14 de mayo de 2015 20:34 PM
Imprimir

Diversificar y agregar valor, la clave del éxito

Una cooperativa de Jujuy, que agrupa a 32 productores de llamas y ovejas, cuenta con un frigorífico propio y una planta para el procesamiento de fibras. INTA VA promueve estas experiencias de transformación local.

En la localidad jujueña de Cieneguillas, a unos 70 kilometros al Oeste de La Quiaca, la cooperativa para el Desarrollo de la Cuenca de Pozuelos (Codepo) que agrupa a 32 productores de llamas y ovejas, cuenta con frigorífico propio con capacidad para faenar hasta 140 animales por día. Además, instalaron una planta para el procesamiento de fibras y lanas. Estas son las experiencias de transformación local promovidas por el programa INTA VA que, en su segundo ciclo de capacitaciones, hoy se desarrolla en San Juan.

Rubén Vilca, presidente de la Codepo, destacó el rol de la cooperativa como “la única manera de poder trabajar en pos de un objetivo común, que es el de valorar el producto y las actividades que llevan adelante los trabajadores de la Puna”.

En el noroeste Jujuy, tanto las llamas como las ovejas se crían en los pastos naturales de la Puna. “Cuando los recursos forrajeros naturales son escasos, ayudamos a los socios con la entrega de algún suplemento forrajero como el afrechillo de trigo o grano de maíz, para mantener el estado corporal de los animales”, señaló Vilca.

Con el apoyo de la Cooperativa, los productores de la región faenan y comercializan los animales en un frigorífico que cuenta con las normas sanitarias establecidas por el Senasa para tránsito provincial.

Con el foco puesto en conseguir nuevos mercados, trabajan para conseguir la habilitación Nacional. El frigorífico de la Codepo cuenta con una sala de faena, sala de desposte y cámara. Además, cuentan con un adecuado manejo de efluentes.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *