9 de mayo de 2015 04:44 AM
Imprimir

Un vasto mercado para las marcas llamado Halal

La población musulmana representa una cuarta parte del total mundial, los países donde está asentada no paran de crecer, y su clase media tiene cada vez más poder adquisitivo. Una ocasión que España, por su situación estratégica y su legado cultural, no debe dejar de pasar

La población musulmana representa una cuarta parte del total mundial, los países donde está asentada no paran de crecer, y su clase media tiene cada vez más poder adquisitivo. Una ocasión que España, por su situación estratégica y su legado cultural, no debe dejar de pasar.

 

queeshalal

¿QUÉ ES HALAL?

El término comprende un sentido amplio y abarca todo aquello que está permitido, autorizado, es ético y no es abusivo. ?Se identifica con una vida saludable. Y, aplicado a la venta de productos y servicios, es una garantía de calidad y bienestar?, concreta Olivia Orozco, coordinadora de Formación, Economía y Negocios de Casa Árabe. Por tanto, influye y afecta a la vida diaria en aspectos como la alimentación, la higiene, la sanidad, la economía o los viajes. En el otro lado de la balanza está Haram, que se refiere a todo aquello que está prohibido, desautorizado, es dañino, no ético y abusivo. Por ejemplo, la carne del animal hallado muerto, la sangre, el alcohol, la carne de cerdo y sus derivados, la usura o las apuestas en el juego.

 

increiblepotencial

 

INCREÍBLE POTENCIAL

Desde Marruecos a Brunei, pasado por el Golfo Pérsico hasta Indonesia, su potencial de crecimiento es innegable. ?Estos países están alcanzando un grado de desarrollo económico hasta cierto punto llamativo?, señala Tomás Guerrero, investigador de EsadeGeo. Sin olvidar a aquellos musulmanes repartidos por todo el mundo. En total, hablamos de un mercado que en la actualidad está compuesto por 1.700 millones de personas, una cuarta parte de los habitantes del globo terráqueo. Pero mientras éste crece un 0,7%, los musulmanes lo harán un 1,5% para, en 2030, llegar a los 2.300 millones. ?Es la única religión que va a crecer. Se trata de una población joven, con una media de edad de 24 años, y asentada en países que van a seguir atrayendo inversión extranjera directa?, añade el investigador de EsadeGeo. Otro dato significativo de su músculo es que, de los 30 principales mercados emergentes, diez registran un elevado número de musulmanes. Y si el crecimiento mundial en 2014 se estima en el 3,6%, en esta economía será del 5,4%.

 

grandesfirmas

 

GRANDES FIRMAS

Empresas de los cinco continentes han puesto su punto de mira en estos mercados. Así, Nestlé se ha convertido en el mayor productor de comida Halal del mundo (el 35% de sus ventas), obteniendo más beneficio en este campo que de las ventas de productos orgánicos. Unilever, Langnese, Elbmich, Pfanni, Dr. Oetker, Maggi o Haribo (que tiene una fábrica en Turquía donde elabora sus ositos para este mercado) son otros ejemplos. ¿En España? ?Estamos empezando, no somos una potencia?, advierte Olivia Orozco. En total, unas 300 firmas como Repsol, Leche Pascual, Mahou-San Miguel, Hero, o Argal, entre las más conocidas por el público, ya disponen de la correspondiente certificación. La mayoría son agroalimentarias, aunque también hay hoteles e, incluso, una empresa de telecomunicaciones. ?Obtenerla, si las empresas no tienen que hacer modificaciones, suponen 50 o 60 días. Aunque, normalmente, se tarda más porque no saben cuáles son los requisitos a cumplir?, indica Isabel Romero, presidenta de Junta Islámica y directora general del Instituto Halal.

 

poderdereaccion

 

PODER DE REACCIÓN

Algunas firmas están amoldándose a este campo. Por ejemplo, las hay que elaboran mantecados y han sustituido la manteca de cerdo por grasas vegetales. No solo han abierto nuevos mercados, sino que han posicionado su producto en estos países en los que los dulces se consumen durante todo el año. En total, en España, unas 500 factorías se dedican a este menester generando un volumen de negocio en torno a los 1.000 millones de euros. ?Peccata minuta? si tenemos en cuenta que, en Europa, esa cantidad gira entre los 12.000 y los 20.000 millones al año solo en la comercialización de alimentos. Si añadimos las finanzas, el turismo o la cosmética, hablamos de más de 60.000 millones, según el World Halal Food (WHF).

 

 

gasto

GASTO

Durante 2013, y a nivel mundial, la población musulmana gastó más de 1,2 billones de dólares en alimentación (el 17,7% del gasto global en comida y bebida), 140.000 millones en turismo (se estima que en 2018 esa cantidad supere los 181.000 millones), 266.000 millones en moda (tanto interés despierta que incluso Donna Karan ha sacado una nueva línea denominada ?Ramadan?, por ejemplo -en la foto-), y más de 185.000 millones en nuevas tecnologías, ocio y cultura (un crecimiento del 7,3% respecto a 2012). Además, los Fondos Islámicos y los Bonos Sukusks (50.700 y 279.600 millones de dólares en activos, con un crecimiento interanual del 14% y del 11%, respectivamente) están impulsando el crecimientos de las finanzas islámicas (1,6 billones de dólares en activos). Toda una ?perita en dulce?.

 

puntodemira

 

 

PUNTO DE MIRA

Son Malasia e Indonesia, en el sudeste asiático, los mercados con una mayor tradición en la certificación Halal. En esta zona están el 64% de los musulmanes, que consumen idéntico porcentaje del total de la producción Halal. Le siguen los países árabes, con el 20% de la población y el 18% del consumo, y Europa, con el 2,7% del total de personas, y casi el 10% del mercado ?En los países árabes no es obligatorio, aunque sí hay quienes la piden?, indica la coordinadora de Casa Árabe. Poseerla es una especie de pasaporte que abre puertas y que permite posicionarse en ellos. Un dato: las exportaciones españolas a los países árabes rondan el 10% del total. Marruecos, Argelia, Arabia Saudí, Emiratos y Egipto son los principales destinos. Pero podían ser muchos más. ?Lo que necesita para abordar estas oportunidades es reorientar una parte de nuestra producción hacia los países de mayoría musulmana?, propone Tomás Guerrero

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *