10 de mayo de 2015 18:36 PM
Imprimir

Apuestan al Highlander para producir más carne con tecnología de punta

La raza ovina de origen neozelandés llegó al país hace una década como “la tecnología del siglo XXI”.

La raza Highlander “es una tecnología para el siglo XXI”, dijo a El Observador Agropecuario Martín Garicoïts, uno de los coordinadores –junto a Martín Aguirrezabala– del proyecto de desarrollo de esta raza ovina introducida en 2005 en Uruguay.

 

La afirmación no obedece solo a que esta raza sintética fue creada en 2000 en Nueva Zelanda por la confluencia de otras tres razas: la Finnish (50%), “que le da la prolificidad”,  Romney y Texel.

 

La sentencia también obedece a la importancia creciente que tiene “incrementar la producción ovina” y que “fue creada en Nueva Zelanda con el objetivo de darle competitividad” al rubro frente a la lechería y la forestación, una realidad que puede aplicarse perfectamente a Uruguay. “Destetando 120% no compite, hay que buscar una tecnología de mayor impacto, decían en Nueva Zelanda”, recordó Garicoïts.

 

La introducción de la raza Highlander en Uruguay llegó de la mano de una sociedad en partes iguales entre capitales neozelandeses –la empresa familiar Rissington, adquirida en la actualidad por Focus Genetics– y uruguayos, a través de la empresa Frileck SA,, que es la licenciataria de la raza en el país.

 

El núcleo genético base está en San José, sobre campo de cristalino superficial, con 20% mejorado, “una típica estancia ganadera”, dijo Garicoïts.

 

 

La aptitud carnicera

Por otra parte, el coordinador del proyecto contó que en los primeros años “buscamos validar en silencio la tecnología en el núcleo genético base que tenemos en el departamento de San José” y agregó que “hasta ahora la veníamos mostrando como una raza prolífica y con razonable aptitud carnicera, pero vimos que tiene una muy buena carcasa, produce mucha carne y además de buena calidad. Y empezamos a difundirla”.

 

En forma paralela, la raza comenzó a participar en diferentes muestras y concursos. Y llegaron los premios, el último de ellos en la reciente Expo Melilla 2015, que organizó la Asociación Rural del Uruguay (ARU).

 

“Fue la segunda vez que participamos y obtuvimos nuestra primera cocarda”, al ganar Mejor canal en la categoría Superpesados. Además, Frileck SA obtuvo Segunda mejor canal en Pesados.

 

¿Por qué concursar?, se preguntó el coordinador del proyecto, y respondió: “Porque en esta etapa de la raza queremos darle la mayor difusión que se pueda”.

 

Un poco de historia

Garicoïts recordó que “se hizo una primera importación de embriones en 2005, se implantaron y comenzó la formación de una majada núcleo. De esa majada núcleo, que se sigue inseminando con semen que llega cada dos años de Nueva Zelanda para mantener el avance genético surgen los reproductores que se desparraman por todo el país. Hoy hay Haighlander en los 19 departamentos del país. Al comienzo contamos con el apoyo de la Unión Rural de Flores (URF) para diseminar los carneros que se producían en predios de sus socios y luego durante cinco años funcionó el boca a boca”.

 

En ese camino “nos propusimos validar en silencio esta tecnología a ver si efectivamente producía lo que decín en Nueva Zelanda, es decir, preñar un 180%; encarnerar las borregas diente de leche, porque son precoces; y usar no más de 1,5%-1,8% de carneros”, dijo Garicoïts.

 

Además, “validar que había muy buen crecimiento de los corderos al pie de las madres y que una oveja era capaz de destetar su propio peso en un cordero (una oveja de 60 kilos podía destetar dos corderos de 30 kilos cada uno). Y todo eso lo hemos ido comprobando. En Uruguay, en los últimos cinco años, hemos preñado en la majada núcleo el 170% y en la borregas de 2 dientes, 160%. En las majadas comerciales, que desde 2006 vienen absorbiendo y cruzando con Highlander, hoy hay ecografías que están con el 160% en sus majadas cruza Corriedale en sus orígenes o Merilín. Ha tenido una excelentísima adaptación y los corderos han tenido un efectivo desarrollo al pie de la madre. Es una raza maternal, que tiene muy buena capacidad lechera y de crecimiento, y ha logrado una muy buena adaptación”.

 

 

Los datos genéticos de la raza

Los criadores de Highlander comenzaron a trabajar con el Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL) “en la conformación de los EPD”, es decir, los datos genéticos de la raza, informó a El Observador Agropecuario Martín Garicoïts, uno de los coordinadores del proyecto que impulsa la empresa Frileck SA en Uruguay.
En la actualidad, los carneros Highlander “se están comercializando con datos genéticos de crecimiento”, aseguró Garicoïts, y agregó que “en poco tiempo esperamos hacerlo también con datos de prolificidad, algo que no está muy extendido” en la cría ovina, pero “en estas razas prolíficas, con altos niveles de preñez,  se pueden desarrollar con mucha rapidez”.
El coordinador del Proyecto Highlander afirmó que “se trata de ofrecer parámetros objetivos que den seguridad al productor que compra acerca de lo que está adquiriendo, porque la prolificidad no se ve. Se puede observar el vellón y una linda estructura, pero cuántos corderos dará no se puede ver”.

 

 

Dónde están

 

El núcleo base de Highlander en Uruguay se encuentra en el departamento de San José, pero la raza “ya está presente en todos los departamentos”, informó Martín Garicoïts. Además, vientres Highlander de Frileck SA y Santa Rita SG fueron exportados a Paraguay por intermedio de Escritorio Dutra. El denominado Proyecto Highlander puede conocerse también a través de su página www.highlanderuruguay.com en internet. Además, se pueden hacer consultas al teléfono 099.646026 de Garicoïts, uno de los coordinadores del emprendimiento en el país.

 

 

La cifra

200 Animales

Es la cantidad de carneros que la empresa Frileck SA comercializa por año en el país

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *