13 de mayo de 2015 12:23 PM
Imprimir

Un producto novedoso y nutritivo la carne de conejo

Su producción y crianza se lleva a cabo mediante estrictas normas de calidad para obtener una carne blanca, jugosa y de inigualable sabor.

Sin duda alguna el incluir la carne de conejo en las mesas mexicanas aporta grandes beneficios nutricionales y de salud, además de convertirse nueva alternativa de sabor y diversos estilos de preparación.

La carne de conejo se consume desde la época de la Prehistoria en países como Francia y Bélgica, más tarde se desplazó hacia la Península Ibérica hasta llegar hasta lugares como África y América. Durante la Edad Media, este animalito de enormes orejas comenzó a domesticarse y a criarse dentro de jaulas, dando origen a la que hoy se conoce como cunícultura.

En México, las razas más comunes y utilizadas en la cría y comercialización de conejo son la Nueva Zelanda Blanco, California, Chinchilla, Mariposa, Satinado Rojo, y algunos otros como el Azteca Negro, especies de tamaño medio con pesos adultos que oscilan entre los 4 y 5 kilogramos de peso vivo.

En la época actual, el conejo que se explota en la República Mexicana, destinado para la producción de carne, es criado a través de modernas y en instalaciones específicamente diseñadas para el desarrollo de la especie. En este lugar los roedores reciben diariamente cuidados y una alimentación balanceada basada en insumos de alto contenido en fibras como la alfalfa, el girasol y el salvado. Esta actividad es comparable a la utilizada en países europeos productores de carne de conejo como Italia, Francia y España.

En México la carne de conejo es muy apreciada por su precio accesible, además de ser suave, jugosa y de fácil digestión. Asimismo, se puede obtener en varios puntos y zonas del país como tiendas de autoservicio y mercados, además de comercializarse en distintas zonas como en los Municipios del Estado de México

Gracias a su delicioso sabor y aspecto, se convierte en una alternativa de preparación versátil, al poder consumirse como embutido ó escalado, así como preparados a las brasas, ahumados, en tamales o mixtotes; siempre acompañados por la infinidad de ingredientes y texturas que ofrece la vasta gastronomía mexicana.

Beneficios

El consumo frecuente de la carne de conejo sobre todo en niños, adolescentes y mujeres embarazadas aporta beneficios nutricionales y un alto contenido en proteínas, vitaminas y minerales. Asimismo, ayuda a evitar padecimientos de salud ligados a enfermedades coronarias, colesterol elevado y a las que se derivan del exceso de peso o de las dietas inadecuadas, logrando un mejor funcionamiento de los sistemas digestivo y circulatorio.

En México, el arte de la cunicultura cuenta con varios sistemas de producción y distribución directa en restaurantes o carnicerias. Esta actividad se formalizó mediante diversos programas desarrollados por el  Gobierno Federal desde el año de 1973. Desde los años 80 el consumo y la producción de su carne se incremento, creando interés hacia las instancias académicas y de investigación.

A finales de los años 90, nace la Asociación Nacional de Cunicultores de México, A.C. la cual hasta la fecha promueve esta cultura de crianza como actividad ganadera en México, siendo hoy en día en México las zonas que cuentan con mayor producción de conejos son Puebla, Tlaxcala, Michoacán, Hidalgo y el sur del Distrito Federal y el Estado de México.

Comercio

El consumo promedio de carne de conejo en México entre la población va de los 100 a 120 gramos por persona al año, debido al poco conocimiento del público sobre sus cualidades nutricionales o por algunos mitos que han rodeado al mamífero por décadas.

Hoy día, restaurantes y centros de consumo en toda la República Mexicana incluyen en su variedad de especialidades gastronómicas, platillos preparados con carne de conejo, fomentando así una nueva forma de comer y de concebir este alimento como sano, nutritivo y delicioso.

La calidad de la carne de conejo mexicana es reconocida y codiciada en muchos sitios del extranjero, ya que cuenta con todos los procesos de regulación y normas de higiene y calidad para una mayor seguridad de los consumidores. Estas normas son supervisadas por diversas organizaciones de productores, comercializadores, investigadores y especialistas de la rama cunícola, cuyos integrantes desarrollaron desde el 10 de octubre del 2005 la Norma de Clasificación de Carne de Conejo en Canal, en la que se establecen varias categorías de clasificación de carne de conejo.

En este 2009, una nueva era hacia el consumo y enaltecimiento de los beneficios de la carne de conejo en México se vislumbra, así como la mayor difusión del arte de la cunícultura y todo lo que se refiere a la producción y crianza de este milenario y reconocido mamífero.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *