11 de mayo de 2015 20:29 PM
Imprimir

China comerá más carne

CompartiremailFacebookTwitterSi algo faltaba para confirmarlo, un interesante artículo publicado el viernes pasado en El País de Madrid aseguró que “a medida que la economía china crece y su clase media en las ciudades se agranda, las necesidades de sus casi 1.400 millones de ciudadanos cambian y su dieta no es una excepción”.   El articulista […]

Si algo faltaba para confirmarlo, un interesante artículo publicado el viernes pasado en El País de Madrid aseguró que “a medida que la economía china crece y su clase media en las ciudades se agranda, las necesidades de sus casi 1.400 millones de ciudadanos cambian y su dieta no es una excepción”.

 

El articulista sostiene que “varios productos de primera necesidad como la carne, el pescado o los lácteos han ganado peso en las comidas, y los consumidores piden cada vez más variedad, sofisticación y calidad. Y China no tiene inconveniente en buscar fuera de sus fronteras”.

 

No pretendemos aburrir con datos, pero hay algunos que maneja el artículo que vale la pena reseñar. Por ejemplo, que las importaciones de China de productos agroalimentarios alcanzaron a US$ 135 mil millones en 2014, el doble que sus exportaciones.

 

Y agrega: “Si bien el país (asiático) es prácticamente autosuficiente en materia de cereales –la política agrícola obliga a garantizar el 95% de la demanda–, el abastecimiento de otros productos alimenticios depende de compras en el exterior”.

 

En la Expoactiva Nacional 2015, el trader regional de oleaginosas de Louis Dreyfus Commodities, Agustín Premrou, dijo que China compra el 84% de la soja que se produce en el mundo.

 

En el artículo del diario español se informa también que el principal proveedor alimentario del gigante asiático es Estados Unidos, con 22,4% del total, pero en la lista de los primeros 20 figuran Argentina, Brasil, Chile, Perú y Uruguay.

 

Y agrega: “El caso de la carne de vacuno es especialmente significativo. Uruguay es el segundo abastecedor de este producto al gigante asiático –solo por detrás de Australia– y Argentina es el cuarto”.

 

En el caso de Argentina, uno de los competidores más serios que tiene Uruguay en carne –apenas cese el intervencionismo que dañó la producción del vecino país–, incrementó 96% la colocación en China de carne bovina deshuesada congelada, según datos de la representación diplomática en Beijing.

 

Por otra parte, China se convirtió en la actualidad en el principal destino de la carne vacuna argentina, con 27% del total exportado.

 

Nos interesaba realizar esta reseña para reafirmar que Uruguay, si bien exporta a 178 países y esa es una de sus fortalezas, debe apuntar sus baterías hacia el mercado chino.

 

La evolución de las cifras de ventas de carne vacuna al gigante asiático es elocuente. En el Anuario Estadístico 2010 del Instituto Nacional de Carnes (INAC), China compró a Uruguay 18.100 toneladas de carne bovina –peso canal–por US$ 36,3 millones. Eso representó el 3,22% del 12% que significaron las ventas a Resto del mundo. Un dato insignificante casi.

 

Cinco años después, en lo que va de 2015, al 18 de abril, China compró alrededor de 30% del total de carne vacuna exportada, o sea, 40.081 toneladas –peso canal–, pagando el máximo precio hasta ahora por la tonelada y convirtiéndose en el principal destino del producto uruguayo.

 

Dos reflexiones. Hay que mantener el aparato productivo de la ganadería en los actuales niveles, pese a la adversidad que pueda existir, y si es posible incrementarlo para defender la posición de Uruguay potencia en carne.

 

Segundo: es necesario hacer los esfuerzos que represente abrir una representación de INAC en Beijing, una acción de promoción y atención de los clientes en la que Uruguay no puede seguir dando ventajas porque está jugando en la cancha grande. Y China comerá más carne.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *