11 de mayo de 2015 01:14 AM
Imprimir

Cosas que pasan en las crisis: arrendatarios reunidos con propietarios de campos para intentar imaginar el futuro

Reunión en la Sociedad Rural de Vedia

Este año el mercado de arrendamientos de campos registró un cambio estructural por la crisis del negocio agrícola: una baja generalizada de valores con establecimientos dejados por arrendatarios en muchas zonas productivas.

Los ingresos de la mayor parte de los propietarios de campos registrarán una reducción significativa por el efecto combinado de la caída de los valores de los alquileres en qq/ha de soja –la moneda empleada en los acuerdos– y el descenso del precios internacional de la oleaginosa.

El problema es que, aún bajando mucho el valor de los arrendamientos, en la campaña 2015/16 los márgenes proyectados de la actividad agrícola –con los precios de los granos futuros esperados actualmente– es inviable (como en el caso del maíz) o extremadamente riesgoso.

En semejante contexto están comenzando a ocurrir algunos fenómenos que hasta hace poco resultaban impensables. Por ejemplo: una reunión en la que empresarios agrícolas y propietarios de campos se sienten a pensar juntos cómo sobrevivir hasta que el escenario se torne más favorable.

Eso mismo fue lo que sucedió esta semana en la Sociedad Rural de Vedia: empresarios integrantes del CREA Alberdi (región norte de Buenos Aires) realizaron una convocatoria abierta a productores y propietarios para intercambiar experiencias sobre el brutal recorte de ingresos que podrían llegar a experimentar en el presente ciclo 2015/16.

Al evento asistieron unas setenta personas –de las cuales diez eran propietarios de campos–, quienes, luego de escuchar una presentación realizada por el asesor del CREA Alberdi, Gerardo Chiara, formaron grupos de trabajo para intercambiar opiniones y expectativas.

“La flexibilidad y confianza debe ser la base de la relación entre propietarios y arrendatarios”, indicó Chiara. “Es necesario cambiar el horizonte, pensando a mediano plazo, reemplazando la idea de ganancias extraordinarias por la de beneficios razonables y compartidos, incorporando aspectos del cuidado del suelo”, añadió el asesor.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *