de Jardineros Profesionales, que representa a decenas de empresas que emplean trabajadores H-2B.

Los empresarios jardineros están especialmente desencantados por las regulaciones que favorecen a trabajadores estadounidenses sobre extranjeros y la reducción de tiempo de contrato, de 10 a 9 meses, agregó Delaney.

“Esto es un esfuerzo intencional del Departamento de Trabajo y el Departamento de Seguridad Nacional para hacer el programa inservible”, dijo Delaney.

De acuerdo con las regulaciones, un empleador tendrá que contratar a un estadounidense hasta 21 días antes de la fecha de inicio de un trabajo. Delaney dijo que esto solo retrasa el contrato de trabajadores extranjeros pues los estadounidenses no quieren o no aguantan mucho tiempo en estos trabajos.

“Pruebas a los trabajadores y (el estadounidense) trabaja un día y dice, `oh, hace mucho calor’ y ya no quiere seguir trabajando”, dijo Delaney.

Las regulaciones también establecen que los empleados tienen que recibir una copia del contrato en su idioma natal y prohíbe las represalias contra trabajadores que reclamen sus derechos o se quejen por condiciones laborales.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *