6 de mayo de 2015 00:43 AM
Imprimir

El arroz para celíacos motoriza una fuerte inversión en Santa Fe

CompartiremailFacebookTwitter En un mercado alimenticio cada vez más competitivo, poner el ojo en los productos alternativos es una variante válida para posicionar una marca en góndolas. Dicha premisa fue asumida por Molino Arrocero Tahin SA, de San Javier, que anunció una inversión de $12 M para levantar una fábrica de fideos de arroz para celíacos. La […]

 En un mercado alimenticio cada vez más competitivo, poner el ojo en los productos alternativos es una variante válida para posicionar una marca en góndolas. Dicha premisa fue asumida por Molino Arrocero Tahin SA, de San Javier, que anunció una inversión de $12 M para levantar una fábrica de fideos de arroz para celíacos.

La firma ya poseía una pata en el nicho: con materia prima propia elaboran a través de terceros mercadería que ellos distribuyen. Con la nueva planta apuestan a abaratar costos de producción y penetrar mejor en el mercado con precios más competitivos.

“Buscamos ocupar un lugar de peso en un segmento cada vez más creciente de población dispuesta a comer sano, ya sea por enfermedad, o por estilo de vida. Para lograrlo es necesario combinar calidad, algo que ya ofrecemos, pero también buenos precios, situación que buscamos lograr con la nueva planta que calculamos estará lista para mediados de 2016”, le explicó a punto biz Mariano Cerini, gerente general de Tahin SA. Parten de la tesis de que la demanda existe, pero hoy no tiene casi variedad de artículos para elegir, ni tampoco precios accesibles.

Intentan de ese modo disputar una cuota de mercado en el sector de los alimentos en base a una oferta diferencial. “Tenemos el firme propósito de imperfeccionar el mercado, es decir irrumpir para no estar en competencia perfecta con otros elaboradores. Para lograrlo es que desarrollamos el proyecto de la nueva fábrica, la primera de Santa Fe, con tecnología de última generación de origen china, la meca en el procesamiento de alimentos a base de harinas de arroz”, agregó.

Tahin es una firma de capitales locales, comandada por la familia Questa de San Javier. La empresa comenzó como productora de arroz con cientos de hectáreas en la provincia, luego saltaron a la molienda, empezaron a vender harina y el paso a la elaboración para el usuario final lo dieron hace un par de años a partir de un acuerdo con la Universidad Nacional del Litoral: fueron seleccionados para fabricar las premezclas para pastas y para panes y pizzas a base de arroz que desarrollaron investigadores de la casa de estudios. “A partir de ahí le agregamos la línea de fideos secos, que ahora pretendemos profundizar con procesamiento propio”, planteó Cerini.

“Hay un segmento que no está del todo desarrollado y competir en esa vía es la única alternativa que nos queda a las empresas chicas. Pasa en la mayoría de las ramas de los alimentos y las bebidas. La especialización es una impronta que guía cada vez más la preferencia del consumidor y por ende también las decisiones corporativas”, aseguró.

El desembolso, calculan, será de $12 M entre el montaje de la nave fabril, y la maquinaria que ya está en San Javier, esperando por el edifico nuevo. “La planta pretende además ser un establecimiento modelo, que cumpla con los estándares internacionales que nos permitan exportar. Si bien hoy toda producción está destinada a mercado interno, no descartamos poner el ojo en algunos países de la región que también están demandando este tipo de formulaciones con alto valor agregado”, sumó.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *